-Psychosis-

Ir abajo

-Psychosis-

Mensaje por Minos el Lun Abr 18, 2011 1:25 am

Tenía que darme mi propio mérito, enserio. Pocas eran las veces que lograba mantener mi conciencia cuerda y en perfecto estado, pero daba la graciosa casualidad que todas las voces dentro de mi cabeza estaban liadas. La mitad de mí me decía que estaba bien en aquel lugar, así no dañaría más a nadie, pero la parte fiera –esa perfecta bronca que me desgarraba las entrañas –se sentía ofendida, enclaustrada y quería hacer pagar a aquel que me había encerrado. Mi habitual mal humor estaba al tope, producto de no haber comido en tres días y además, que en estado psicótico tenía más facilidad a enojarme hasta porque el viento rozara mi cuerpo. Ahora que pensaba en viento, caía en la cuenta que en ese lado del hospital no había una circulación del mismo, por lo que mis cabellos largos y sedosos –no sé cómo lograban mantenerse así, en vista del buen trabajo que había hecho jodiendo mi cuerpo –estaban quietos y, como siempre, cubriéndome la mitad de la cara. Observaba el pasillo sin hacerlo realmente, molesto por el recurrente color blanco en todo él ¿Es que acaso no existía otra tonalidad?

Fruncí el ceño, realmente irritado, fastidiado y con la certeza absoluta que patearía la pared. Me acerqué a una con lentitud, percatándome que mi mano derecha estaba vendada hasta el antebrazo. ¿Otra vez? Percibí el tono rojo que manchaba la espectacular blancura del vendaje, ladeando algo mi rostro, empezando a irritarme. ¿De quién carajos había sido la fregada idea de encerrarme, a MÍ!? Bufé con fastidio, mirando la pared con suavidad. –¿Y tú qué me ves?– cuestioné irritado al pobre muro que de haber tenido vida, me habría mirado confusamente. Estrellé mi puño vendado contra la pared, con fuerza brutal, sintiendo la fuerza del impacto recorrerme todo el brazo, al punto de llegar hasta mi hombro – Te acabo de preguntar qué puta madre me estás viendo…–siseé irritado, sintiendo el cálido placer de mis huesos rotos.

Fruncí otro poco el ceño, sonriendo de lado. A veces, me preguntaba a lo largo de todos esos años, qué mierda había hecho de mi vida. La persona que más había amado una vez ya no estaba, me había abandonado, como todos…Y nunca, nadie, nunca, había logrado entender el amor que le había profesado tan insanamente a aquel Ángel de ojos fríos. Vale. Que él había tenido un impacto estruendoso en mí, eso era bien sabido. Pero jamás iba a culparlo de mi soledad, de mi miedo a las personas, de mi desconfianza en general ni de mi despecho. Simplemente sería… eternamente lo más sagrado de mi vida…



Última edición por Minos el Miér Abr 20, 2011 7:57 pm, editado 1 vez
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Mar Abr 19, 2011 3:15 am

Ruidos resonaron en mis odios mientras caminaba por los pasillos , aquellos sonidos realmente eran estruendosos cosa que a mí me agrado al mero instante , acaso había alguien tan demente como yo en estos lares esto si era mucho más interesante de lo que había visto, el olor a sangre embargo mis fosas nasales , aquel liquido vital importante para el ser humano estaba siendo derramado por un pecador , acaso ….incluso en un lugar como este puedo disfrutar del sufrimiento ajeno solo por mi simple capricho , simplemente la locura demencia me había absorberme mas en mis pensamientos sádicos, de pronto llegue hacia la persona que estaba provocando esos sonidos extraños , mis ojos bicolor se posaron en él como si lo estuviera analizando con la mirada y al poco rato pronuncie palabras –Vaya Vaya creo que de todos soy el único esquizofrénico con la conciencia más desarrollada que las demás –Dije esto al darme cuenta de que se estaba peleando con la pared ¿idiota? Eso fue lo primero que pensé en estos instantes de momentos.

Me acerque un poco más a él para mirarle mejor , era un chico pálido y de su mano corrían unas vendas levemente manchadas con el tono carmesí que tanto me gustaba , por lo que note en su comportamiento era alguien …digamos demasiado sentimental acaso , a lo mejor habían abusado de el por algún vigilante y por esa razón se desquitaba con la pobre pared , mis ojos se entreabrieron delicadamente mientras ladeaba la cabeza con una sonrisa –Acaso crees que golpeando a lo idiota y gritando se solucionaran tus problemas loco-Le dije de forma burlona –los humanos como nosotros creamos nuestras propias enfermedades por miedo o temor a los demás-Dije de forma segura ya que creía yo en esos sucesos. Por un momento en mi cabeza resonaron aquellas voces que me llevaron a mi propia condena “Mátalo …mátalo …nos pone en riesgo mátalo” decían cada vez mas fuerte pero en ese momento pensé en vos alta –No lo hare además no traigo siquiera cosas para hacerlo …saben que si hare un trabajo lo hare bien-Decía levemente enojado cuando me percate de que empezaba a hablar solo –Lo siento ya empezaba con mis loqueras-Reí levemente mientras me recargaba en la pared

avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Mar Abr 19, 2011 6:28 am

Cabreado no era persona razonable, eso lo sabía de sobra. Cabreado, era capaz de mandar al infierno a quien quiera que tuviera enfrente. Cabreado, además, mis instintos sádicos salían a flote y para que alguien consiguiera detener mi mordaz personalidad la tenía más difícil que hacerme comer por voluntad propia. Percibí perfectamente los pasos de alguien acercándose, lo cual, además de irritarme, me llenó de un insano despecho. Podía entender que había gente alrededor…podía entender perfectamente que existieran más personas –que no me importaran era otra cosa –pero que se me acercaran tanto y que, además de criticarme –aclaro, criticarme; cosa que no soporto –diera por hecho cosas sobre mí, me ponía peor que rinoceronte sin su cría. Tal comparación me hizo sonreír de lado. Ah, ya sabía lo gordo que estaba, eso no tenía que recordármelo; no obstante, me llenaba de un placer enfermizo recordármelo. Sólo así era capaz de conservar mi cordura intacta y lograr mantener la boca cerrada.

Sonreí con ligero sadismo, acentuando ese torcido gesto al darme parcialmente la vuelta, moviéndome apenas. Giré la cabeza, sin que se viera mi rostro, ya que mi cabello siempre cubría mis ojos. ¿Ya dije que detesto tener la cara descubierta? –¿Y a ti quien diantres te preguntó eso? –si había algo que odiara más –después de la comida –era que las personas hicieran alarde de lo que eran o bien, de lo hacían, habían hecho o pensaban. ¿Eso a mí qué soberana mierda me importaba? Lo observé acercarse a mí, mirándome. Otro punto para que mi paciencia –nula, por cierto –estallara. –Loco… –susurré apenas abriendo los labios, acentuando mi sonrisa sádica y cerrando los ojos. –Y si tengo problemas… –retiré mi mano sangrante de la pared, dejándome llenar del dulce placer que era sentir mis huesos rotos. Rotos… pero no era lo únicos…–Es muy mi jodido problema –siseé, en mis trece, con las ansias de estampar su cabeza contra la pared, sangrársela y molerlo a golpes hasta que suplicara y sangrara, pidiendo piedad. Mi mirada fría y brillosa, ansiosa de sufrimiento, se tornó divertida al verlo hablar consigo mismo. Alcé ambas cejas ante su perorata de las enfermedades, rodando los ojos. Vaya que era molesto –No te proyectes, ¿quieres? –moví elegantemente mi muñeca del brazo roto, encontrando que sólo había en ésta una leve esguince. ¿Humano? Reí con suavidad. Yo era superior a todos ellos, ¿acaso no lo había demostrado? ¿Acaso no continuaba demostrándolo? Tal aseveración me pareció fuera de lugar y por mucho, estúpida.

Reí con intensidad después, al verle hablar – o discutir más bien –consigo mismo, para después excusarse y recargarse en la pared. Eso me molestó otro poco; en mi léxico, la palabra excusa no tenía cábida, no era factible de existir y no era algo que justificara nada. Nada, nunca nada…Jamás.
Moví mis labios hacia la izquierda, en una clara muestra de incomodidad, sintiendo mi sangre bullir y hacerme mella en la cabeza. Claro… claro… aquí el enfermo era yo. –Yo pienso que aquí el único que necesita ayuda eres tú –di por concluida la conversación, sin interés alguno en quedarme allí. Técnicamente, en ningún lugar. No soporto a las personas, su contacto ni su presencia.

Hubo alguna vez la de alguien que llegué a tolerar… pero él ya no estaba. ¿Por qué tendría que estar yo?
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Mar Abr 19, 2011 11:44 pm

Que rápido empezaba a caerme mal la gente , que rápido sentía la necesidad de acabar con él , sus palabras fueron completamente serias y demasiado secas pero aun así me dieron ganas de descuartizarlo , nadie podía decirme que era menos pues yo había nacido en la pobreza , naci y crecí ahí fue la quimera de la vida , fui la misma destrucción fui yo quien acabo con esa vida que tanto odiaba , fui yo el que devoro los ojos ajenos para ya no sufrir esta destrucción conmigo mismo ¿no? .

Las personas que dicen que soy diferente o que me hago más que los demás son mi peor enemigo , jamás en toda esta vida había sentido la posesividad de tomar algo que no era mío , ahora que contemplaba mejor al muchacho …tenia buena piel , buenos cabellos blancos y buena locura , lo quería …quería su cuerpo sin vida , quería tener esa piel a mi desdén , quería matarlo.

En el sendero del valle de la locura había caído y saben no caí solo…caí acompañado de muchas almas perdidas que también por ingenuas me siguieron, lo sé , lo sé porque ellos me lo dicen , esas voces que se volvieron más que mis amigas , dicen que un asesino no es humano por que es capaz de matar sin remordimiento si es así yo ¿Qué soy? , porque empezaba a preguntarme esto que no tenía nada que ver con la situación, sin mas solté una risa sádica enfrente de aquel joven de cabellos blancos mientras que la diestra sacaba de mi pantalón un pequeño cúter y lo ponía enfrente suyo y dije en leves palabras algo …secas y muy alegres a la vez –Yo no me proyecto en nadie estoy aquí por cierta razón y la verdad me gusta …admito que no necesito de nadie por mi puedo estar en este lugar por una eternidad , lo que tengo no es una enfermedad ni una locura lo que tengo es completo sadismo …no soy humano pues no siento dolor … ; Sabes nosotros los humanos creamos a nuestros propios demonios en el corazón –Mientras decía esto el cúter paso a mi mano la cual fue víctima de un corte algo profundo , de esta mano salió sangre a borbotones , mi lengua la relamió delicadamente y después esa misma sangre fue azotada a la pared ,Si, yo azote mi mano a la pared –Necesitas más ayuda tu que yo …por que yo siendo como soy me siento bien en cambio tu …-Reí-No te sientes bien cierto …puedes probarme que eres fuerte en cuestión de pensamiento pero en realidad eres más que débil –Desvié los ojos serio-Odio a los débiles porque son cobardes … , yo estoy aquí por buenas excusas no por simples trastornos que son una mierda …estoy aquí por asesinar al padre que me dio la vida y a mi hermana bastarda de mi propia sangre –Solté una carcajada –Aun conservo sus pieles en mi casa-Reí elocuente , empecé a hablar en prosa ya que en ese momento me acorde de una poesía-“En la sombra del valle de la muerte naci , crecí y morí , ahí te conocí , eras un alma que al igual que yo andaba en pena sin embargo no te conocía bien hasta que al darme cuenta la muerte me llego sin preceder …mi alma se pudrió dándome cuenta de que la quimera en el mundo soy yo”-A veces mis palabras tenían cuerenzia mientras que otras no .
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Miér Abr 20, 2011 7:55 pm

Vamos a ser claros. Otra cosa que odio por sobre todas las cosas es que me miren. No lo tolero, no pienso soportarlo y jamás en mi vida lo haré. Es una negación absoluta. Nunca, jamás. Descubrir que aquel sujeto extraño me miraba detenidamente me hizo cabrearme –sí, era posible más –pero algo dentro de mí –esa fastidiosa voz que dice “Calma” –me hizo respirar hondo y seguir girando la muñeca. A veces ni yo entiendo el porqué de mi enojo, el porqué de ese odio antinatural hacia los otros, hacia su presencia y en especial, hacia la compañía. Me aterra la soledad, eso es un hecho. No me soporto –a veces –. Hubo una vez en algún momento de mi insana vida –mi cabeza me lo decía y aunque pocas son las veces en las que puedo fiarme de ella, el noventa por ciento de las veces lo hago. Me ayuda a sobrevivir a mí mismo. – que pude ser capaz de sentir empatía, cariño y probablemente preocupación. Pero a esas alturas de mi vida, en las que sabía que estaba con el suficiente daño permanente –no solo hablo de mi distorsión perceptora del cuerpo –como para poder entender la verdadera razón del porqué dos más dos es igual a cuatro.

También había algo que tenía que reconocerme. Mi constante cambio de ánimo. Podía pasar del enojo al llanto, de la ira a la culpa, del dolor a la felicidad y con tan variados extremos que podría decirse, era tan difícil comprenderme en la transición de esos sentimientos. Generalmente, ahogaba mi dolor, lo superponía, parchándolo, para que al final haciendo de cuenta –lo daba por hecho –que la tormenta ya había pasado, podía volver a estar estable. Grave error. Una vez una psicóloga me había dicho –¿Ya dije lo mucho que odio los psicólogos? –que eso no era tener estabilidad; que no podía estarlo si de buenas a primeras caía con fuerza y entraba en mis ya tan acostumbradas crisis emocionales –Tenía la increíble capacidad de percibir cuando se acercaban, inminentemente –. Es un hecho eso, Doc. Cada vez que me levanto dejo tirada en el suelo un fragmento de mi escasa humanidad. Humanidad para entender a los otros vamos. Es difícil –claro, sí, sobre todo conmigo –que me encariñe con alguien, pero una vez que lo hago, soy más fiel que un perro que soporta patadas. Sin metáfora alguna. Por eso odio conocer a la gente, no puedo hacerme a la idea. En algún instante de mi vida fui todo lo contrario a lo que soy ahora. Mi corazón era capaz de amar y yo era la sumisión en persona. Hacía muchas cosas aunque no me gustaran.. sólo por verlo feliz. Vamos, es otra cosa que no supero. Hablar de la fiera bronca que soy ahora es hablar, inexorablemente, de él. Me aterra olvidarlo –lo cuál sería lo más sano y conveniente porque si consigo suprimir su recuerdo, entonces podré (una parte de mí –inútilmente, lo sé –lo cree)alcanzar la indiferencia a todo. Él es esa parte sagrada de mi vida, que bajo ninguna circunstancia voy a soltar jamás. Olvidarlo a él sería olvidar de dónde vengo, sería olvidar que una vez quise vivir… y ¿por qué no olvidarlo? Es simple. Las promesas con él adquirían un sentido épico; indestructible.

Sé fuerte…

Vamos. Cuando él llegó a mi vida, podía decir que no tenía la cabeza muy en su lugar que digamos. Unos varios intentos de suicidios, al menos tres homicidios intencionales, la enfermedad de la comida en su apogeo y esa soledad bestial que me golpeaba la cara todos los días de mi vida, hasta el punto de hacerme entrar en psicosis. Nada personal, pero no estaba cuerdo. A mis diecisiete años, podía decir con la mano en la cintura que había pasado, al fin y sin darme cuenta, esa línea invisible entre la cordura y la locura.

Reaccioné –tiendo a perderme en mis pensamientos cuando divago en esos asuntos –cuando el otro chico soltó una risa. Venga, mis estados cambiantes. Relajé los músculos y le miré con completa y absoluta indiferencia, sin prestar demasiada atención a sus palabras –Uhm…. –dije por todo, molesto con sus palabras. Hay otra cosa que me molesta –sí, me molestan muchas cosas –de los extraños: Que me suelten una perorata sobre lo que creen, lo que no creen y demás sin una: que me interese y dos: se los haya pedido. Soy tolerante con los puntos de vista –sí, por increíble que parezca –pero me causaba incomodidad que él me estuviera diciendo con expresas palabras –o así lo interpreté yo, tiendo a malinterpretar todo –la razón del porqué no salía. Bien, su corazón era su prisión, él permitía a esos sentimientos dominarlo y dejarlo ahí, vuelto un..¿qué dijo?¿Demonio? –Es algo lindo –susurré alzando la vista, empezando a jugar con mis hebras. Sólo yo soy capaz de encontrar cosas tan fuera del común, lindas.

No me inmuté ante sus palabras ni ante sus acciones. Cuando estás tan acostumbrado a que crean que lo que padeces es algo banal, superficial y estúpido –y lo sé, porque antes de todo eso yo lo creía también –y no entienden la gravedad del cuerpo, del alma y de la mente, es una discusión sin sentido. Enarqué una ceja. Lo he dicho: cambios drásticos. Hacía unos minutos –si me hubiera pescado con ese humor –no habría dudado en agarrarlo del cuello –las ventajas de ser alto –azotarle contra la pared y clavarle su estúpido cutter en donde mejor puntería le atinara. Pero sólo lo miré, a través de esa cortina platinada que era mi cabello. Ladeé con suavidad el rostro, comenzando a quitarme las vendas para acomodarlas, empezaba a dolerme el brazo. No soporto mi dolor, lo encuentro repugnante –sí, me despersonalizo –.

Ah, supongo que el odio y la venganza no son algo “simple” entonces –respondí con voz calmada, cerrando los ojos al terminar de quitarme las vendas. Algo que he aprendido a no hacer, es mirar mis heridas, tienden a activar esa parte insana de mí que me hace querer tener más. Insano, lo sé. Para mí, el mundo significaba otra cosa. Cada persona, según mi parecer era libre de hacer y deshacer y sentir o no sentir. Decisiones y elecciones, a eso había quedado reducido mi mundo. La novia de él, me había hecho saber eso. Cuando esas duras palabras ¿Y eso qué es? ¿Una justificación o una excusa? –aprendí que ambas cosas eran lo mismo; entonces, a partir de ese día, mi cerebro registró todo razonamiento a una acción como pretexto y excusa. Eso no es algo aceptable. No es algo que me entre en la cabeza. Las tolero, sí, pero no me quedan claras, me hacen lío en el interior. –Supongo que cada quién es libre de hacer lo que le pegue la gana –suspiré, terminando de volver a vendar mi blanca piel, al tiempo que mis ojos volvían a abrirse y le miraban. Supuse yo que podía sentirla, porque mis ojos nunca se dejaban ver debido a las capas de mi cabello, que cubrían mi rostro con perfecta maestría.

Corté un trozo de mi venda, cuidando que fuera un trocito limpio y me acerqué a ese chico que me causó de pronto un instinto de protección –eso es malo, muy muy MUY malo. Instinto de protección quiere decir que me preocupo, que me preocupo quiere decir que voy a insistir, que insista se traduce en que le pescaré intenso cariño en los próximos siete segundos y eso, en mi cabeza, no se puede. –Y no se puede porque cuando él se fue, todas las calles de mi piel gritaban su nombre, no había noche que no llorara, esperando su regreso. Cuando él se fue, el caos se desató con toda su fuerza. A partir de aquél día desarrollé una…no, varias personalidades para amoldarme a la situación. No del tipo que no recordara qué había hecho, las conocía a todas, y todas se conocían entre sí, pero nunca podían encontrarse. A veces, cuando estaba enojado y entonces la voz cuerda de mi interior me decía que me calmara; sabía lo terrible que puede ser eso.

Me había dejado un vacío una desconfianza a los demás y sin embargo Sin embargo… –tomé su mano con cuidado, utilizando mi camiseta para limpiar la sangre, haciendo un poco de presión y evitar que saliera más sangre. Después coloqué la venda, con la calma y la maestría de quien sabe cómo carajos se hace eso. Ah, no me pregunten qué cuernos hacía yo ahora en estado calmado –es preferible estar así, menos daño al exterior. Sí, increíble, con la personalidad cambia el pensamiento –.

Es un verso bonito –dije, al separarme de él y mirarle un poco. Algo en mi interior decía “¡CORRE!”, pero sabía que era tarde. Ya le había tomado cariño -¿Increíble, verdad? –, así que evité mirarlo de más. Tengo esa necesidad de proteger a ciertas personas –supongo que en algún punto de mi retorcida cabeza, mi meta es ser como él –y no puedo evitar querer salvarlos. “Complejo de salvavidas” –nacido desde su partida –eso parecían haberme dicho, igual que “No puedes salvar a todo el mundo” –vamos, qué narcisista. Pero esa era mi personalidad dominante ahora; la que había nacido para evitar que sumergiera mi cabeza en un cubo de ácido clorhídrico porque –sí, efecto –se lo prometí… –Soy Minos –me presenté, extendiéndole la mano que no estaba rota, con calma y suavidad que pocas veces dejaba ver. Estaba calmado ahora, era normal mi comportamiento.

Agradecí que mi cabello fuera esa barrera para que no vieran mi mirada. Esa mirada tan llena de melancolía y tristeza que me resultaba insoportable en el espejo. No puedo, perdón. No sé vivir sin ti…
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Jue Abr 21, 2011 3:16 am

Acaso el tiempo se ha detenido, porque de pronto mi alma se ha sumergido en algo que jamás había experimentado , “conciencia” creo que estaba pasando en mi momento más retorico , en mi momento donde creo que todo lo que hice estaba mal pero realmente no me importaba cierto , no me importaba el hecho de haberlos matado …o si. Porque de repente mi pobre alma busca consuelo, porque de pronto me siento humano…ahora me acuerdo de aquel día en que mi padre solía ser bueno conmigo hasta que decidió decirme que yo no era su hijo , que padre en el mundo le dice eso a un pequeño niño , quien en su sano juicio le dice que es un bastardo , nadie , nadie lo haría … ahí fue cuando creció mi odio , aquel señor que día con día miraba con esperanzas de crecer y decir que sería como él se habían acabado , se había roto en millones de pedazos , en millones de trozos …

Mi mente se sumergió en mis pensamientos un poco más de lo que había pensado , este chico …este chico tenía un efecto en mi más intenso que los demás , de pronto algo me saco de mis pensamientos como si alguien me obligara a salir de mi corazón … sus palabras , y sus acciones , ¿Por qué?¿Por qué lo hacía? ¿Por qué actuaba así ante un ángel pecador? No lograba entenderlo por extraño que parezca se parecía a mi pequeña hermana a quien asesine… si , ahora me acuerdo de sus palabras , de las palabras que dijo antes de morir “siempre …siempre en la noche y en la luz dentro de mi corazón serás tú mi hermano…” , aquellas palabras taladraron en mi alma …de repente había caído en sí pero la vos en mi interior grito “No es cierto la mastates por que a ella la amaban más que a ti” , lo entiendo fue por eso …por que siempre fui el chico a quien nunca desearon tener , el que nunca fue nada , el que siempre cometía errores en todo entendí , entendí que intente comerme el mundo en un solo mordisco pero al final me di cuenta que el mundo no era mío , que nunca lo fue al igual que esta vida que ahora le pertenecía al mejor diablo , al mejor postor , pero que soy yo …¡la quimera! ¡La misma muerte! ¡la misma alma putrefacta! , ¡Malditas ilusiones marchitas!.

Pero porque mi alma sigue así , porque mi corazón espera algo que no volverá , espera el consuelo quizás , el dolor …solo sé que espera algo que no tendré pero esas palabras retumban en mi cabeza , saber que …saber que no soy nada , que no lo valgo si quiera …es así como se siente la vida acaso , es así como debería sentirme , mis palabras no tienen sentido ni coherencia realmente tan solo tiene sentido lo que soy en este momento , sus palabras me sacaron otra vez de mi mundo , este chico poseía un nombre lindo , asemejado , imprescindible ..-Así que posees ese nombre nada peculiar ahora que lo pienso yo antes solía ser un chico intelectual –Reí en vos baja mientras alejaba mi mano de el y decía-Tu nombre significa legendario rey hijos de Zeus, poderoso, amoroso, fuerte , libre , desconsiderado, honesto …sabia y comprendía la desilusión pero también adoraba el amor , se daba a amar y ser amado …pero siempre lleno de esperanza –Solté un suspiro , después le mire otro momento y dije ya más tranquilo –Mi nombre es Law Maerom …te digo algo solo no te fíes de mi ,mi mente tiene múltiples facetas –Le decía la verdad porque en algunas ocasiones la locura me embargaría en estos momentos –Ahora viene lo interesante porque tapas esos bellos ojos –Solté una carcajada , podía parecer normal pero realmente mi mente estaba retorcida , si me preguntaban por que ahora actuaba de buena forma con el …diría que no lose pero en realidad así son mis pasos , confianza , amor , asesinato …y estos pasos eran enigmáticos , siempre seguían su regla y jamás fallaban solo que a veces yo me arrepentía.




[Off: perdon si no esta muy largo ...por mas que lo intento solo me quedan asi de cortos =.= me esforzare a hacerlos mas largos Im promise]
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Vie Abr 22, 2011 2:56 am

Decidí que era mejor correr. Esa pequeña voz interna me estaba gritando que en verdad pusiera pies en polvorosa, pero como todo y casi siempre que mi cuerpo quiere algo, no me responde. No puedo … a veces es tan difícil luchar conmigo mismo, contra estos impulsos de morir y con esas ganas tan profundas de matar. Luchar contra la frialdad que se apoderó de mí desde su partida, esa bronca frialdad que no resisto y que sin embargo, es lo que hoy me sostiene…

Fruncí otro poco el ceño, empezando a tener dolor de cabeza. Pocas veces, en verdad, son las que logro mantenerme cuerdo y con los pensamientos lo suficientemente ordenados para poder decir que dos más dos es igual a cuatro; pero con la misma dificultad con la que suelo entrar en “cordura” , también es difícil hacerme entrar en ella cuando vengo de un lapso de “locura”. Me parece relativo eso… quiero decir, conmigo, todas las cosas son relativas, les he perdido los pies y la cabeza desde aquella vez. No voy a negar que aún después de su abandono, sigue teniendo tanto poder sobre mí. El que yo le conferí, creo. A veces pienso que si fue como fue conmigo fue porque yo le hice creer que era un Rey. No sé, es tan difícil entenderlo, un hombre como él es indescriptible, indescifrable… pero el hombre que amo.

Miré de reojo a mi interlocutor, algo frustrado. En verdad, no puedo entenderme aunque lo intente… a veces, siempre dependo de mis estados de ánimo. Tengo tendencia a auxiliar a quienes parecen estar inmersos en la oscuridad de donde provengo, tengo esa férrea resistencia a ver a alguien más hundirse. Me parece insoportable la idea, algo así como imposible dentro de mis límites. No es que sea un filántropo , pero siempre me ha parecido que si alguien debe sufrir en el mundo, ese, en definitiva, soy yo. No pude dejar de evaluar al chico, con ojo dulce. Gracias cabello, que eres tan impasible y que proteges mi alma del exterior. No me pregunten tampoco cómo consigo caminar sin tropezar o caerme ya que suelo no mirar por dónde rayos piso; pero en verdad, no tolero tener la frente descubierta, que miren mis ojos. Que miren mi alma, mi dolor. Ese es mío, me pertenece. A mí y a nadie más. El responsable de lidiar con todo, sin duda soy yo. Yo elegí sufrir, porque elegí amarlo, elegí llorar cada noche de mi vida, elegí darle mi vida. Sí, es cierto… él fue el único que pudo salvarme de aquella densa oscuridad –no así, no la manera –a él debo mi vida…¿cómo elegir olvidarle? ¿Cómo elegir relegarlo en el olvido cuando ha sido lo único que me ha sostenido a través de estos años?

Llevé mi mano diestra a mis hebras, revolviéndolas un poco, al tiempo que soltaba un suave suspiro. No que sea la mejor persona, pero…había algo en ese chico que me hacía querer protegerlo, quién sabe, en una de esas se me botaba y terminaba diciéndole “hermanito”. Supongo que tengo una tendencia espantosa a establecer ese tipo de relaciones con los que apenas conozco y con quienes me engancho fácil. Admitámoslo…soy todo un caos. No he conseguido entenderme en diecisiete años y dudo mucho poder hacerlo en cuatro, diez, quince o cincuenta. A veces puedo mirar entre mis propias líneas, ser capaz de descifrarme, pero también, sé que no puedo evitar tener esa fiera tristeza manejándome todos los días. No puedo, no puedo y no sé y tampoco me interesa aprender a vivir sin mi Ángel de Mirada Fría; sin el único hombre que ha conseguido que me arrodille ante él y le rinda pleitesía, el único ser pensante sobre la faz de la tierra que es capaz de obtener de mí tanta verdad con tal sólo existir. Estuve tentado a abrazar a mi pequeño hablante, pero me contuve, reprimiendo lo que me causaba. Soy coherente –sí, parece increíble – las personas normales no se van por la vida abrazando a cualquier persona que les cree algo o le remueva la humanidad.

Sonreí de lado al escuchar decirle algo sobre mi nombre, pero mi sonrisa de lado no era mi habitual sonrisa sarcástica ni amenazadora. Lo siento, a veces es difícil saber cuándo estoy siendo sarcástico y cuándo no, cuándo se deben alejar de mí y cuándo puede ser un homo videns racional. –¿Un chico intelectual? –susurré bajo, emitiendo una de esas risas suaves que pocas veces dejo salir, ese tipo de risas que no ocultan nada, que no mienten; esas risas que desde su partida nunca jamás pude encontrar ni aún debajo de mi soledad poluta –Ya veo… –cerré un momento los ojos, conteniendo mis manos para evitar mesarle las hebras. No lo dudaba, yo en mis buenos tiempos –como todo –lo había sido. Había habido algún tiempo en mi pasado que fui capaz de devorar cantidades industriales de comida sin sentir una sola pizca de culpabilidad, había habido también un pasado en el que mi mirada era cálida y yo podía sentir. Y sin embargo… esos días me parecían tan parcamente lejanos…tan inexistentes que incluso a alguien como yo me era difícil encontrarlos en los resquicios de mi memoria destruida. Alcé ambas cejas cuando me dijo el significado de mi nombre –La verdad es que jamás me tomé la molestia de investigar sobre él… –musité, sonriendo con normalidad, llevando mi mano a la nunca, mesándome más los desordenados cabellos platinados de mi cabeza –Pero ahora que lo dices… –raciociné cada palabra, sonriendo leve por algunos términos. Sí, en un tiempo había sido amoroso –puede que todavía lo sea, con los que consiguen pasar sin ningún problema mis barreras férreas – libre y en efecto, adoraba el amor. Pero esos eran tiempos pasados. Detesto hablar del pasado, detesto que haya conseguido ser frío para con mi entorno pero seguir siendo sensible a su recuerdo. Maldita sea, ¡Logré ser todo lo que tú querías, papá! ¿ESTÁS ORGULLOSO AHORA? Ah, sí. Para mí, mi Ángel de Hielo había sido eso para mí: mi padre. Es el único hombre que me ha hecho amarlo.. ah, ya sé que parece estúpido, pero yo, al menos desde donde lo veo y me conozco, soy incapaz de amar a alguien como pareja. Como ser humano soy incondicional hasta los huesos –vaya detalle –. Amé a ese hombre como nunca podré amar a nadie. Él fue el único que pareció querer que yo viviera y me infundó su fuerza, su amor…

Nadie logró entenderlo en su momento y dudo que en algún futuro lejano lo hagan. Ni siquiera él pudo entender mi dependencia hacia su persona. Aún los pocos que pudieron saberlo siguen preguntándose qué tanto hizo él y qué tanto me corresponde a mí; pero es algo que no me cuadra, no me da. Es una ecuación que no puede ser determinada. –¿Esperanza…? –lo miré, algo divertido, ocultando mi dolor. Sí, masoquista dice mi cuerpo y cada rincón de éste. Aún tengo la patética esperanza de volver a verlo, de volver a encontrarlo y que vuelva a amarme como me amó en aquellos días lejanos donde pude ser capaz de respirar. Ah… sí, esperanza. Eso que me hace mirarme en el espejo y preguntarme si aún no estoy lo suficientemente delgado para que voltee a mirarme. Ah… sí. No está. ¿Cómo se me olvida? Mi amor es así: atemporal. Olvido lo cruel –miento, él jamás faltaría a su promesa –que es o ha sido y me concentro en esos días en los que tenía algo para mí. No sé. Han pasado algunos años cuando miro hacia atrás, pero en mi memoria, siguen tan frescos como si hubiese sido ayer.

Mucho gusto Law Maerom –asentí, apretando los labios para no decirle “Law” o “pequeño” o algo similar. Si escuchas que no te hablo por tu nombre y te digo algún mote cariñoso, pégame o corre o haz algo. Es evidente que ya te agarré cariño y que no te dejaré caer, que estaré aquí, me rechaces o me aceptes.. a menos que me lastimes. Sí, tengo otro tema con eso. Mi papá ha sido el único que ha hecho que yo ruegue perdón de rodillas incluso por algo que no es mi culpa. Sí. Gané vida con él, a cambio de dignidad, creo. No sé, no parezco tener registro alguno de eso. –Ah, no te preocupes, dudo mucho que una de esas facetas tuyas me intimide –bromeé, esperando aligerar el ambiente, apretando otra vez mis labios para evitar decir algo como “No dejaré que eso pase” –Además, soy resistente… –reí quedo. Ah, mis Delirios de Grandeza… o ya no sabía. Lo cierto es que no hay dolor que no pueda soportar, eso puedo jurarlo bajo cualquier cosa… al menos en esta faceta. Lo escuché reír al hacerme la pregunta de los ojos. Y decidí, ya que había sido sincero al decirme que podía ser inestable –en mis reglas al menos yo no lo decía más que a los que más he querido o amado. Y buena pregunta, porque no sé dónde mierda están ahora –que yo debía serlo también. –No me gusta mostrarlos… – susurré, apenas abriendo mis labios –No soy afecto a mirar a alguien a los ojos. –“Me aterra” confesé. Hubo un tiempo en que lo hice.. hace tiempo. Pero ahora era incapaz de sostener la mirada porque antes, en primera, mirar a alguien a los ojos era reflejar mi alma, un alma que no tenía nada que ocultar porque sin importar qué me hicieran, podía seguir amando. Fue desde que él se fue que me terminé de volver loco… cuerdo, al caso. Y entonces, mostrar mis ojos equivale a que no soportaré que alguien consiga ver mis heridas más internas. Heridas que él se llevó consigo…

A todo esto, me resultas agradable –dije con algo de manía con mi cabello, suspirando leve. Sí, sí, sí. Soy difícil de entender, ya lo sé.

]^^ No te preocupes , en verdad. uU Yo tiendo a escribir misas, perdona si a veces me excedo. De cualquier manera, me gusta la manera en que pareces seguirme, y al menos contigo, no tengo problema por el rol. Don't worry ^^ ]
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Vie Abr 22, 2011 4:01 am

Acaso este chico tenia la gran tendencia de menospreciarse hasta el fondo de su recóndita alma , parecía un ángel que fue obligado a doblegarse ante acusaciones inciertas “pena” eso no es lo que siento …, cállense de una buena ves que no les escuchare “ sientes pena …lo sabemos , pena , pena ha ha” , las ignore como siempre lo hago mientras le escuchaba atentamente , así que decía que era fuerte , pero yo no lo veía así …al contrario creo que hasta el mismo se traga el dolor por miedo a que le descubran su punto débil , lo sé , el no es fuerte …el perdió algo , lo siento …

Quizás no sea el mejor de todos pero podía entender un poco aquellos sentimientos , tener algo que debió ser tuyo un día y después perderlo es doloroso , pero a veces las cosas suceden porque uno las necesita , porque necesita de esto para poder ser completamente dependiente , dependiente de su propia vida. Existe alguien que es capaz de degradarse hasta poder dejar de sentir lo que en verdad era esta vida, ¡ja! Pero de que me quejo o comento si yo mismo o soy peor que el y no lo demuestro , solté un pequeño suspiro pero en ese momento nuevamente las voces llegaron “Hazlo…vamos, hazlo ja ja ja” , no le entendía muy bien a estas pequeñas voces que decían que le asesinara o que me alejara de él , realmente me estaba causando demasiados problemas esto , ya me estaban cansado , Nunca le interrumpía escuchaba todo lo que decía para después mirarle fijo al terminar -Vaya enserio te agrado eso me parece excelente mientras no conozcas mas a fondo mi enfermedad …sabes no es que seamos inferiores hacia los demás solo que tenemos miedo a lo que nos hagan los demás que por eso nos rebajamos – Ese comentario salió de mis labios simplemente al aire , así como iba y sonaba -No entiendo porque no muestras tus ojos … no sé si tu puedes ver los míos pero espero que si los logres ver te confiare el problema que ocurre con mis ojos , podrás notar que uno es de color café y otro verde claro …bueno cuando estaba un poco más chico mi padre me pego hasta romper lo que contenía la cornea en mi ojo izquierdo …poco a poco este perdió el color – Solté una risilla y después me puse bastante serio y empecé a hablar demasiado corrido-De ahí no me dio nada mas que las ganas de matarle , los gritos eran completa sinfonía , realmente me encantaba pero sabes que era lo mejor que cuando lo mate mi mama se entero por que vio el tremendo letrero en la cima del pueblo , todos me miraban con gran Azaña quizás , ese fue el mejor día de mi vida …el mejor -Solté una risa sínica mientras esas palabras poco a poco iban perdiendo fuerza …como siempre no tenia coherencia lo que decía , pero …demostré lo que sentía al asesinarlo …Grave error.

Me gire para ver ese rostro pálido oculto por esos cabellos, por lo que lograba ver yo era un poco más alto que él y mucho mas mayor eso no había que dudarlo , le sonreí ladino mientras mis manos se posaban en sus mejillas y decía -Pequeño …siento como si estuvieras olvidado , como si esperaras a alguien que no va a regresar …si dejas el pasado podrás ver lo que te espera la quimera pero no lo haces , te aferras a ello …eso es grande en ti no te dejare morir aquí porque por extraño que parezca eres el único que se asemeja a lo que soy …- Mis dedos se deslizaban en su blanquecina piel –Te diré algo yo no soy capaz de notar un alma sucia por que la mía esta mas que pútrida y vendida … pero aun así como voy a poder verlo con estos ojos anormales que poseo –Solté una risilla –[b]Me siento como un ángel malvado envolviendo a alguien en mis alas negras que poco a poco van desangrándose desde la raíz-Comente , la diestra subió a su cabeza y la acaricio levemente –me gustaría ver tus ojos –
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Vie Abr 22, 2011 10:24 am

Si hay algo que tengo más que claro, son mis límites… al menos los afectivos –Suelo desafiar mi propia renuencia a la vida todo el tiempo. Sí, ese soy yo, el inestable que ante lo más mínimo se altera. Compréndeme papá… Eras lo único que me quedaba…–. Law había pasado mis cinco minutos de psicosis. Tenía ganas de abrazarlo, írmele encima y colgármele como si fuéramos amigos de toda la vida. Hay que ser lógicos. Ningún vivíparo pensante en su sano juicio hace eso. Pero hablo de mí. Inevitablemente, si voy a hablar de quién cuernos soy hoy, debo de hablar de él.

Tengo la admirable capacidad de recordar los momentos gratos. Quizás hasta tenga memoria selectiva; que me hace recordar los buenos tiempos. No obstante, es inminente una crisis tras los buenos tiempos. (Jek, hasta creen que mi cabeza podría tener la decencia de dejarme en paz). Tiendo a tener malas pasadas. No hay una sola cosa en este puto mundo que no me lo recuerde. Dios, tanto poder tiene, creo. No me interesa quitárselo. No sé cómo se hace. Hay que dejar otra cosa en claro. Bloqueo todo, modifico mis patrones de comportamiento y así como cada personalidad domina algo, no pueden “desbloquearse” entre ellas. Quiero decir… la parte fría no puede ser capaz de comprender cómo amo. Mi parte sádica no quiere ni entenderá nunca lo que es que alguien te mire con cariño. Mi lado bronco evade el cariño… y así sucesivamente. Por lo mismo, es imposible que mi “modo bloqueo” entienda cómo dejar de no sentir. Vamos, debí hacer uso de muchas cosas dentro de mi cabeza para no liarme, para no asfixiarme ni ahogarme ni nada. Sólo así es que puedo ser capaz de cumplir la promesa que le hice… porque de otro modo, sé que me caeré y nunca más voy a levantarme. Él , técnicamente es como la escritura. La historia se divide de la prehistoria por la gran acción de que el hombre aprendió a escribir… y a partir de ésta se considera como tal la historia. Algo así pasa con mi vida. Para mí parte desde el instante en que lo conocí. Y es algo tan curioso.. puedo ser un completo cabrón hijo de puta con las personas ahora, pero puedo asegurar que aquellas que tuvieron un verdadero significado, sintiendo o no, siempre lo tendrán. Así que llegamos al mismo punto que me cabrea la completa existencia y me hace pasar del llanto a la ira: el presente.

No es que no sepa que para poder sonreír de nuevo debo dejar ir su recuerdo. Pero es algo que no quiero, me niego y me negaré toda mi vida. Él es esa parte sagrada de mi vida, lo único que me mantiene (y me mantuvo vivo) Sé que puede parecer que ya no me quiere. Pero querer a alguien pude implicar a veces lastimarlo, ¿no? De cualquier manera, él dijo que “siempre, pasara lo que pasara, tendría un lugar en su corazón”. Bueno, eso fue como un preludio a lo que sucedería. Pasaron muchas cosas. Quizá demasiadas… pero él me dio su palabra y eso es algo que sé jamás faltaría a ella. A veces pienso que el resto de las personas lo perciben como un arrogante que no sabe lo que quiere. Pero yo no sé… para mí no tiene defectos, es simplemente mi Dios, mi amigo, mi maestro, mi padre…; mi Mesías, mi Redentor, mi Salvación, mi Luz, mi Vida.

Hay que dejar otra cosa en claro: Mi mente es incapaz de desprenderse de su recuerdo. No puedo. Olvidarme de él sería olvidarme para siempre que siento. Y peor a no sentir, es nada. Al menos dolor, que es lo que me queda. Prefiero sentir dolor porque es lo único de él que me queda… un dolor hermoso que atesoro cada día de mi vida, porque sé… sí, lo sé, lo creo… él jamás faltaría a su palabra. Dijo que siempre estaría orgulloso de mí hiciera lo que hiciera. Y dijo también que en un futuro, yo debería de ser un digno hijo suyo: Yo debería ser capaz de no sentir…tanto. Ya lo he dicho, me volví un completo indiferente al mundo ahora. Mi cuerpo reacciona solo en materia anímica, en cuanto detecta dolor se bloquea solo y me deja con esa capacidad de apreciar las cosas externas con fría objetividad. Podrían decirme en este momento que les quedan siete segundos de vida y a mí me valdría lo mismo que un pepino. Me despersonalizo, no entiendo el dolor ajeno –ni siquiera entiendo el mío –y a la vez, es que encuentro absurdo mi sufrimiento. Yo soy el culpable de ello. Supongo que lo más maduro que puedo hacer es enfrentar sus consecuencias con todo lo que eso implica… aunque a veces me pregunto porqué es hasta que me he ahogado en mi vaso de agua que puedo dar una opinión inteligente de todo. Ha de ser porque primero desahogo y luego pienso.

Sin duda estaba empezando otra vez a entrar en ese círculo vicioso donde me desahogo, vuelve la electricidad, me golpea, me muero –o duermo, es relativo – y después no sé porqué estaba deprimido. Tengo por afán ahogar mi dolor, esconderlo en algún lugar de mi cabeza haciendo de cuenta que ha quedado atrás. –Cuántas veces no lo hecho. Cuántas veces no he dicho “Te he olvidado” y me encuentro con que no, de nuevo es el círculo, la misma historia donde no te tengo –. Tengo un tema con el abandono que me es insoportable de aceptar. Jamás he sido lo suficientemente importante para nadie. O quizá es que yo soy un maldito megalómano estúpido que emocionalmente soy demandante hasta decir basta. Otro punto que tengo que darme, es que mis celos son anormales. Puedo montar lío –ser indiferente y lastimar a quien creo que me ha lastimado –por el simple hecho de que mire una almohada. Nada sano, lo sé. Ya sé…

Salí un tanto de mis cavilaciones al verlo verme con tanta fijeza. Es algo que me irrita sobremanera, pero por alguna extraña razón, esta vez su mirada no surtió ese efecto –debe ser porque pasó del “no me importas” al “Peligro, te voy a querer incondicionalmente.” –Eso es un problema. Que yo quiera a alguien es un problema mayor, enorme y eso mismo: problemático. Me lía, me descontrola, me da la sensación del abandono y generalmente, no reacciono bien ante lo que considero una traición. Quise dar un paso para atrás y salir corriendo como el cobarde que me considero –Y me pregunto, ¿por qué nadie más me puede percibir así? –, pero de nuevo, mi estúpido cuerpo traidor no se prestó a obedecerme. –Jee…–solté una leve risita, de nuevo, no sarcástica ni nada por el estilo. Sí, es muy difícil saber cuándo estoy siendo sarcástico y cuándo no… –Aún así, me seguirías agradando….–sonreí con suavidad, lamentando que mi cabello no pudiera dejarla ver en todo su esplender, aunque por un lado eso estaba bien. A veces me aterra mostrar lo que siento, me pandea el rechazo, es algo que me asfixia y me manipula a grados extremos. Por otro lado, así lo consideraba. Tiendo siempre a pensar que las personas por muy psicóticas que se pongan –al menos las que me importan –siguen siendo ellas y entonces, mi cariño no sufre cambios, sigue ahí. –¿Miedo, dices?–decidí no discutir eso. Tengo Delirios de Grandeza, Law… Indudablemente te discutiré a morir que yo no me rebajo –claro, claro.. Ja, sí claro –. Y aunque tengas razón lo haré, por el simple hecho que soy intolerante a perder. Y cuando digo intolerante a perder, hablo en todo ámbito. –Puede…ser–tuve que volver a reprimir las ganas de mesas sus hebras, cosa que preferí hace en mi cabeza, por el bien de los dos. Más del suyo que del mío. Lo diré siempre, que yo quiera a alguien es desastroso. El noventa y nueve por ciento de las veces, mi cariño es cuestionable, falso e inentendible. O al menos así percibo que lo perciben… Suspiré suave y lo miré cuando empezó a relatar lo de sus ojos.

Una parte de mí agradeció su sinceridad –tengo otra manía con eso, no soporto que me mientan; tiende a activar mi faceta psicótica (sí, se puede más) –, así que tuve que volver a reprimir mis manos para no abrazarlo y comenzar a comportarme emotivamente. Vamos, demostrar cariño y parecer más un gato que un ser humano. Tengo otro tema con eso; tengo una insana necesidad que me hagan saber que me quieren. Supongo que es otro de los tantos defectos que me quedaron de su partida. Perdí más de lo que gané, pero a una parte de mí no le importa… qué importa haber perdido todo, si al final… Si al final…Ah, los mejores días de la vida… suelen ser épicos…–acentué mi sonrisa, conteniendo las ganas otra vez de abrazarlo. No sé, a lo mejor es mi maldita paranoia, pero detrás de ese acelerado parloteo y de su seriedad, podía percibir dolor. Un dolor que no iba a irse quizá en un rato bastante considerable y del cual, necesitaba curarse. No sé, ya dije.. malinterpreto todo.

Me tensé un poco al verle girarse, percatándome que mi primera impresión había sido errónea y a pesar de mi 1.84, Law parecía ser más alto que yo. Me sorprendí, honestamente, pocas personas son las que pueden decirse más altas que yo… o al menos hasta donde conozco. Reconozco que pude haber temblado , pero me contuve. Hacía mucho tiempo que nadie tenía un gesto tan humano conmigo… tanto como fue el posicionar ambas manos en mis pálidas mejillas. “Pequeño…” de entrada, dicho mote me aceleró el corazón y amenazó con mandar lo poco de cordura que tenía al carajo. No, por favor… Nunca, jamás… NADIE osó darme un apelativo tan hermoso.. desde que él se fue. Ya sé… hablo todo el tiempo de papá directa o indirectamente… pero no puedo evitarlo. No puedo…

Veo que compartimos el mismo objetivo…–susurré suave, al escucharle decir “No te dejaré morir aquí”. Sonreí con sinceridad, evitando que los comentarios sobre el pasado salieran de mis labios. Intenté, juro que intenté… –Quizá espere inútilmente…–contuve el llanto y con éste, la crisis más terrible de toda mi vida..la que siempre venía tras recordarlo… –Me gusta creer que no–esbocé una pálida sonrisa de lado, en un intento vano de intentar componerme. Intenté, otra vez. –Law…–cerré los ojos un momento, tomando entre mis manos las suyas, juntando mi frente con la suya. No sé, ya no sé. Ese comentario “siento como si estuvieras olvidado” oprimió mi corazón. No papá… me prometiste que siempre, que siempre tendrías un lugar para mí en tu corazón. Lo prometiste…

Temblé un poco cuando sentí los dedos de mi peliverde interlocutor deslizarse por mi piel. Lo juro, soy alérgico al contacto humano, lo repudio, soy intolerante a que se me acerquen, que me toquen o siquiera que osen dirigirme la palabra. –Yo no creo que tu alma sea así–otra vez. Otra vez esa estúpida manía de negarme al hecho de ver caer a alguien –No, yo sé que no…–volví a firmar. Algo me lo decía. Ya lo dije, lo malinterpreto todo, lo percibo diferente siempre…Mantuve los ojos cerrados, regulando mi respiración ya que internamente estaba entrando en histeria. Vamos... vamos...No, por favor.. No se te ocurra ceder ahora, no… Por favor no…

Apreté los labios, sintiendo un dolor a la altura del pecho, ese estúpido dolor que me heló los músculos. Listo, perfecto. Ya no había vuelto atrás. Iba a querer a Law con tanta intensidad como si fuera de mi sangre. (Y a veces me pregunto si es que sigo buscando esa familia que papá significó….) –Eso que dices..–abrí despacio los ojos, sin dejar la sonrisa –Es hermoso…–sí, ya sé. ¡YA SÉ! Encuentro hermoso lo que no debería ser hermoso para el común denominador. Pero por favor, ¡hablamos de mí! Sentí la sangre agolparse lentamente en mis pómulos. ¿Ángel malvado envolviendo a alguien es sus alas negras? Eso era bello. Tanto que los ojos me picaron un poco. Luché otra vez por no abrazarlo. No, no, no. No puedo. Ya estaba el asunto lo suficientemente jodido con mi caos interior –que bien tenía a no saber Law –como para que encima, me echara un caos externo. Vamos, alguien en su sano juicio no es así, tan…desequilibrado emocionalmente. No, no he conocido a nadie que siquiera se acerque a mi extraña forma de amar. A nadie.

Se me fue la respiración cuando acarició mi cabeza. Amo ese gesto, me da seguridad y por alguna extraña razón me hace sentir persona… y amado. –Umgrk…–intenté separarme, intenté correr, golpearlo, algo. Necesitaba hacer lo que fuera, pero no estar cerca de él. No , no; no puedo. No puedo hacerte saber que te has vuelto importante –sí, tan poco tiempo. ¿Ves? Eso NO es sano –. Retrocedí –o imaginé que lo hice, no supe –un paso, pero las manos de Law seguían en mi rostro. ¿Ver mis ojos? Oh, no. Eso no –¿Mis ojos?–susurré casi en tono burlón, sin realmente éste pretender serlo. Maldito sentido de reciprocidad, ¿por qué se te ocurre salir precisamente AHORA?

Llevé mi mano rota a mi frente, comenzando a levantar lentamente mi flequillo –ya considerablemente largo – y separé la misma de la frente ajena, al tiempo que iba conteniendo la respiración mientras dejaba ver mis ojos con una lentitud que parecieron años. De una tonalidad casi imposible –entre lila acuoso y en ratos oscuro –, alcé la mirada; enfriándola mientras tanto. Adiviné qué era lo que iba a ver, lo mismo que veía yo cada día de mi vida desde su partida: Nada. Y es que realmente, no había nada que ver. En esa nada nacía mi más humano dolor…pero no había nada. Ya no quedaba nada…
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Vie Abr 22, 2011 6:30 pm

Los temores se llegan a abrir cada vez más , cuando uno decide irse realmente duele mucho porque es un terrible dolor el cual es difícil de sanar …por qué no sabes que va a pasar por que el tiempo no borrara el recuerdo de esa persona , al menos lograba entender algo parecido a lo que sucedía en el verdadero mundo , ahora que lo pienso …una vez llegue a apreciar a alguien con intensidad pero siempre o al menos a mí siempre me han rechazado pero jamás lo tome verdaderamente importante …lo único que he sufrido hasta morir es la perdida de una hermana que murió en mis manos y un padre el cual odie hasta el fondo de mi corrupto corazón .

Dicen que existe un eterno dolor y que es el peor de todos …por lo que leí en mis épocas de libertad era conocido como el “amor” quizás era porque al conocer a esa persona tú te entregas sin escudo y lo único que hacen es que de apuñalan ; Note escucharle decir que mis palabras eran hermosas , acaso le estaba gustando caer en mi juego perfecto …aun que mi yo realmente no lo desease pero este chico estaba a punto de enredarse con los peores locos de aquí ..Uno que parece mas consiente pero en realidad su personalidad esta más distorsionada, una leve sonrisa se curvo en sus labios ¡vaya! Y yo que pensaba que no sonreía.

Por un momento me sorprendí ante las acciones y sonidos que emitió su voz , trate de ignorarlo y así fue , de repente note como sus manos blanquecinas iban subiendo hasta sus ojos , aquellos ojos ocultos por el misterioso peli plata , cuando logre verlos sonreí abiertamente , mis manos deslizaron sus yemas por el contorno de estos …poseían un color asombroso , este chico era acaso un misterio … “un misterio que terminaras por adorar y después asesinar” , esas voces otra vez …acaso no se cansaban de molestarme , jamás había visto un color tan hermoso y brillante …a un que logre notar que estaban muy acuosos … quizás no sea uno de los mejores para consolar pero tratare de serlo , seré igual que la muerte que me abraso aquel día de desesperación , jamás me había sentido algo diferente , un calor llenaba mi alma poco a poco …jamás había estado acompañado hasta hoy . Mis dedos pasaron hasta los labios delgados de Minos , igual de suaves que toda su piel …tersa y pálida ,por que un chico como él estaba en estos lares tan peligrosos donde le pecado se emanaba desde la raíz de lo pútrido - Tu presencia me está causando un terrible dolor en el alma …quizás porque te acercas mucho a mi con tanta confianza que a veces temo infringir daño , las tendencias de mi cuerpo repelan el cariño a cualquier momento …y la mejor manera de hacer esto es asesinando a la persona que lo demuestra …sin embargo tu voz me hace olvidar el dolor que hay en mí , soy masoquista quizás pero adoro el tener que pelearme con mi interior …por que deseo tenerte aquí cerca como un pequeño , un dulce pequeño de ojos celestiales – No había mucho que decir desde que lo había visto , aun me preguntaba qué es lo que pasaba en mi persona , pero jamás había encontrado a alguien que se acercara con confianza , como ya había dicho e estado siempre “solo” si , solo…
“Poseer algo es bueno para saber que te pertenece” …esas palabras jamás las había escuchado “poseer , estamos hablando de tomar cosas que son tuyas …posesividad , tenerlo , es tuyo …lo que quieres , lo que deseas “ ¡es cierto! …por eso es que me estoy volviendo tan simple, este chico posee algo que no tengo y que por cierto estoy empezando a querer “no tienes lógica “ lo sé , sé que no tengo lógica pero por esa misma razón estoy aquí no - Minos quieres probar lo que se siente un roce de labios …ahora estas despertando en mi el gran deseo de poseer lo que no es mío, este es un paso más que sufro en mi vida – Mis labios se iban a acercar a los suyos hasta que me detuve en seco , no vale la pena contaminar un alma que puede sanar , no vale la pena hacer que mi piel pecadora se junte con la de él cuando aun tiene salvación , mis labios se posaron en sus ojos , le di un beso en el derecho e izquierdo y después me separe diciendo [b]-Si quieres controlar tu cuerpo de manera consiente …tienes que dejar fluir tus pensamientos , dejar que lo que vive en ti salga … después de todo ya no estás solo me tienes a mi …por extraño que parezca en este momento estoy queriendo aferrarme a ese dolor suculento que posees …me llama , me atrae …y a la vez me mata –[b]



[Encerio que odio que mis post queden pequeños .... otra cosa me disculpo si tienen faltas de ortografia no soy muy buena en ese sentido =.=]
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Sáb Abr 23, 2011 1:07 am

Tengo que aceptar otra cosa: Cuando tiendo a confundirme reacciono bipolarmente. Quiero decir: Law estaba teniendo un comportamiento demasiado atento conmigo y me hacía sentirme bien. Pero no bien en el sentido más sano (Conmigo casi nada es sano). Desde que papá se fue, tengo una desconfianza hacia las personas que me hace dudar de todos y por todo. La mitad de mi cabeza les cree cuando me dicen algo –en especial si ese algo está relacionado con algún sentimiento hacia mí –, pero la otra mitad –la fiera bronca –ruge porque dice que mienten. Vamos. Papá ha sido el único hombre que pueda desestabilizarme con un simple hola. Mis relaciones con las personas tienden a ser como… autodestructivas. Tengo tanto miedo a volver a querer a alguien y que ese alguien me quiera y que me lastime y vuelva a ese terrible círculo de dolor eterno que simplemente pongo mis barreras.

Recordaba haber tenido algún tipo de relación después de papá, pero todas iban encaminadas a lo mismo. Él nunca me aclaró –y aclaro yo, quizá sí lo hizo y fui yo el que nunca lo entendió –porqué me quería. Vamos…¿quién mierdas puede querer a un suicida como yo? Nadie, en mi cabeza esa palabra no tiene cábida porque no le encuentro pies ni mucho menos cabeza. No logro entender porqué me quieren… y es algo tan…intenso que me revuelve la cabeza que si nunca me lo aclaran entonces actúo por acto reflejo y el dolor se apodera de mí y no pienso y es el dolor, la electricidad, el vacío, eres tú y después…nada. Papá dejo tatuado su nombre al rojo vivo en cada rincón de mi cuerpo…en cada pedacito de mi alma y en cada cacho de mi espíritu. No hay un solo lugar en mi cuerpo que no tenga escrito su nombre. Y vamos a volver a ser claros: No puedo hablar de lo que soy ahora sin hablar de él.

Él llegó en esa etapa de mi vida donde no sabía dónde terminaba la luz y dónde la oscuridad; se me mezclaron…y después de él , el mundo cambió. Corrección. Mi mundo cambió. Antes de conocerlo yo era lo que todas las personas pueden esperar: el hijo modelo, el que no rompía ni un solo plato, el que siempre iba a estar dispuesto a ayudar, a cumplir con lo que le decían, a no decir no, a esto y lo otro. Me percibía como un objeto. Como un simple y mero objeto que estaba allí porque les satisfacía con sus acciones. Los malacostumbré a rendir por sobre los límites normales: siempre dando lo mejor, siempre siendo reconocido, siempre siendo la envidia de otros porque yo lograba sobresalir en todo. Uno puede pensar que esa vida es agradable. No lo sé. Yo siempre sentí que era el objeto de orgullo, el objeto de esto y de lo otro. Yo no era una persona, era el objeto, el trofeo y quién supiera qué más de los que todos decían “Ey, mira, yo lo conozco. Conozco a ese chico perfecto”. Perfección. Quizá fue ese el error…

Me sentía tan vacío, tan inerte, tan fuera de lugar…porque no puedo encajar en ningún lado. Tengo de nuevo, la ¿despreciable? capacidad de no engancharme de las cosas. Ojo: cosas. Puedo acostumbrarme a vivir con cierta cosa, objeto o lo que sea… si me lo quitan, si lo pierdo, si pasa algo que me incapacita para volver a tenerlo, me acostumbro. No me aferro a las cosas, no sé cómo diantres se hace. No encuentro mucho sentido a valorar un objeto.. a menos que tenga significado simbólico. Y aun así…aun cuando pueda lograr perder algo que signifique mucho –no sé si es cosa de mi cabeza –le resto importancia. No soy responsable con las cosas. Me hago a la idea que algo material no puede representar el amor o el cariño. Para mí valen más las acciones y que cumplan lo que me prometen. Sí, ya sé…tengo otro tema con eso: pero no puedo evitarlo. Desde que él me hiciera promesas encuentro en las que el resto me hace una ligadura que me recuerda aquellos días. Exijo su cumplimiento. No sé, quizá es que lo veo en todos lados y en cualquier persona que me manifieste cariño. Él dejó, para siempre, un daño permanente en mi cabeza, mis células nerviosas y mis terminaciones sensoriales. Recuerdo que él era para mí esa palabra que nunca cuestioné. Él era, ya dije, mi Dios personal. Si él decía salta, yo saltaba. No tenía porqué cuestionar sus mandatos, órdenes o deseos… para mí no había razón, simplemente él lo quería y yo sólo por escuchar un “Te quiero” o saber que iba a darme un gesto de cariño, lo hacía. Excepción quizá era con el resto. No es que.. es que … uhr… es difícil explicar. Él quiso siempre de mí que me volviera frío con el resto, para evitar que me hirieran sentimentalmente. Lo logré… pero no así, no me volví inmune a su recuerdo. Ya lo dije, el mundo en su estado actual me importa un soberano pepino, me da lo mismo. Pero cuidado con lanzar un comentario que me lo recuerde porque entonces el caos se desata. Puedo mantenerme más o menos estable mientras bloquee los recuerdos y nada se venga a mi cabeza y yo esté en paz y no sienta nada. Pero en cuanto un recuerdo se escurre entre mis pensamientos, es cuando todo se me revuelve, no sé si ha sido ayer, hace dos años, hoy o quién sabe cuándo que él existió. ¿Existió? Tengo pruebas físicas que así lo indican…

Hubo un tiempo en el que me llegué a preguntar si no había sido de casualidad alguna trastada de mi mente y todo eso me lo había inventado yo. Pero pues no… no tengo registro de eso, sé que él fue real y que me quiso. Que me quiso tanto que hoy me duele. Ahora. Viene la perfección. Cuando me quedé sin nada, sin absolutamente nada (él se fue) , mi bestia interna, lastimada, creo , rugió con todo su poder; se liberó y se rehusó a volver. No tenía ya nada, no tenía a donde ir, no tenía ese lugar ni ese hogar ni esa vida. Pero tenía una promesa. No se puede estar bien cuando la mitad del cuerpo busca vivir y la otra mitad aventarse del primer piso que se encuentre lo suficientemente alto que garantice la inconsciencia. Me sentía halagado cuando Law sonrió un poco, sacándome otra sonrisa. A ciencia cierta, sí. Tiendo a establecer relaciones autodestructivas. Pero es algo a lo que no me habitúo. Lo quiero a él y nadie más… sin embargo, creo que inconsciente algo me mueve a seguir buscando ese lugar que tan desesperadamente anhelo. Ahora, vamos… soy un celoso horrible. Ya dije que no tolero que miren a alguien con el mismo afecto con que me miran a mí, no tolero que se comporten cariñosos como conmigo. Sí, atinaron, producto de su partida. Cuando me enteré que no era el único al que él tenía el honor de llamar hijo, se me partió el alma… porque conmigo era tan… tan bueno, tan tierno, tan…humano… Recuerdo que había dicho una vez que era más dulce conmigo porque era el más sensible de sus hijos. El más sensible… . En ese entonces reprimí mis celos, porque era más lógico que ahora, porque sé muy bien que a una persona tan buena como él no se le podía limitar a hacerme su mundo. Ojo con eso también: yo jamás busqué su amor. Yo sabía que ése lo tenía su novia. Yo sólo quería su cariño. El cariño que me profesaba, el dulce sentimiento que conseguía despertarle y hacerle sonreírme, lograr que me abrazara, que me calmara y me hiciera feliz.

Ah… de aquellos días no tengo nada. Puedo jurarlo, era inocente –quizá lo sea aún –. Inocente para amar, porque no podía odiar a nadie… mi corazón, según decían, era puro y hermoso. Era. Ahora me resulta lo mismo odiar que amar. Intento mantener alejados a todos de mí porque no tengo nada que dar. Nadie quiere (o puede querer, desde donde lo veo) a un suicida, a alguien que ya no tiene remedio. Ya viví lo suficiente para entender que no fui hecho para pertenecerle a la luz, ni a la cordura. Él se llevó todo de mí. Me he quedado vacío, sin nada que dar u ofrecer… ya no tengo nada. No me interesa tenerlo –Miento. A veces, creo –sí, de nuevo –, que en algún lugar habrá alguien que consiga de mí lo que nadie ha conseguido : que consiga tener el suficiente amor para mí mismo. No lo tengo, nunca lo he tenido. Mi mundo era él y lo seguirá siendo hasta el fin de mis días. Ha sido al único que he amado sin reserva alguna, con toda la fuerza de mi alma, de mi corazón y de mi espíritu. Aunque… miré a Law con detenimiento. Ya sé, tengo esa tendencia a encariñarme masivamente con cualquier persona que me muestre un poquito de cariño. Defecto permanente, también.

Pero, de nuevo.. el tema con la perfección es algo intocable conmigo. Lo único que me queda es terminar de ser jodidamente perfecto en mi muerte. Perfección...Sí.. a esa insana perfección...

Me sonrojé otro poco cuando sonrió al ver mis ojos y más cuando sus dedos recorrieron el contorno de éstos. No los cerré y tampoco lo aventé, simplemente me dejé hacer, me dejé “explorar”. Era algo como recíproco, no sé, tengo por ahí el registro. Todo iba tan bien… pero entonces… Jodida Ley de Murphy. Sus dedos se deslizaron por mis labios, lo cuál me provocó tensión y el inminente recuerdo de su beso. Él me besó un día, porque me había visto demasiado triste –como si la depresión no fuera una constante en mi vida –y dijo que le había dado tanta pena verme así.. (Sí, increíble que aún tenga tan frescas las palabras de papá, ¿verdad?) Pero ese fue el primer problema. Puedo entender que me quisiera. Puedo entender que quisiera verme feliz. Pero la parte de él(¡PAPÁ!) –tiene novia –porqué carajos me besó (¿Era necesario?) no me cuadra ni me ha cuadrado y lamentablemente creo que jamás me cuadrará. Vamos. ¿Por qué un hombre tan bueno como él arriesgó tanto por alguien como yo? No entiendo. No puedo entenderlo. La culpa fue mía, y sin embargo, él decidió adoptar toda la culpa e ir a decirle a “Mamá” –como me manié para llamar a su novia –sobre el maldito beso. Desde entonces me shockeé… y mi pecado había sido herir a ese ángel. Debía pagarlo. Recuerdo que corté mi brazo ese día con profundidad y desesperación. Necesitaba pagar el pecado que había sido herirle. Lo siento, tampoco nadie me quita de la cabeza que yo le causé mucho daño y lo lastimé –quizá sean delirios verdaderos de grandeza, porque para él, NUNCA JAMÁS tendrá nada que perdonarme –y cómo es posible que no pueda odiarme. Ella dijo que era porque era su hijo. Que no se permitía odiarme… Dios. ¿Y aún me preguntan por qué se me va la vida en él?

Mis ojos se pusieron trémulos, pero hice uso de toda mi fuerza por no llorar , así que me dediqué a escucharlo con mucha atención. Psicótico, y además, con caos interno tiendo a sobreentender las cosas o a definitivamente no entenderlas –No soy un pequeño de ojos celestiales –reñí, algo molesto. Puta madre. ¿Por qué todos lo creen? ¿Por qué todo el jodido mundo es capaz de ver la luz que emano –según ellos –pero no mi puta y densa oscuridad? –Soy más bien un monstruo. Una persona que emocionalmente es inestable y que siempre malinterpretará todo y que nunca te va a dejar en paz ahora… Y me causa dolor también causártelo a ti, y sin embargo, parece que lo disfruto… –fruncí el ceño, otra vez empezando a molestarme conmigo –Yo, al contrario de ti, no disfruto mucho de pelearme conmigo mismo. No al menos en esta faceta… –dejé caer mi flequillo, retirando mi mano rota de ahí, mirando la pared blanca. ¿Esa puta pared qué tanta mierda me veía? ¡DEJA DE BURLARTE DE MÍ, MALDITA SEA! Apreté los puños, dispuesto a volver a destrozarme la otra mano si con eso esa estúpida pared dejaba de burlarse, si con eso, mi dolor cedía un poquito, si tan sólo con eso mi cabeza era capaz de seguir bloqueando su recuerdo.

A veces tengo problemas con eso. ¿Cómo amas y odias a alguien al mismo tiempo? Es una lucha interna. Voy a amarlo toda mi vida, pero en esta personalidad –la que se creó , junto con el resto de las otras , tras su partida –en la que el odio es una constante natural, puedo saber que algún día necesitaré odiarlo. Pero no puedo, no me sale la fiera bronca. Él es el único que puede traerme vida y muerte, calma y vida… es el único ante quien me inclino. Eternamente. Miré a Law de pronto, ¿Qué si quería …? ¿Labios? –¿Qué? –mi voz salió dura y agresiva, producto del superparchamiento de las heridas, producto de intentar no llorar y preguntarme –sí, me lo sigo preguntando –porqué. Porqué el cariño, porqué el beso… porqué yo…

Me quedé como idiota mirándolo acercarse. Sabiendo que en cualquier momento ese recuerdo se iba a activar dentro de mí y entraría en la crisis inminente de llanto. Mi corazón se detuvo cuando él lo hizo también y cerré los ojos cuando sentí sus labios besar mis ojos. Derecho, izquierdo, silencio. Estaba dispuesto a mandarlo al demonio por decir que dejara salir mis sentimientos. Nunca. Dejarlos salir es morirme. No puedo morir… Le prometí que viviría… Se lo prometí… –sí, momento perfecto. Justo iba a decirle que se podía largar mucho al demonio, dijo que ahora lo tenía a él. Mi corazón se detuvo de nuevo. ¿Se burlaba de mí? ¿O lo decía enserio?

No supe qué pasó después, lo último de lo que me enteré fue que estaba abrazándolo, enterrando mi cabeza en su pecho y llorando en silencio. Eso era lo más hermoso que alguien me estaba permitiendo hacer: estar a su lado, al tiempo que se permitía estar al mío. –¿Mi dolor te parece así…? –susurré bajo, forzando a mi voz salir normal, cosa que si bien no logré –ya que salió rasposa –no delaté mi llanto. –Je… –cerré los ojos, sin dejar de abrazarlo –Quiero creer que lo que dices es cierto… porque si lo es… –apreté un poco los ojos. “Seré fiel como nadie” –tendremos problemas… –opté por decir.

Sí, tengo también esa manía; de decirle a cualquier ser vivo que intente acercarse a mí que no soy buena compañía. Pero yo necesitaba y con una desesperación urgente, aferrarme a este lado. Necesitaba dejar de estar solo.


No te apures.. errrr...¿? Usser de Law? o.o? Mi ser Seita ^^ ~ Y de verdad, no tengo problema. Bueno, soy una psicótica con la ortografía xD Pero bleehh.. estoy segura que lo mejorarás con el tiempo. nwn ~ Y enserio, no te preocupes por lo largo. Me sigue gustando rolear contigo.
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Sáb Abr 23, 2011 5:18 am

Hay alunas cosas que son mejore encerrarlas en el pasado y hacer el método más fácil que era el alejarse de todo , del mundo ,de la vida …de todo , cerrar los ojos y saber que nuevos días vienen me causa un dolor inmemorable , un dolor realmente grande por el hecho de que no puedo dejar de pensar en una situación “ si …en esa maldita situación” ,en aquella que implica cerrar mi corazón al mundo , dejarme morir poco a poco hasta volverme a perder en la putrefacción pero no fue así , no fue así porque alguien interrumpió mi momento más prodigioso , ese fue Minos …llego cuando menos lo espere si no fuera por el ya hubiera dado fin a este gran corazón que era capaz de querer con posesividad , cuando la ayuda se acaba la posesividad aparece y en algunas ocasiones hasta esta te da la espalda dejándote morir …dejándote desfallecer. Cuando dijo que no era el pequeño niño de ojos celestiales solo me quede callado , luego hablaría de esto pero en ese momento jamás espere aquello “esto se Sale de control” … lo sé , lo sé .. .

Las manos y el cuerpo de Minos se aferraron al mío , un abraso , esto era un abraso ..con trabajo controlaba mi cuerpo para no terminar por apartarlo o hacerle daño alguno en esos momentos , o eso es lo que traba de hacer para que no hubieran daños , lo que dijo me sorprendió aun mas , acaso el nunca se había apreciado así mismo …vaya esta alma esta mas jodida que la mía eso es lo que me daba a entender el peli plata , solté un suspiro y dije -Minos yo se que dentro de esos hermosos ojos se esconde la densa oscuridad que poco a poco se aferra tu cuerpo , es como si tu mismo dijeras que vives una vida que no te pertenece , como si quisieras darle fin …logro ver eso pero a través de toda esa fachada enorme y cicatrices de dolor pude ver incluso ese pequeño rayo de luz que estoy seguro eres y fuiste algún día …pero eso puede volver si así lo deseas aun que por una parte podemos dejar que nos envuelva el abismo hasta consumirnos-Solté otro suspiro levemente mientras mis ojos miraba a la nada –Jamás espere que me abrasaras de esta manera …juro que nunca lo pensé y por otra parte tienes razón que sería peligros que estemos de esta forma pero te digo algo …adoro lo peligroso , adoro meterme en problemas mientras la quimera de la vida me tenga atado como su fiel amante yo responderé de manera imponente contra los demás , aquí nadie me conoce mucho tan solo ven diferentes facetas mías …al menos tu me conoces de lo que es mi ser verdadero sin ninguna mentira … eso es lo que más me sorprende , Minos …Minos relájate …relájate un poco y deja que mi vos te arrulle poco a poco – Mis dedos se deslizaban por sus cabellos delicadamente como si los estuviera peinando de forma suave y dulce , que bárbaro jamás pensé que fuera de esta forma mi ser “patético te ves” , lo sé , se que patética es mi forma de verlo pero aun así el necesita más de mil que yo de el …

En unas ocasiones es bueno sentirse dependiente de alguien porque tienes apoyo incondicional pero cuando no tienes nada…sientes como te vas a consumir poco a poco hasta terminar siendo solo cenizas –Cree en mi minos , cree en mi …solo por un momento cree en mi , seré todo lo que soy más he aprendido a dar palabras , palabras que significan juramentos verdaderos …-Bese cálidamente su cabeza que se apoyaba en mi cuello , pobre inocente , pobre alma pura que sufría y lo peor de todo es que sufría de la peor forma que e logrado conocer hasta el día de hoy
-Comprendo cómo te sientes …te sientes así verdad –Comencé a hablar de manera suave y amable –Por partes te sientes triste y vacio …como si el cuerpo que tienes tal vez ya no sea tuyo por que ha sido arrebatado por alguien , ves pasar cada segundo de esta vida que posees mas no te llama la atención …te reprochas los ¿Por qué? Pero aun así , aun que tu sabes la respuesta solo la ocultas y niegas que sea así , te echas la culpa del dolor que tienes es casi como si poseyeras un regalo que tal vez un día amaste pero ahora odias …te estás consumiendo y deseas que una daga acaricie tu corazón …eso es lo que creo que pasa en tu interior …en cuanto a mi caso aprendí que soy una quimera y mero amante de la vida o la muerte … yo logro vivir con mi dolor y no lo guardo, no me consumo y mucho menos me siento vacio …por que se que no tengo que ocultar nada , porque se que el miedo de mi alama desolada ya no esta … ;Mi pequeño , Mi dulce niño tranquilo ….seré el ángel que por el momento guiara y te cuidara los pasos ..si es necesario derramar mi sangre para que veas en la oscuridad asi será …no dejare que te consumas cuando aun hay tiempo-Otro beso fue posado en su frente.
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Sáb Abr 23, 2011 10:17 pm

Me sentía algo así como estúpido. Ya dije, no es nada sano andar por la vida manifestando cariño a diestra y siniestra y pretender salir bien librado. Yo no puedo. Una vez que le pesco cariño a alguien ese alguien tiene el riesgo más grande sobre la faz de la tierra. Puedo ser un conejo blanco y esponjoso mientras sepa y sienta (principalmente) que me quiere y no va a traicionarme. Pero en mis términos de traición entra el simple hecho de mirar una almohada. Lo siento, así de inestable se quedó mi sistema anímico. Desconfío de las personas –la mitad de mí lo hace –, de sus palabras, desconfío del amor, principalmente. Aunque es curioso, me aferro a lo que sea, a lo que consiga darme un poco de ánimo para querer vivir. Pero es imposible. El amor de mi padre me da la fuerza para pararme, para desear la muerte, alcanzar la vida y renacer. Renacer..

Sonreí de lado, con el dolor grabado en la piel. Papá solía decirme que yo era un fénix. Que en mi debilidad, encontraba mi fuerza. De hielo, por él. Un fénix de hielo, eso es lo que fui y lo que ¿soy? Soy un fénix oscuro, si me lo preguntan. No fui hecho para pertenecerle a la luz y probablemente nunca lo sea. Las veces que he intentado acercarme a ésta, he terminado muy herido. No es que el dolor no me guste. Pero… sí, mis eternos peros. En esta faceta, no puede gustarme. Ya lo dije: Le prometí vivir. Vivir significa renunciar a todo lo que he amado –no así, no puedo renunciar a su dolor –. Debí desinvulnerabilizarme a mi propia resistencia… dejar libre el dolor, el amor y la psicosis. Había vivido en oscuridad hasta que él llegó… y me mostró que la luz era tan hermosa, tan bella…y tan inalcanzable. No quiero la luz si no es con él. No quiero mi vida si no es con él y sin embargo, la promesa sigue en pie.

Tengo otra manía con eso. Acostumbro romper mis promesas después de un tiempo de lucha sin resultados. Pero luego viene la culpa y la despersonalización. Ya dije que en ocasiones percibo mi dolor desde afuera y me resulta difícil entender porqué ese sujeto tan patético está sufriendo por algo sin sentido. Y luego me pregunto porqué he desconfiado de sus promesas y entonces yo necesito cumplir las mías. ”Romper una promesa no es respetar a un amigo” –me dijo un día. Nada más que cierto. No recuerdo porqué lo dijo. Miento, armé un berrinche, ya recordé. Armé un berrinche frente a una multitud considerable de personas donde desafié su autoridad. ¿Resultado? Frialdad absoluta.

Sigo preguntándomelo. Qué tanto hice yo y qué tanto hizo él. Pero no.. él no hizo nada más que intentar darme vida. Yo, como el experto que soy en esas cuestiones, metí la pata tan olímpicamente como sé hacerlo. Así de simple, a eso se reducen tantos años de sufrimiento. ¿Enserio? No puedo pensar cuando su recuerdo me soborna la conciencia. Soy incapaz de poder dar una respuesta inteligente cuando su espectro está cerca, cuando ese dolor se introduce en mis huesos y me viola con esa ternura que me hace estampar la cara en la pared más cercana, cortarme o vomitar. Intento alejarme de su recuerdo, he sobrevivido estos casi tres años a él porque al irse, mi cerebro pudo quedarse en stand by. La mejor manera de haber logrado ser un superviviente de mi propio naufragio, fue exactamente eso: el distanciamiento. Quizá por eso es que de todas las relaciones que se rompen, pierdo contacto, me alejo y me importan en la distancia, en algún lugar de mi cerebro… Procuro enterrar el recuerdo, superponer parches en las heridas y no pensar. No es bueno que piense (¿Pienso?)

Detuve el llanto. Oh sí, me despersonalicé. De repente encontré que era absurdo estar llorando. Vaya cosas conmigo… Aunque el abrazo me gustaba. Cuando abrazo a alguien me suelo sentir tan bien.. como si todo fuera a componerse y pudiera acercarme a la luz. Oh dios.. la luz…

Yek..¿Rayo de luz? –alcé la mirada, sonrojado levemente y con ganas de darle un golpe cariñoso. Pero me contuve. Suficiente tenía con el abrazo. Además, no todos tienden a reaccionar bien aunque sean golpes suaves, de esos que apenas se sienten –Estoy viviendo mi vida… Y la oscuridad es algo natural en mí, ¿no ves? Soy su Príncipe… –cerré los ojos, mientras mi cabello se quedaba en su lugar. A ciencia cierta, era algo así… ¿Mi vida? Mi vida se la había llevado él… ¿Qué vivía..? No sé, buena pregunta. Sólo sé que tenía en la cabeza una sola convicción: Vivir. Era irónico. Siempre estoy buscando el camino que me permita lo más rápido posible llegar a mi enfermiza meta calcárea. Pero..¿mi vida? No, Law. Renuncié a ella. Cuando él se fue, renuncié a todo, menos a morir. Sí, ese soy yo.


Me atrae la idea de dejar consumirnos… –murmuré, con esa sonrisa torcida –Tenemos que ser coherentes, Law,.. –subí mi mano a su mejilla derecha acariciándola suavemente. Ah.. se sentía tan bien poder dar una caricia sin ser rechazado… –Yo tampoco esperé abrazarte. Tampoco esperaba quererte tanto… –decidí confesar. De cualquier manera si iba a perder algo, prefería que fuera ahora y no más tarde. Es mejor así, menos doloroso… y por ende, menos locura –Ah, entonces es un gusto poder conocerte como eres realmente… –fruncí un poco el ceño, deteniendo mi caricia en su mejilla –Debo confesar que también amo rozar los límites del peligro, amo ser seducido por ellos, amo llevar al límite mis propios límites.. –solté una risita, reanudando mis caricias en su mejilla, separándome un poco de su pecho –Yo estoy relajado.. Tu voz es dulce.. Me gusta –cerré los ojos al serme acariciados mis cabellos, con esa dulzura que , apuesto, de ser gato, ronronearía.

Creer en ti… –susurré. Ah, qué hermosas palabras… de verdad.. qué hermoso poder recibir esas palabras en mis oídos. ¿Confiar? –Dios… quiero confiar en ti, Law.. –apreté los ojos, temblando un momento –A veces resulta difícil…Pero quiero creer en ti… –bloqueé esa parte de mi cabeza que gritaba que era un mentiroso. Lo siento, también. Tengo esa manía, esa desconfianza, esas ganas de salir corriendo , gritando su nombre. Me estremecí cuando me fue besada la cabeza, pero mi fiera interna pareció aplacarse. Ah.. cariño. ¿Hace cuánto que no sentía eso…?

Mis manos se aferraron otro poco a Law, mientras en mi cabeza el lío ya se había montado. Escuchaba a Law con atención –Es algo así… –moví la cabeza, incómodo con el dolor que arañaba en ese momento las puertas de mis barreras –Pero la elección ha sido mía –de nuevo, sí, de nuevo, ahí voy. Él nunca tendrá culpa de nada. No puede tenerla, no la tiene simplemente. ¿Alguien que te salvó del abismo puede ser culpable de algo? No desde donde yo le veo. –Además, el dolor daña según el punto de vista con el que se mire… –musité, algo cuerdo con ese tema –Mi dolor no lastima… es sagrado… –susurré muy bajo, como si le estuviera confiando un secreto. De hecho, lo era. Él sería, eternamente, mi secreto mejor guardado.

Aferré otro poco el abrazo. Qué dulces palabras… –Yo no quiero que tú derrames tu sangre –sí, negación absoluta. Soy intolerante a dañar a los que amo. –Tampoco quiero dañarte.. Mejor hagamos un pacto… –cerré los ojos de nuevo al serme besada la frente. Uh. Sí, pacto. Los que conmigo son de cuidado –¿Saldremos juntos, quieres? –recargué de nuevo mi cuerpo en el suyo, sintiéndome cansado y mareado. Uff.. eso de no comer agota.
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Sáb Abr 23, 2011 11:52 pm

Solté una risa pequeña al saber que este se dejaría consumir en mí, en mí ser…o mejor dicho nos dejaríamos matar en nuestro propio mundo de corrupción, de putrefacción ¡Bellísimo! No encontraba otras palabras para describir aquellas situaciones tan…raras quizás , porque deseaba algo que no tenia realmente no lo sabía pero el estar consciente de que podría tenerlo de otra forma y al decir esto me refiero a que tengo que protegerlo me daba un aire ciertamente …productivo ¿No? ,Ciertamente una parte de mi ser podía llegar a traicionarle y dejarle abandonado pero …por otro lado y con otro punto de vista … no podía hacerlo ya que nos parecíamos en diferentes situaciones y posiciones , si es que lo quieres ver de esta forma claro ..Mierda nuevamente hablo sin coherencia.

Alegre me sentía cuando me dijo que le atraía la idea , eso ya lo sabía …a el le gustaban las ideas retorcidas como a mí las cosas hirientes , cuando su mano se poso en mi mejilla acariciándola levemente me exalte y planeaba reaccionar a la defensiva aventándolo hacia un lado de aquellos angostos pasillos , asi de cruel podía llegar a ser con tal de tener mi objetivo bien cumplido …realmente no lo sabía , no lo sabía .Las otras palabras que escuche de sus labios fueron las posibilidades de creer en mí , lo que decía me daba a entender que por una parte lo haría y por otra no …eso me dejaba un poco inseguro realmente de lo que deseaba en realidad asi que por malo que suene esto no me importo mucho , nuevamente me pedía algo que no podía dejar de hacer , para mí el derramar mi sangre era lo más normal para poder ayudar a alguien pero si el lo pedía lo dejaría de hacer …pero algo me confundió de sobremanera , la última palabra que significaba para el y que significado tomaba para mi en estos momentos , realmente …podíamos hacer esto juntos , por mi parte estaba seguro pero por mies demás distorsiones …

Solté un pequeño suspiro y de ahí unas leves palabras salieron de mis labios -Déjame hacer lo que más deseo por ti…si me privas de mis capacidades jamás podre probarte que también confió en ti…sabes mientras me entrego a alguien que realmente se que está loco de la cabeza igual que yo es necesario que te prevenga de ciertas cosas malas …yo no soy del todo normal tengo algunas partes de mi que podrán gritarte cosas realmente inciertas solo para gozar del dolor -No le estaba mintiendo al contrario era todo honesto- En cuanto a tu pregunta final …estare contigo hasta el momento en que salgamos , sere tu apoyo incondicional ..aun si yo saliera de aquí no te dejaría …sere tu amigo , tu hermano …lo que desees .. ;Mira hasta donde llego mi posesividad –Solte una leve risa.

Porque de momento las cosas se ponían de un tono mas diferente a lo que había planeado , realmente no lo sabía , mis manos se aferraron al cuerpo de Minos sin siquiera pedirle permiso , mis manos le rodearon de la cintura para tenerlo cerca mio y sentir su aroma , “sientes que el olor te esta embargando poco a poco …lo sabemos …lo sabemos” …para mi ellos no sabían nada , no tenían siquiera el conocimiento de entenderme , mientras tanto pude sentir ese olor que poseía ..Dulce, realmente dulce –No es por nada pero …tu sabes mayormente todo de mi , sin querer te conté mi historia …mis miedos quizás …y una parte de las perturbaciones que tengo pero en cambio tu …yo deseo conocer más de ti , lo deseo – Le dije en un tono seductor , empezaba a tener ya nuevos problemas …es normal desear la carne de otros , no lo se …pero esa era otra parte de mi que tenía que hablar con el .
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Dom Abr 24, 2011 2:03 am

Vamos. Tengo otro tema con las palabras, con las personas, con las promesas. Sigo preguntándomelo, enserio. Su nombre significa una mueca de perturbación para otros, rechazo e incluso odio. Pero para mí, es la sonrisa más sincera de mi rostro. A veces, cuando el dolor consigue pasar las barreras y mi cabeza se pone un poco más densa de lo normal, le escribo. No como alguien normal debiera escribir –Y es que vamos, que nada es normal conmigo –. Le escribo contándole lo mucho que lo hecho de menos vía metáfora… de esa manera que sé nunca leerá. A decir verdad, me aterra.

Nunca me entendió y sé –¿Lo sé? –que nunca entenderá cuánto es que lo amo, cuánto es lo que él significa para mí. Tengo la cabeza liada, de esa forma en la que en un rato estaré agresivo y no querré que nadie esté cerca de mí; de esa violencia en la que estamparé todo lo que consuma en el wáter. Tanto tiempo.. tanto odio dentro de mí que no sé cómo ha sido posible vivir tantos años así, con ese sentimiento consumiéndome. Tengo tanto miedo que se vayan… porque vamos; nadie puede querer a alguien como yo. Pero es inevitable. Odio mentir a quienes amo. Odio ocultar tanto… pero…no sé. Ya no quería conocer personas, ya no quería entablar lazos afectivos. Tengo el don de acabarlos más rápido de lo que empiezo… quizá porque inconscientemente busco alejarlos de mí, apartarlos para mantenerlos a salvo de mí mismo. Vamos. Ni siquiera yo soy capaz de cuidar de mí mismo; pero hago el intento por cuidar de los demás, de no hacer nada para herirlos. Quizá era bueno que yo estuviera encerrado. Así nunca dañaría más a alguien… Solo a mí. Y ya que eso es algo que me es tan natural y tan común, creo vivir (poder) con ello.

Law soltó una risita suave, que me hizo querer aventarlo y salir corriendo. Pero no había caso. El daño ya estaba hecho y ese daño sería de por vida.. o hasta donde durara, dependería de lo mucho que lograra encariñarme con él. Ya lo dije, soy incapaz de amar como pareja, no sé cómo chingaos se hace eso. Puedo amar a alguien como persona, con toda la fuerza y la brutalidad de mi amor… pero a eso llego nada más, porque no… no sé. Quizá ha de ser porque a él lo amé así y lo único que busco es volver a sentirme amado, volver a tener un pedacito de luz, de cielo, de vida, de amor… de una familia que me acepte.

No sé qué trauma tengo conmigo mismo. Me encuentro insoportable. A veces… y es que me conozco tanto que mi presencia me resulta aburrida. Alguna vez alguien me dijo que si nunca aprendía a estar solo jamás sería libre… y que si no toleraba la soledad era porque no podía tolerarme a mí mismo. Pero yo difiero. Encuentro la soledad hermosa y aberrante. Me conozco y me desconozco. Es así como funciono , puedo dar dos puntos de vista tan distintos entre sí de una misma cosa. De un solo algo y sin embargo, sentirlo separados.

Conmigo las cosas son distorsionadas. Puedo decir algo y al segundo siguiente cambiar de opinión, pero eso es, como ya dije “parte de mi encanto”. Eso sí, cuando mi cuerpo percibe algo como promesa, situación a cumplir o persona importante, eso no cambia en cual sea que sea la personalidad en la que esté. –Yo no quiero privarte de nada… –suspiré, escuchando eso del dolor –Por otro lado, eso del dolor me resulta indiferente… –comencé a jugar con mi cabello, luchando por no alzar la mirada –Ya te lo dije: No hay dolor que no pueda soportar… –susurré otra vez. En efecto, soy capaz de soportarlo todo. Alguna parte de mí buscó hacerlo cuando él se fue.

Ya sobreviví a su olvido… ¿Por qué no habría de sobrevivir a cosas tan mundanas como esas?

¿Posesividad,,? –alcé la vista, algo confundido. Eso, en mi cabeza, no era posesividad. Reí quedito, abrazándolo otro poco –Para serte honesto, eso no me preocupa demasiado… porque no le veo razón para que lo seas. No voy a irme de tu lado… –estaba siendo parcialmente sincero. No iba a irme si él no me lastimaba. Tengo una manía con eso.. con volverme una piedra con los que me hieren. Claro, sí, no resulta muy fácil internamente… pero con todo el caos que soy por dentro, de cierta manera ilógica, sí resulta fácil. –Me gusta eso… –susurré con una leve sonrisa, suave y dulce –Que seas mi hermano… –acaricié de nuevo su mejilla, sobresaltándome cuando sus manos rodearon mi cintura.

Odio que toquen cualquier parte de mi cuerpo referente al…pesoUhmgn… –emití una quejita, llevando mis manos a las suyas por acto reflejo–No toques … mi..cintura…Law –dije casi en tono de súplica. Eso me descontrola. Cualquier comentario respecto a mi peso o imagen me descontrola. Ya sea para bien o para mal.. aunque técnicamente es lo mismo.

Lo sentí aspirar mi aroma, sonrojándome de vergüenza ese hecho. Me resultaba.. hermoso y a la vez terrorífico cada gesto que hacía. Hermoso porque algo dentro de mí punzaba por querer estar siempre en la luz. Por luchar y hacer que él realmente tuviera algo bueno de lo qué enorgullecerse; pero me resultaba terrorífico porque mientras más dulce era conmigo, más cariño le iba tomando.

¿De mí? –brinqué al escuchar el tono en el que me hablaba, manteniéndome un poco distanciado –No hay mucho que contar… –me alcé de hombros –He intentado suicidarme, he matado unas cuantas personas… –apreté los labios, indeciso sobre lo otro. –Uhmg… –volví a alzar mis hombros, sin muchas ganas de habla de mí. Y es que siendo sinceros... me siento vacío cuando digo lo que soy...

Y es que nadie nunca ha comprendido el peso de esa verdad. El peso de lo que soy, de lo que he sido y de lo que probablemente puedo llegar a ser. Nadie nunca entiende cuando confieso mis problemas con la comida. La mayoría tiende a pensar que es vanidad o sabrá dios qué. Esa parte la reservé. Quizá… algún día podría decírselo…pero no hoy.

Hoy sólo quería dormir. La cabeza me dolía terriblemente…
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Dom Abr 24, 2011 5:08 am

El no deseaba privarme de nada pero en realidad eso sentía que hacia si no me dejaba ofrecerle mi propia confianza , pero de ahí unas palabras demasiado buenas salieron de sus labios , el que no se ira de mi lado …esto sí que era hermoso pero aun así que no garantiza que la mal honrada de la vida nos alejara , yo no confiaba mucho en esas situaciones , en las cosas que regían la vida o lo divino al contrario iba más a lo negativo pero en el caso de la vida …yo la aceptaba pero en el caso de dios …simplemente yo no era su tipo ni el el mío así de sencillo eran las cosas , pero ahora que lo recordaba el hablo sobre mi posesividad , es cierto aun le faltaba conocer más sobre mí para entender cómo se desempeñaba ese sentimiento en mi corazón aun le faltaba mucho para saber cómo pensaba mi cerebro mas destrozado que el de los demás , un suspiro salieron de mis labios un poco más largos y lejanos que los anteriores , la noche caia y con ella traia la pesada cansares de los cuerpos .

Díganme si acaso mentía cuando le decía estas palabras a Minos , claro que no lo hacía porque en este momento el se había vuelto parte indispensable en mi vida , en mi destorcida y estúpida vida , el aprobó mi idea de que yo fuera su hermano por lo que solo le sonreí de medio lado cuando dijo que le agradaba esa idea , a si que ahora tenía más que autorización para poder abrasarlo porque ahora pertenecía a algo parecido a su familia ¿No? , al parecer algo le incomodo y eso lo sentí yo con ese leve suspiro como si fuera un quejido , pidió que mis manos se alejaran de su cintura algo que me causo gran …gran indiferencia , no sabía por qué no le gustaba que fuera tocado , otro punto a mi favor para conocer su verdadera historia , su misterio , el misterio que rodeaba esos ojos hermosos como si fueran dos zafiros hermosos de color morado con destellantes tonos y matices . Mis manos fueron aflojando un poco el agarre, no quería presionarlo de una manera un tanto mala, tampoco quería hacer que él se incomodara por mis actitudes.

-lo siento enserio que si…nunca pensé que odiaras el tacto de mis manos a tu cuerpo…o a las zonas donde consideres vulnerable -A un que me moría de las ganas por saber que pasaba en su mente en este preciso momento , porque no le gustaba que mis manos le tocaran …acaso tenía un trastorno físico , un trastorno como fobia al tacto humano pro violación o …será por el hecho de conservarse hermoso …tal y como es.
Muchas de las cosas que uno quiere que se concedan simplemente solo se guardan y jamás las vuelves a ver, solo espero que eso no pase con minos , sus leves palabras penetraron en mi cabeza sacándome de todo pensamiento , vaya si que ha hecho cosas malas , solté una carcajada cuando termino -Vaya …estamos casi en las mismas solo que yo asesine por simple placer- Sonreí –Y porque tenían algo que yo no podía tener..-Lo último lo dije con completa amargura , mis manos se bajaron de su cintura hasta subir un poco a su espalda...no te su cansancio por lo que me aparrague a una parte de las enormes escaleras y me deje resbalar con el en mis brazos -Descansa joven Minos …necesitas dormir más que yo -Susurre –Duerme plácidamente porque yo estaré aquí …recuérdalo – Le bese los cabellos y después alce su mentón para besarle la mejilla …un poco cerca de la comisura de los labios debido al error de calculo.

Esperemos que los espantos que recivamos ...se calmen , esperemos calmar nuestros dolores estando juntos , espero no causarle molestias , bien dicen que el canibal es aquel que debora mas rapido a su presa

avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Dom Abr 24, 2011 6:05 am

Cuando tengo sueño tiendo a no pensar. Mi cerebro hace una sinapsis extraña y se desconecta. Tiendo a no pensar coherentemente (al caso, con menos coherencia), a no sentir bien los movimientos físicos y mi conciencia se embota, pierdo conciencia de lo que me rodea. De repente me sentí con frío… quizá era porque… Agh… al diablo, tenía frío. ¿Qué madres podía importarme si estaba así o no? Me dormiría en un buen rato.. aunque una parte de mí no quería. Tenía un terror irracional a despertar y no verlo. A que se hubiera marchado…

Me gusta cuando sonríes así.. –musité al verle sonreír. A decir verdad, con sueño, soy una cosa fácil de sacar información, en ocasiones… –Tu sonrisa es hermosa… –bostecé, ocultando mi rostro en su pecho. Cerré los ojos y restregué la cabeza en éste como si fuera un gato en busca de mimos. Me pegué más a su cuerpo, siendo esta vez yo el que aspiraba su aroma. Tenía un aroma indefinido… como a dulce y a algo más… como… agridulce. Sonreí ante el pensamiento. Igual fuera el olor que fuera, simplemente por ser de él, me iba a encantar. Me acurruqué otro poco en él, sintiendo las manos en mi cintura aflojarse, mientras las mías subían a su pecho y de ahí se deslizaban a su espalda. Coloqué mi cabeza de lado, mirando la pared. Era blanca.

El blanco no me gusta mucho, tiende a deslumbrarme. No obstante, en ese momento, me pareció hermoso. Era blanco… como la pureza. Como Law… Decidí que el color de Law sería blanco: representaba luz y pureza y en mi cabeza eso era para mí. Mi hermano. Esas palabras eran tan lindas y tan … dulces, que me llenaban de una paz indescriptible. Casi de tipo que papá solía darme. –Me gusta cómo hueles, también…. –arrastré las palabras, como ebrio. A decir verdad, cuando estoy más dormido que despierto arrastro las palabras como si estuviera más perdido en cubas que otra cosa. Pero supuse que eso no le importaría mucho a Law.

Vaya, increíble la forma tan insana en la que me encariño, la forma en la que me puede importar un soberano pepino el no saber cosas básicas como el color favorito o ese tipo de cosas. Yo me voy más por otras cosas, por la forma de hablar, de comportarse. Tiendo a reconocer en esas actitudes la personalidad de una persona, tiendo a conocerle más así. Aunque a veces leyéndolo también. Es complicado. Yo lo soy, debería decir. Quise estirarme, pero decidí que estaba demasiado cómodo en los brazos de Law –Hace mucho que nadie me abrazaba así.. –seguí hablando, con mi rostro pegado a él –Gracias –restregué otro poco la cabeza. Bueno, sólo me faltaba ronronear y tener una cola gatuna que ondear. Jajaja, vaya cosa.

Cerré los ojos, sintiendo el sueño iba ganando territorio. –¿Umgh…? –alcé algo la cabeza y con ello, mi vista, deshaciéndome del hermoso calor que me rodeaba –Ah.. no… –negué con suavidad, tomando sus manos y posándolas en mis mejillas, besando cada una de ellas, moviendo mi cabeza –No odio tu contacto… –susurré suave, quedándome así como estaba –Detesto el contacto en cintura o cadera… o …estómago o costillas o cualquier zona del diafragma hacia abajo –lo sé, puedo ser un poco más conversador semidormido. Eso se debe quizá a que, como ya he dicho, mi cerebro desconecta. No razono la mayoría de mis respuestas y tiendo a hablar de lo que me gusta o no me gusta. Tiendo a ser más seco con mis respuestas… a veces. –Nunca podría detestar tu contacto. Jamás lo pienses… –musité, recargándome de nuevo en su pecho, rodeando con mis brazos su espalda.

No es que tampoco haya disfrutado matarlos.. Odio que no me dejen en paz… –musité, recordando aquel sanatorio donde me hacían comer a la fuerza. No pude soportarlo, debía asesinarlos, hacerles ver que cuando me miraban, su vista debía ir al suelo, hacerles saber que yo, el Príncipe de la Oscuridad, el Príncipe Sangriento, el Fénix de la Oscuridad les haría pagar el precio de haber mancillado mi orgullo. Sí, orgulloso hasta los huesos, eso soy. Reí internamente. Dos de cada tres palabras están relacionadas con los huesos. Vaya problema en mi cabeza entonces. Percibí el tono triste de mi hermano en sus palabras –¿Ah sí? ¿Y qué tenían? –aventuré a preguntar, algo despierto –No me digas si eso te trae malos recuerdos o cosas que no quieras recordar… –aclaré, moviendo un poco la mano rota, cuya sangre empezaba a gotear a través de las vendas completamente rojas. A decir verdad por ahora mi sangre me importaba un carajo. Quiero decir… nunca he muerto a falta de sangre. Además, verla salir calma mi ira… me despeja la mente y me hace sentir por un momento el amor de papá en la distancia.

Sentí sus manos esta vez en mi espalda, provocando que me acomodara un poco más cerca de él, sintiendo cómo íbamos deslizándonos por las escaleras. Era bello ese momento: perfecto para guardar eternamente en mi memoria. –¿Siempre? –susurré contra su pecho, provocando que uno de mis mechones se alzara debido a mi aliento –Lo recordaré, Law… –musité feliz, intentando no estarlo en exceso. A veces mi cabeza me traiciona…me hace creer cosas que no…Y pues… yo no quería creer tan de pronto eso… Tiendo a decepcionarme terriblemente. Quizá es porque soy exigente con las promesas. No sé. Ya no sé nada. –Uhnmgh… –me repatingué con él en el suelo, al tiempo que él besaba mis cabellos y después me era alzado el mentón. Parpadeé suave cuando besó mi mejilla, casi rozando mis labios.

Suspiré suavemente, debido al cansancio… y al hecho de no haber comido nada en todo el día. Los mareos eran constantes cada vez y más fuertes, pero me callé, sobresaltándome un poco. Correspondí el beso, en su mejilla, cerrando mis brazos alrededor de él, con una sonrisa en los labios. –Descansa tú también… –lo abracé un poco fuerte. Sólo para cerciorarme que no estaba alucinando y que él era real. –Yo cuidaré de ti siempre, también –me acomodé de nuevo, algo incómodo por sentir el suelo, pero me acostumbré rápido –Te quiero… –susurré, apenas abriendo los labios.

Sí… sería hermoso… Hermoso eternamente.
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Lun Abr 25, 2011 3:29 am

Como dicen algunos que el pecado más fuerte es aquel que comete dentro de si mismo al negarse a dar cariño no , o eso es lo que decía mi madre ..Mírenme ahora quizás para algunos tenga todo lo que he deseado en la vida , mama , papa y una dulce hermana …en la sociedad no éramos los más reconocidos mas vivíamos felices con lo que teníamos ¡Que mas necesitaba! …si ya me acorde , aquellos días hermosos en los que pareciera que jamás terminarían pero todo es una mierda cuando te das cuenta de que has perdido todo …todo porque la sangre que pensaste que te unía a algo , a una persona especial , a las personas especiales que tenias a tu lado no eran ciertas … es ahí cuando te das cuenta que eres un estorbo para la familia , es ahí cuando se dan cuenta ellos de que eres un bastardo …ya veo , así termino mi burbuja ..así que si no los tenía a ellos no los tendría nadie más , por eso los mate esa fue otro de los muchos motivos que tenía yo para terminar con sus vidas , para muchos lo que hice fue pecado para mi …fue alcanzar la gloria.

Escuche sus halagos, seamos sinceros él no era la primera persona que me decía acerca de mi sonrisa he incluso han habido personas que hasta dicen que mi piel es demasiado suave al tacto, o que mis ojos por más raros que sean eran completamente exóticos …pero seamos realmente honestos , quien en este mundo cree esto …solo las personas que han manchado sus manos con sangre y que conocen una mirada pecadora porque si tu no lo has hecho …no veras nada más que tu reflejo en mis orbes. Otra cosa que acababa de comprender era acerca de que odiaba el tacto en esas zonas , principalmente en esas zonas se acumulaba la grasa en cuyas gentes no se cuidaban pero el …el tenia un cuerpo magnifico “ ahora lo crees así” , si , si lo creo …”miren quien lo dice …apuesto que solo quieres acostarte con el y perderás el interés …eso es lo que eres realmente” ¡Claro que no ¡ ¡Lo he dicho y lo diré de nuevo me quedare con el , lo protegeré …el me a concedido ser su hermano!.
Mierda…nuevamente esas voces rezonan en mi cabeza, quisiera borrarlas o sacarme el cerebro estrujarlo hasta hacerlo nada, nuevamente sus palabras llenaron mis pensamientos, ¡Que patético no! Como es que alguien logra controlarme de una forma tan sorprendente es como si él fuera el amo y yo solo un sirviente, tanto era mi deseo por poseer a aquella persona que simplemente no podía negarme a nada, a nada , de ahí una pregunta que me impacto , porque lo preguntaba ahora …solté un suspiro y dije -Bueno ..al saber que no perteneces a la familia que tanto “supuestamente” soñaste ocasiona dolor ..primero mi padre me empezó a decir bastardo de ahí creció más el dolor en mi corazón y alma ..como era capaz de gritarme semejante cosa , cuando me di cuenta los mate pero lo que en verdad tenían y que jamás tendré fue ..el poder querer incondicionalmente ..el demostrar amor y a la vez odio –-Solté un suspiro leve –Prácticamente yo quería tener esa familia para mí y si no era mía no era de nadie más-

Sus palabras de cariño me llenaban , ahora que me daba cuenta hablaba mas cuando quería dormir que cuando estaba despierto , poco a poco empezó a hablar de forma más de cayente a lo que solo reía , cuando me di cuenta unas palabras que para unos son estúpidas ..Salieron de sus labios un simple te quiero , no supe cómo reaccionar tan solo le abrase posesivamente-Lose ... y tú me perteneces por lo que igual te quiero-Una risilla salió de mis labios ...-Vaya que eres la persona mas impresionante que e conocido mi posesividad por ti es , es la fortaleza .. el valor de aferrarte a algo que jamás volverá-Dije en susurros.
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Lun Abr 25, 2011 6:37 pm

Me preguntaba lo hermoso que sería un paseo juntos… una fotografía para recordar. Sí, tengo otra manía con eso. Cada una de mis obsesiones nació en la imperiosa necesidad de hacer algo: tener presente el recuerdo, saber que es real… pero sobre todo de recordar. Mi cabeza, ya dije, tiene por hobbie hacerme malas pasadas. Como por ejemplo, llegar a preguntarme si todos y cada uno de los que conozco, es él bajo alguna nueva y fantástica apariencia; que estará en cada esquina, en cada bar, en cada parada, buscándome.

Seamos honestos. En esta etapa de mi pelea interna es donde catalogo ese pensamiento como “Delirio de Grandeza” –cabe aclarar que también me he considerado –y consideraré –el peor de sus errores y por ende, quien le ha hecho más daño. Miren nada más, qué estúpido, qué desvergonzado, qué patético y qué hedonista. ¿Enserio? La basura que siempre he sido yo, ¿tiene tal poder? ¿Poder para destruirle? ¿Para matarle? ¿Para lastimarlo siquiera? No. La respuesta es tan seca, tan dura y tan directa que podría creer que no soy más que otro chicle pegado en su zapato. Venga… NO puedo llegar a tener ese tipo de pensamientos porque no es factible. No se puede –la mitad de mi cabeza lo considera así –Quiero decir. ¿Por qué diablos él, el Ángel de mi Guarda, vendría a buscarme? ¿Por qué habría de cuidarme aún? ¿Por qué sacrificaría tiempo de su perfecta vida para desperdiciarla conmigo? No. Yo nunca fui ni seré ni he sido importante (Y sin embargo… sin embargo..Lo prometiste…)

Otra cosa que debe quedar clara es que, cuando digo que moriría por él, estoy siendo más literal que nunca. Es difícil definir cuándo hablo enserio, cuándo estoy que me lleva el carajo y cuándo el sarcasmo es el cuchillo en cada segundo. Vamos.. alguien tan “coherente como yo”…Ja. Yo me río del peligro. Yes, sure…

Sentí que mi hermano se incomodó por los halagos, lo cual activó de inmediato una punzada de culpa. Sí, la culpa. Esa culpa que reprimo cada día de mi vida y que, además, es la culpable de al menos la mitad de mis acciones. Lo abracé otro poco, preguntándome en qué joto momento de mi vida había bajado las barreras y me había permitido sentir tanto… ¿Tanto? Resoplé. Ay dios, no.. aquí vienen mis debates filosóficos…–¿Sabes algo? –seguía arrastrando las palabras, aunque esta vez eran ligeramente más claras, puesto que separé un poco la cabeza de su pecho –Eres el primero en tanto tiempo que me hace sentir con tanta intensidad.. –fruncí el ceño, un poco más despierto –¿Eso… eso qué es? Quiero decir… ¡La gente no va por ahí perdiéndose en la vida apostando a ver con quién siente más! –la cabeza me empezó a doler.. y supe, en lo más hondo de mi conciencia que si esas respuestas no eran respondidas como debieran (No me pregunten su respuesta) la fierecita bronca iba a salir en mi defensa y yo, el Rey del Drama, iba a armar una…y bien buena. –Eso… –suspiré, teniendo la respuesta en la boca. No es que sea muy orgulloso… pero a veces me cuesta aceptar lo que tan involuntariamente hago… –Quiero decir…Yo.. Yo debí permitirte tener esa capacidad en mí. La maldita pregunta es porqué –apreté los puños, provocándome un ligero dolor en la mano rota, cuya sangre había empezado a formar un ligero charco. Lo que me sigue sorprendiendo de mi propia sangre, es la increíble capacidad que tiene de seguir siendo y roja aún cuando me esté matando de hambre. –AY claro, como si no la supiera.. –empezaba a pensar en voz alta, con el ceño fruncido y la voz aún adormilada. Sí, es increíble que ni aun estando a punto de caer en brazos de Morfeo, mi puta cabeza sepa cómo mierda dejarme en paz –Pero yo… –sí, otra cosa increíble de mis debates internos es la forma tan rápida en la mi de por sí inestable ánimo, se desestabiliza más –Yo no quise incomodarte con uno de mis comentarios… –susurré, sintiendo que iba a arrepentirme de esa frase. La mitad de la vida que estuve con él, eran disculpas. Disculpas que solían desencadenar actos medianamente estúpidos. Más bien, todas mis preguntas le hacían.. al menos en un veinticinco por ciento, salirse de lo habitual y darme una cacheteada con guante blanco. Nunca he vuelto a ser tan dependiente de alguien como lo fui con él. Mi cuerpo bloquea todo, se deshace de los registros del cómo se hace y entonces soy incapaz de poder engancharme tan insanamente. Quizá sea mejor así. O quizá es el terror infernal que le tengo a que vuelvan a dejarme y por eso me cuesta tanto confiar. Me cuesta tanto abrirme las barreras aun cuando ya haya dado lo más tangible de mí –Igual prefiero una patada en el trasero antes que… –¿antes que qué? –No sé… –suspiré, recargándome de nuevo en su pecho –Odio mi vida… –susurré en un puchero. Sí, a veces tiendo a despersonalizar también mis gestos. En mi “sano juicio” no hago pucheros. Muecas y gestos sí, pero no pucheros. Mesé mis hebras algo incómodo con mi cuerpo. Recogí mis piernas hacia mí y suspiré otra vez, algo…confundido (Como si la confusión tampoco fuera otra constante en mi vida) –Igual…¿está bien, no? –susurré preguntándoselo –Que yo…te…quiera… –dije con un nudo en la garganta. Luchaba porque la mitad de mí no le gritara al menos ciento veinte razones por las cuales no podía quererlo y porqué era peligroso que yo quisiera a alguien. Me pongo más irracional de lo que acostumbro estar. Mis celos son grado psiquiátrico (por algo estoy aquí, creo) y ya lo dije; puedo armarme lío por el simple hecho de que mire su almohada. No miento. No soporto que si yo quiero a alguien ese alguien no esté conmigo las veintisiete horas del día , los quinientos días del año. Lo necesito fervientemente (sí, otro daño permanente) De lo contrario siento que me muero, que el estupor me enloquece y que me muero, me muero y me vuelvo a morir envuelto en convulsiones paranoides de un posible reemplazo.

Aferré mis manos a su espalda, como si ese solo pensamiento… –Carajo.. –apoyé mi frente en su pecho de nuevo. Buena me la estaba armando.. Decidí que lo más sano sería escucharlo, aunque esa pequeña “luchita” ya me había agotado de nuevo. Su voz era un remanso…Y de nuevo, no puede detener mi lengua –De verdad lo que te digo es sincero… –sí, ahí estaba yo. Haciendo lo qué más odio desde que ella me hiciera el enorme favor de abrirme los ojos. Después de todo, era mi madre y por supuesto, mayor que yo; ahí estaba yo, el peor de todos sus errores: JustificándomeSé que tal vez te lo han dicho muchas veces… –mi pulso cardíaco y mi voz se aceleraron. Bueno. Ese “sé” lo intuía… debido a su reacción –Pero más que tu físico… o la forma en cómo te vez… –me aferré otro poco. Sí, tengo otro problema: No tengo problemas con nadie excepto conmigo –Es tu forma de ser… –cerré los ojos, esperando no estar siendo demasiado bocaza. Estúpido cerebro, desconéctate y ya déjame dormir y cerrar la boca, guardarme lo que pienso y no morir.. no al menos hoy –Creo que esa es tu esencia… lo que más vale.. – intentaba dormirme, pero su voz… Dios… su voz.. era tan jodidamente perfecta como todo ese jodido momento. Sonreí estúpidamente mientras mi voz se iba apagando y me permitía escuchar la de él, que era, por demás, mucho mejor y al menos decía menos incoherencias que yo. Hasta que dijo familia….

Me removí un poco inquieto, mosqueado con esa palabra, sintiendo la acidez de mi estómago reptar por mi tubo traqueal e incomodarme al punto de tener que esconder el rostro en su pecho. Odio esa palabra. Odio el pasado…¿Por qué a ti no? –Ah…la familia… –recordaba sus palabras Fue mi culpa… por haberte dado tanta confianza. En adelante.. serás sólo… Minos..Claro y que mi amor, como todo yo nos fuéramos derecho al carajo, sin escala ni nada… y dicho y hecho: Nos fuimos directo al carajo. Pero él prometió….quererme siempre –sí, estoy traumado con eso ¿Y qué? Ha sido lo único que me ha permitido levantarme cada maldito día de mi estúpida y sin-sentido vida – Me sobresalté ante su risa, lo cual me hizo sonreír. –De verdad tienes una risa hermosa… –comencé a farfullar, apenas abriendo los ojos y los labios –Pero…oye… –sonríe otro poco al escucharle decir “Tú me perteneces”. Era un gesto lindo, para mí. Era la posibilidad de pertenecer de nuevo a otro lugar… un lugar que sería, quizá eternamente, netamente mío. Quería creer que sí –¿Te digo un secreto…? –reí quedo, ya volviendo a quedarme dormido, jalándolo un poco hacia mí, a fin de poder tener su oído cerca de mis labios –Bienvenido a casa… –susurré, cayendo dormido en su hombro, apenas siendo consciente de lo último. Era algo sobre la fortaleza y yo, el amor y algo así, ¿no?

Casa… Ese extraño lugar que no había podido concederle a nadie otra vez. Pero ahí estaba: Law era mi familia… mi hogar. Dudaba que pudiera alcanzar a comprender la grandeza de lo que ese término era para mí. No que lo tachara de idiota… pero precisamente casa, en mi vocabulario, es ese lugar donde siempre estaré seguro, donde, a pesar de las ausencias, siempre podré volver.


Última edición por Minos el Mar Abr 26, 2011 4:44 am, editado 1 vez
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Mar Abr 26, 2011 2:12 am

Mis pensamientos empezaron a vagar mientras el silencio rondaba en nosotros , realmente mi vida era como una hermosa melodía ..estaba llena de sonidos y toques suaves hasta que después de unos momentos algo sucede que cambia por completo las notas , todo se remplaza a algo duro , fuerte , todo cambia a lo que unos llamamos miedo pero yo prefiero decirle el acto de ocultarse en lo oscuro “palabras idiotas” ; Este pensamientos no va de acuerdo a las situación a la que estaba viviendo pero …de un momento a otro me sentía tan vacio , me sentía fuera de mi cuerpo y de mi ser …acaso me estaba volviendo sensible a todo , acaso mi alma deseaba volver a la vida “patético” porque deseaba semejante estupidez , realmente aun que quiera ya no podía volver a la realidad inminente por la simpleza de que yo ya he vendido …lo que tenia de vida , de lo que tenia de alma y corazón.
Escuche un suspiro departe del por lo que mis ojos rodaron a su presencia, dulce presencia que hasta ahora no deseaba apartar , mírenme ahora sintiéndome reconfortado por esas palabras que dijo , solo que yo ..solo le pude responder con una débil sonrisa y un beso en la frente , yo era del tipo de persona que podía decir cualquier cosa , ver cualquier cosa , sentir cualquier cosa más …era difícil expresarla. Lo siguiente que dijo me causo una risa …la reprimí al poco tiempo no quería que se sintiera algo incomodo por mi comportamiento algo inadecuado , el sarcasmo que emitía realmente era “pedante …cierto ..Es pedante law solo que tú no te das cuenta …” tal vez si lo sea pero ..Me gustaba.

¿Qué sucedió? , que le hace pensar que sus comentarios me incomodan –Minos ..No me incomoda nada de lo que dices al contrario son halagos que deberías dejar de hacer o se me subirá a la cabeza –Dije en tono sarcástico ¡ja , ja,ja! Que le pasaba era bastante obvio que me hacia bien el que me diga los te quieros en diferentes escenas, momentos, minutos , segundos …no importaba las veces al contrario me hacía sentir mucho mejor -Te agradezco que me digas los te quiero , enserio igual te quiero … y sobre que mi risa es hermosa …desearía escuchar la tuya nuevamente por que igual pienso lo mismo-Lo abrase aun mas a mi cuerpo pero en ese momento sentí nuevamente la sangre de su mano , la alce y la puse en cerca de mis labios …lamí su sangre levemente , era deliciosa …malditos deseos de poseer todo su ser “es nuestro , siempre ha sido nuestro ..solo nuestro , el nos pertenece ahora” ¡vaya! Ahora ustedes están de acuerdo conmigo ., sonreí de manera irónica por la pelea en mi cabeza.

Bienvenido a casa…que lllmcálido, le abrase aun más fuerte y dije –Calla Minos y descansa …descansa de forma dulce-Le abrase de manera fuerte mientras yo sostenía todo su peso , tenía una suave piel , suave. Solté un suspiro cuando me di cuenta de que dormitaba, en ese momento con una mano mía desliza mis dedos en su rostro notando que realmente se veía hermoso en esa posición un tanto vulnerable -Y pensar que dentro tuyo hay un gran caos…déjame sanarte y quizás así logres salir de aquí –Susurre en su oído mientras le daba un beso en sus mejillas
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Mar Abr 26, 2011 4:43 am

Dormido es como mayormente me prefiero… no pienso. Jajajaja y por tanto, es menos factible que atente contra alguien, incluyéndome en esa lista. Me repatingué un poco –no sé qué manía tengo con dormir a pierna suelta –, aferrándome a Law inconscientemente. Una parte de mí lo compadecía… de mí mismo, quiero decir. Y lo hacía, porque ya he expuesto lo mal que suelo querer. Pero por si no quedó claro: Tiendo a obsesionarme con las personas… creo que esa es la palabra correcta. Y así como tiendo a obsesionarme, tiendo a … no sé definirlo…¿obsesionarme? Tengo tan dañados los esquemas afectivos que en efecto, me pesco de la primera persona que tiene a mal demostrarme un mísero gesto de cariño… en el momento equivocado. Si Law no hubiera tenido el…¿don? de haber apaciguado mi ira, probablemente a estas alturas yo estaría danzando alegremente en mi torbellino de dolor con alguna cortada gratuita. Así funciono… primero arremeto y luego pienso.

Casi nunca recuerdo lo que sueño. Me queda la terrible sensación de haber soñado algo, con un sentimiento metido en la garganta de… lo que sea que me haya producido. A veces, la mayoría, son sueños incoherentes… sueños que a su vez, me parecen reales que no soy consciente de que estoy soñando hasta que despierto… o eso es lo que sucede a últimas fechas.

Me sentía tan bien en ese sueño…donde la época era rara. Nunca sé en qué tiempo vivo en mis sueños. Supongo que eso le pasa a todas las personas, pero con suponer no basta mucho, ¿no? Recordaba un sueño reciente: Yo era un caballo. De sangre pura que habían llevado a pastar a un prado. El verde pasto, junto con las semillas rosáceas de éste eran agradables; era un parto alto, verde y hermos… Después me encontré con otro caballo.. aunque creía que era yegua, no recordaba… y entramos a una especie de molino porque de repente éramos perseguidos. Entonces corría, y de pronto fui un ser humano otra vez.. Y alguien me disparó, pero yo evadí el disparo. Buscaba a la yegua… café, era café, con manchas blancas, creo. Y entonces estaba en otro lugar de la especie de almacén que ahora era el molino… Y había más personas. Eran mis compañeros, pero no sabía a quién íbamos a rescatar. Yo llevaba la estrategia, eso lo sabía… y entonces decidieron que yo debía robar unas armas… me comporté torpemente para no delatar mis intenciones, mientras los cuidadores –guerreros, si no fallo –me miraban entre risas. Luego fingí que se me caían las armas… y ellos se acercaron pero yo escondí unas armas del lado que lo vieran… y luego se fueron.

Mis compañeros me siguieron. Mi objetivo estaba claro; era el regente de allí. Lo asesiné a sangre limpia, atravesándolo con un sable –creo que era eso lo que tenía en la mano –Luego apareció una chica. Ya no era más yo, era un Rey. Iba a matar a su esposa también, pero mi Reina me dijo que no… y se arrodilló ante mí. Era la primera vez que podía herir a alguien en sueños. O bueno, siempre que intento golpear a alguien en mis sueños, nunca puedo. Pero esta vez era diferente: lo había atravesado con un sable…¿era diferente, no?

Después de quitarme a mi Reina –no sé porqué, pero había sido vergonzoso su actuar –me dirigí a una Iglesia. Celebraban una misa… y ya no era Rey, era otra vez yo. Entré a ese lugar, con el sable ensangrentado. Lo acerqué a una vela para purificarlo, creo… mientras una amiga distraía a los presentes y yo purificaba la punta del arma. Ya no recuerdo más.

Pero era la primera vez que lograba herir a alguien en sueños… y yo era un Rey.

Me moví inquieto, llevando mi diestra a mi frente, posándola allí y entreabriendo ligeramente los labios. –Uhmg… –susurré, moviéndome más, buscando el calor de Law. Cerré mis brazos en su espalda, acomodándome otra vez.

Vaya. Eso se sentía bien.
Se sentía verdaderamente como casa…
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Law Maerom el Miér Abr 27, 2011 3:11 am

Spoiler:
[Off es la continuacion del tema ..me tome la molestia de abrirlo]
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Minos el Miér Abr 27, 2011 8:34 pm

TEMA CERRADO
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -Psychosis-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.