Un alma cortada por el pecado

Ir abajo

Un alma cortada por el pecado

Mensaje por Madotsuki el Mar Jun 14, 2011 8:11 pm

existen millares de religiones, cada una con una creencia, una forma de vivir, una persona a la que creer. Una de estas habla de las almas, cúmulos de energía formados por la esencia de cada ser, se dice que cuando una persona muere su alma es sacudida por emociones y recuerdos, y las ataduras que la atan a su cuerpo se rompen.

Dichas almas van a un lugar, un lugar que nunca nadie a logrado recordar, un lugar en donde se purifican durante 100 años para luego volver puras y blancas como la nieve a un nuevo cuerpo. Pero eso cambio, un ser, un engendro, un monstruo creado de la desesperación y la ambición acumulo todo su odio en su interior, acumulo tanto tanto odio hacia su propia especie que sin darse cuenta creo la ''locura'' una sustancia creada en el interior de ese ser que consumía otras almas por dentro, una sustancia que aun pasando 100 años esta nunca seria purificada.

el joven empuño un arma y comenzó su matanza, mato a innumerables humanos, personas que no conocía, personas que ni siquiera sabían de su existencia, ¿sus pecados? su propia existencia, cada corte, cada cuerpo que era rozado por la hoja recubierta anteriormente por la saliva, sangre y demás sustancias que expulsaba aquel horrible ser eran envenenados, maldecidos, sus almas eran corrompidas por el veneno como si de una horrible y vil plaga se tratase.

Las personas que solamente rozaban a ese ser o a su arma eran al instante fulminados por una muerte instantánea, sus almas se desataban de sus cuerpos y huían a ese lugar antes mencionado, pero no todas llegaban, las almas en aquellos tiempos eran débiles, no tardaban en consumirse por la locura, solo unas pocas lograron sobrevivir y se mantenieron 100 años a la deriva esperando la hora de su regreso, dichas almas corrompidas fueron en total 3.

Solo había una forma de saberlas distinguir, la madre se suicidaba a los 8 meses, insomnio, visiones, perdida de sentimientos y una mas, atracción hacia la sangre. Pero nadie lo vio venir, nadie fue culpado, nadie sabia de la existencia de dichos seres ni de la pesadilla que traerían consigo, uno de estos seres fue Madotsuki.

Después de la muerte de su madre fue llevada a un orfanato en la que la cuidaron desde pequeña, ya desde niña mostraba claros síntomas de esquizofrenia grave pero era una niña, quien pensaría que una joven podría tener tal claros problemas psicologías a tan temprana edad, pero todo fue a mas.

La joven ya tenia 12 años, hay fue cuando comenzaron sus viles pesadillas, pesadillas que no paraban, día tras día, su amiga de confianza Poniko, la única joven de su edad que no la llamaba rara ni se alejaba de ella le dijo que escribiese todo lo que vivía en sus sueños en un cuaderno que le regalo, el cuaderno de los sueños.

La semana que viene se lo llevo para que lo leyera, al día siguiente solo puedo abrazarla y llorar mientras temblaba de miedo, no podía explicarse como podía soñar cosas de ese tipo y seguir tan tranquila el día siguiente. entonces fue cuando Madotsuki le respondió. -Puedo seguir cuerda porque tu estas conmigo- No tardaron en hablar y dejar claro que el cuaderno y los sueños se quedarían en donde estaban, entre ellas dos.

Pero después de dos meses comenzaron a hablar con ella hombres trajeados, venían a menudo a hablar con ella, a uno de ellos no tardo en escaparse le que eran psicologías, estaba claro que Poniko había hablado, su vida seria mirada por todo el mundo para luego intentar ser manipulada fue entonces cuando los sueños dejaron de ser sueños, la sombra de Poniko se convirtió en un ser llamado Uboa. -Matarme, mátala, lo deseas, todo lo que deseas es matarlos a todos porque eso es lo que amas, ver la sangre correr, te excita esa idea, amas esa idea, darías tu ultimo aliento para ver como gotean las gotas de sangre- Fue cuando la joven callo, la locura trago el alma de la niña y con ella todo.

Fue a la cocina de noche, la cocina del gran orfanato y de el cogió el arma, la hoja que gritaba una y otra vez ''te amo'' con ella fue a la habitación de Poniko.

Esa escena fue tan fuerte, tan dolorosa, que simplemente seria un pecado escribirla, los gritos de dolor golpeaban paredes y todo el orfanato en general se hacia eco de los sonidos de esa habitación, no tardaron en llegar cuidadores allí pero no tardaron en ser parte del decorado sangriento de la habitación, niño tras niño fueron cada uno asesinado. Pero Madotsuki sabia que quedaba uno, fue habitación por habitación hasta llegar a una, fue entonces cuando descubrió una niña, de su misma edad, intentando ocultarse del Akuma que había teñido de color carmesí esa noche, no tardo en acercarse a ella y una vez visto su sonrisa.

Una vez vista esa mirada de confianza, la mutilo, mientras cantaba una macabra canción. -Los dos dedos grandes vienen primero, luego el pequeño se fue, el gordo se sentía solo y fue a comer y finalmente al ultimo me lo trague- Todo había acabado, los únicos sonidos del orfanato eran los incesantes goteos y pequeños sonidos de agonía.

La joven estaba en la azotea, con su ultimo plan a punto de ser ejecutado, rodeada de todas sus pesadillas, -salta, salta Madotsuki, pronto estaremos juntos todos- entre ellos Poniko animaba a su compañera, sin duda alguna salto precipitándose al vació.

Tres pisos de alturas fueron la caída hasta llegar al duro y frió suelo, pero la pesadilla humana no acabo, pronto llego la policía seguida de equipos de medicina, no tardaron en llevarla al hospital pensando que era una joven que había intentado huir del asesino.

Tres dias pasaron hasta que dicha joven recupero conciencia y sintió felicidad, sus compañeros estaban a su alrededor. -Mátalos a todos Madotsuki, mas sangre- fue en ese momento cuando se levanto y busco, busco y busco hasta encontrar algo que hubiese sido preferiblemente que no encontrara, un bisturí comenzó a cambiar su estado metalizado por el color carmesí de la sangre, 19, 24 quizás 43 personas fueron las mutiladas esa noche hasta que dicha niña fue apresada.

Como un animal fue llevada, llevada al manicomio en donde ahora están a punto de hacer realidad uno de sus mayores pecados, dejarla vivir. ¿Y en cuanto a todas las vidas robadas por la joven? en efecto, fueron infectadas de locura para que dentro de 100 años renazcan, renazcan y difundan el mensaje, el valioso mensaje del amor hacia la sangre y a la muerte, el placer y amor de la mutilación .
avatar
Madotsuki
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Manicomio

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.