No te preocupes no estoy loco... nunca he estado mejor

Ir abajo

No te preocupes no estoy loco... nunca he estado mejor

Mensaje por Francis Bonnefoy el Miér Mayo 04, 2011 4:13 am

Estaba nevando... nevaba, y la noche era algo hermoso, digno de ser contemplado, con sus estrellas, el ruido que causaban las respiraciones de las personas que caminaban, una noche dedicada al amour... Francis deseo tener una botella de algún buen vino, un amante al lado de quien recostarse, unas velas, algún lugar donde beber y levantar la mirada al cielo... pero aquello no era posible, no tal como estaba, ¡si era un desastre!, todo su cabello estaba lleno de sangre hasta las raíces, sus manos goteaban sangre sobre aquel manto blanco,, y una sonrisa torcida hacia aparición en su rostro. No pasaba nada de nada, el estaba mejor que nunca ¿verdad que si?, mejor mucho mejor que nunca, nada en su vida había ido tan bien jamas. Ya no tenia que preocuparse por la comida, por el morir de hambre por esas personas que le hacían daño a su hermanita, que le hacían daño a el... Ya no mas trabajar, no mas deudas... todo era genial...

La nieve se veía hermosa, como si fuera una capa de algodón, o incluso de helado, ¡de helado! había personas que creían que la nieve debía parecer o al menos saber a helado, la mayoría críos, pero la verdad era que estaba formada por cristales de hielo, agua solidificada, y ahora que tenia los pies desnudos le hacia decenas de pequeños cortes en las plantas, cortes dolorosos que sangraban... sangre en sus pies, en sus manos, su cabello y sus ropas, oh la la la sangre francesa llena la nieve. Las personas le tenían miedo, se apartaban de el evitaban rozarle siquiera y murmuraban de forma desagradable, las madres sujetaban a sus niños y Francis deseo gritarles, decirles que estaba perfecto... pero eso había sido hace ya varias horas si es que su memoria no se estaba distorsionando. Estaba en una habitación blanca, con una luz que llenaba el lugar, producto de una bombilla de neón que emitía un zumbido desagradable, pero fue interrumpido por una voz justo antes de ir a quejarse por el ruido

-Eres precisamente lo que buscábamos …O lo que tu buscabas. Bienvenido demente, no saldrás de este lugar, pero eso no quiere decir de que te lo vayas a pasar mal.
Una voz interrumpió el inconexo hilo de sus pensamientos, haciéndole buscar por todas partes a quien hablaba, una persona con un traje blanco, arrastrando detrás de si un carrito oxidado. ¿que estaba diciendo? Francis no era ningún loco, ningún demente al menos eso creía el, pero en las palabras de aquella persona creyó distinguir que harían que la pasara bien... de alguna manera.

-No te preocupes, en la bandeja no hay nada nuevo que tus ojos verán.
Miro la bandeja llena de inyecciones, calmantes, drogas, y cosas que le pusieron nervioso, aunque ¿que podía esperar en un psiquiátrico incluso si era uno tan peculiar como este? No le gustaban las inyecciones, pero las frogas le eran familiares, al igual que las correas... mejor alejar esos recuerdos.


-Bien, comenzaremos con la primera pregunta:
-¿Cómo te llamas? ¿Qué edad tienes?
Aquello parecía ser muy básico, aunque no logro quitarle la incomoda sensación de que se hallaba en in interrogatorio... ¿porque tantas preguntas de cualquier manera?-Francis... Francis Bonnefoy cherie y tengo 23 años-Incluso en una situación como esa no podía evitar sacar a relucir aquel encanto, esa coquetería que incluso en situaciones de presión siempre estaba presente en el, era casi instintivo.

-Describete en siete palabras.
¿que se describiera? era una pregunta de lo mas rara, pero tenia los nervios a flor de piel, y no podía parar de mirar la sangre en sus manos, que seguro estaba manchando el impecable suelo blanco. La sangre no estaba allí pero la veía de todas formas-amante, frances, sexo, sangre, psicosis, amable, travieso...-trato de hacerlo en casi perfecta tranquilidad, pero sencillamente no pudo, se vio interrumpido por un sonido salido de sus entrañas... ¿una risa? nisiquiera sabia porque se reía, simplemente la situación le causaba gracia.

-¿Por qué llegaste aquí?
¿que porque había llegado ahí? apenas recordaba como había llegado al lugar, era casi como si entre las calles cubiertas de nieve y el hospital psiquiátrico no hubiera habido nada mas que un sueño o algo así... pero para no ser grosero, empezó a contar lo primero que vino a su mente-Vivía con mi hermana pequeña... no teníamos padres... tenia deudas y comenzaron a usarme, estaba prisionero-hizo una pausa al darse cuenta de que no recordaba muy bien como había ido a parar en esa situacion-Me hacian complacer a mujeres y a muchos hombres... tenia hambre y me drogaban... siempre me ha gustado el sexo de cualquier forma es una delicia-sonrio de forma apenas perceptible al decir aquello-como me gustaba no era tan malo... pero uno de esos sujetos mato a mi hermana... era solo una niña... le mate y a todos esos sujetos, a muchas personas y las mate a todas-se estremeció tratando de lavarse la sangre de las manos una sangre que ya no estaba ahi-pero estoy bien ahora... estoy perfecto ¿entiendes cherie? no estoy loco para nada.

-¿Quieres escapar o irte?
Se lo pensó con cuidado, tenia una idea de lo que le ocurriria en un lugar asi-no lo creo... incluso si quisiera no podria, cherie y por lo que se deja ver ya hallare como pasarla bien-cruzo sus piernas y se acomodo los cabellos detrás de la oreja en un gesto que pretendía ser casual, mientras comenzaba gradualmente a calmarse.

-¿Tus gustos y disgustos?

Se lo penso unos segundos antes de contestar, igual que duranto todo el interrogatorio-Me gusta... la comida francesa, peinarme, los baños largos, poder arreglarme, consentirme, el sexo mas que nada, el buen vino, la buena musica... ¿que no me gusta? el calor, no pdoer conseguir gratificación sexual, que traten de abusar de mi, la gente grosera, los ingleses-se rió por su propio chiste mientras llevaba una mano a su barbilla, por ahora pasaba por uno de sus ratos de aparente normalidad.

-Descríbete físicamente.
-soy alto, rubio con cabello liso que llega algo mas abajo de mi cara, un cuerpo hermoso, sensual de piel blanca lindas piernas, trasero, ojos azules...soy una preciosidad ¿que no me estas viendo?-si, francis se tenia en muy alta estima, y valoraba su cuerpo tan absolutamente deseable, para hombres y mujeres por igual.

-¿Crees en el mundo del más allá?
-Debo creer... creo en el cielo, y en el infierno también... y se que mi hermanita esta en el cielo-se entristeció al hablar de la niña, pero no tenia aspecto de entrar en un episodio psicótico, se veía bastante normalito de hecho.

-Y por ultimo… ¿Estas preparado?
Trato de decir un "oui" cuando sintió la inyección... su cuerpo cayo de la silla con sus cabellos en una cascada en el frió suelo...y se sumió en las tinieblas de la inconsciencia.

Los juegos olimpicos son cada cuatro años
avatar
Francis Bonnefoy

Localización : siendo usado y quizas adueñado... c'est la vie

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.