Las quimeras de la vida [Privado]

Ir abajo

Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Law Maerom el Miér Abr 27, 2011 3:09 am

Al final del tiempo tuve que cargar a Minos y llevarlo a mi habitación por la razón de que no sabía cuál era la suya , todavía no tenia compañero de cuarto así que mayormente tenía mis propias cosas ahí , unos cuantos libros , papeles , dibujos hechos de sangre había que admitirlo adoraba pintar , escribir con mi propia sangre eso le daba un toque ..Digámosle original.

Saben cómo lo llevaba, incluso para algunos se supone que es vergonzoso pero en este momento lo sentía de lo más natural del mundo, estaba entre mis brazos como si fuera una princesa durmiente solo que esta era de un tipo más…dramático y terrorífico “bello” si , era completamente bello , por primera vez en mi vida estábamos de acuerdo en algo. En el fondo de mi corazón destrozado y corrosivo el había llegado, quien sabe la razón o el por qué pero en este momento el chico de ojos preciosos había tocado el fondo de mi alma sin ninguna necesidad…tan solo la de quererme como su familia.
Lo coloque en mi cama de manera delicada y suave, al momento de dejarlo pase mis dedos por su frente moviendo levemente esos cabellos hermosos, de ahí lo mire un par de segundos y después me acosté en la otra cama que había ahí , no sé cuánto tiempo tarde pero en pocos minutos me dormí , padecía del tipo de sueño que una vez cayendo no son capaces de levantarse al menos que de repente tenga una pesadilla realmente grande aun que ..Para mi esas pesadillas ya se me hacían sueños normales , completamente normales para mi . Podía sentir el fresco de la noche entrar en el cuarto , esta vez por primera vez en mi vida me levante y arrope a el chico que dormía a lado mío , de ahí me volví a dirigir a la cama ..para después cerrar los ojos nuevamente mas tranquilo
Me desperté básicamente , o hasta donde tengo idea a las nueve de la mañana ..cogí un poco de ropa y me fui a las duchas , si , me coló en los cuartos del personal y les robo el baño unos minutos después de todo que importaba si era así ..al salir de este ya salía con ropa limpia , llevaba unos pantalones de color negro junto con una playera negra y una sudadera de color verde con detalles negros , mis cabellos alborotados caían por mi rostro , si, era normal que usara este tipo de ropas pues en este lugar jamás me han obligado a ponerme lo que ellos quieran ..aun que me hayan mandado unas ..perdí la cuenta , pero me han mandado a los electrochoques.

Al llegar nuevamente a mi habitación me puse a arreglarme el cabello con los dedos mientras miraba a la persona enfrente mío , ya había tardado durmiendo ..





avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Minos el Miér Abr 27, 2011 4:02 pm

Me moví sobre mi lugar, algo incómodo, mientras pasaba las manos por mi rostro. Tengo esa maldita manía.. de estirarme aún sin haberme despertado del todo. Me estiré lo más que puede, alzando primero la extremidad derecha y luego la izquierda, estirando después mi pierna derecha y posteriormente la izquierda. Arqueé la espalda –Uhmgg.. –siento cómo mis huesos parecen amoldarse a ese movimiento siempre que lo hago, asemejándome más a un felino que a otra cosa en ese momento. Me mareé con brusquedad, teniendo que cerrar los ojos para evitar futuros…¿fallos? Mis mareos se han vuelto constantes.. casi tanto como mi inapetencia –ah, primera cosa en la que mi hermosa cabeza tiene a bien hacerme caso –.

Lo segundo que hice cuando estaba estirado fue bajar mi siniestra a la altura de mi diafragma, donde podía sentir cómo se delineaban perfectamente los huesos de mis costillas. Sonreí de lado con solemnidad. Ah, una razón férrea para mantener la boca cerrada ese día también. Mantuve la sonrisa, deslizando mi mano hasta los huesos de mi cadera, que bien podían sentirse por encima de la ropa. Repasé con extrema devoción de mi cadera hasta el diafragma, pasando por el abdomen, sin dejar de sonreír estúpidamente. Lo siento, papá… Perdón.

Abrí mis ojos lentamente, agradeciendo de nuevo a mi…¿mata de cabello recogido? Sacudí la cabeza con fuerza, para volver a cubrirme el rostro. En verdad, detesto tenerlo al descubierto, me siento desnudo, atacado, solo y a la deriva –¿Dónde habré escuchado eso antes? –. Me quedé en la cama un rato, abriendo los ojos con pereza y estirándome un par de veces, sin dejar de repasar enfermizamente cada línea de mis huesos. Pasé la diestra por mis hebras, algo enredadas y al terminar de repasarlas me percaté que entre mis dedos había quedado una buena “dotación” de hebras mías. Bueno, qué puedo decir.. eso es normal , cada día de mi vida.

Giré el rostro y me quedé idiotizado mirando algunos dibujos hechos de…¿eso era sangre, no? Acentué otro poco la sonrisa. Al parecer no era el único que veía en ese maldito tejido líquido algo más que simple vitalidad. Yo solía plasmarla en hojas cuando me cortaba… por el simple afán de tenerla allí… que se quedara impresa para siempre. Sí, tengo el trauma con eso de “los para siempre”, pero es algo que me cuesta no pensar. No puedo concebir mi existencia solo eternamente. Me aterra, me pandea, me asfixia…Hablando de asfixiar… giré otra vez el rostro, cayendo en la cuenta que estaba en una habitación ¿Qué no me había dormido en el suelo? Poco a poco los recuerdos empezaron a tocar la puerta de mi reminiscencia, recordando que tenía la mano rota… sangrante y un hermano. Vaya. Era la primera vez desde su partida que despertaba con los ánimos un poco menos suicidas que de costumbre… y , además, con alguien especial que llamar en esa soledad de la mañana. Miré con detenimiento el lugar; era un cuarto acogedor y bastante arreglado. Yo suelo –o solía, al caso –ordenar mi habitación una vez al año y eso ya era mucho. Me entiendo en mi caos, en mi indescifrabilidad, en mi desorden.

Miré que había libros también. Me gusta leer..siempre y cuando sea una buena lectura. La literatura comercial me parece basura. Incluso la clásica. En mi vida he leído un clásico… les tengo.. una inquina aberrante que no sé explicar, simplemente leerlos me resulta… horrible de pensar. Quiero decir.. debe de ser porque la mayoría de las personas que he conocido se jactan de haber hecho esto y lo otro… y a mí me purga en lo más hondo del hígado todo eso. Debe ser por eso… que tengo también un odio hacia las multitudes.

Intenté buscar qué hora era, pero no vi reloj alguno, así que decidí volver a girarme en la cama y dormir otro rato. Duermo mucho… quizá una: porque no tengo gran cosa que hacer (y a lo largo del tiempo he descubierto que si no tengo nada que hacer, la ansiedad me hace comer cantidades industriales de alimento) y dos: porque así evito el desayuno y retraso el hambre. Odio tener hambre.. detesto que mi propio cuerpo me traicione no pidiéndome –ya al menos fuera amable –sino EXIGIÉNDOME alimento. Es algo que no tolero… que mi propio estúpido cuerpo me reclame por algo que yo no necesito ni quiero necesitar nunca jamás en mi vida. Pero no pude conciliar el sueño. A últimas fechas tengo.. dificultad para eso también. Me .. desequilibra.. que no pueda dormir cuando quiero…y que cuando deba no quiera. Es…contradictorio.

Me sonrojé cuando sentí la mirada de Law en mí, pero agradecí –esta vez –a mi cabello, que tapaba mis ojos. Ladeé un poco la cabeza, apoyándome en mi codo derecho, alzándome un poco. Law lucía recién bañado… lo cual me hizo preguntarme a qué hora inhumana se levantaba ese chico. Abrí un poco los ojos, viéndole jugar con su cabello. Yo emití un suave sonido de queja, empezando a sentarme en la cama, cuidando de no manchar las sábanas de Law. –Hola… –saludé con algo de timidez, sentándome por completo en la cama, soltando un suspiro resignado. Ese chico era increíble. Había logrado atravesar mis barreras…

Ah, quién me entiende, ¿no? El chico que ayer intentó medio matarlo, hablándole con timidez. Vaya detalles…
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Law Maerom el Jue Abr 28, 2011 1:51 am

Note como se revolvía en la cama, vaya así que el bello durmiente había decidido despertar <> , y nuevamente los comentarios afloraban acaso no podían callarse , acaso no podían tan siquiera cerrar la boca <>en ese momento iba a soltar una risa , una risa malévola pero …tenía que contenerme estaba enfrente de Minos y no quería a cierta manera hacerle pensar que me reía de él , aun que …uno nunca sabe.
De ahí en adelante note que por fin había abierto los ojos , se levantaba de forma torpe así que tan solo mis ojos se posaban en él como si fuera una presa , sus palabras hicieron que entrara en razón por lo que me levante un poco hacia él y dije -Tienes que comer algo .. –Dije levemente mientras me dirigía a un cajón que estaba cerca de la cama abrí este y de ahí saque una barra de chocolate que empecé a comer “por más que coma jamás engordare …cuestiones de genética” , comía esa barra de chocolate de forma rápida ..me encantaban los dulces era como <> Digamos que era asi , dulcemente mortal.

Solté una risa y no me pregunten por qué…solo la solté , mire a Minos en ese momento y de repente una curiosidad me embargo de repente , sin más le dije –Dime Minos …eres virgen-en ese momento me senté a su lado en la cama , le miraba fijo por extraño que sea pero …sentía un fuerte enojo al pensar que alguien podía tocarle , posesividad, pensar que alguien lo tendría en sus brazos y lo haría suyo en muchas formas <> una mano mía se poso en sus hombros de ahí se deslizaron en sus cabellos , los note algo desarreglados así que tome un peine , si, del meson que estaba a un lado , comenzó a peinarlo y le rehíce aquella coleta dejando sus mechones caer por sus ojos … no le gustaba que le mirasen asi que lo respetaría –Minos por favor respóndeme eso-Le dije en un tono amable y dulce.
Solté un suspiro ..aun no sabía si me respondería o no , a si que me aleje de el un poco y empecé a merodear por la habitación <> si , era la misma pero aun así esto serbia para tranquilizarme un poco cosa que ni tu puedes hacer ,mis ojos se concentraron nuevamente en esa figura que por alguna razón había logrado entrar en el recóndito corazón que poseía. De ahí mis ojos se viraron en una de las pinturas algo retorcidas tenia la imagen de un ángel caído , me concentre un momento en esa imagen mientras seguía en la espera de la respuesta de mi Minos.

Al darme cuenta me encerré en mi mundo , en un mundo donde solo yo pertenecía , <> ¡Yo no fui el culpable de que mi madre se revolcara con alguien mas ..Cállense , cállense ..! <> ¡Maldita seas ..si la única manera de deshacerme de estos pensamientos es de esta forma …asi será! , con fuerza aporre mi cabeza a la pared , me olvide de todos , de que estaba ahí Minos ..solo quería olvidar esas palabras que rondaban ahora mi cabeza –Lo siento Minos ..esto ocurre a veces y la única forma de dormir este sentimiento es por medio de esto-Sonrei débilmente , por mi frente unas pequeñas gotas de sangre asomaron pero no le tome mucha importancia.
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Minos el Jue Abr 28, 2011 5:01 am

Recién despierto…es la peor forma en la que alguien puede hacerme enojar, honestamente. Si me joden la mañana, me jodieron todo el día… a menos que la persona responsable desaparezca de mi vista, entonces mi hermoso ánimo se despersonaliza… y puedo considerar hacer algo que no está contemplado en mis planes. Comer por ejemplo.

Miré al chico que a su vez, me miraba, sintiéndome en esas ocasiones cuando uno pone un espejo frente al otro y es un eterno reflejo de maravillas absurdas. Observé con ojo crítico que Law se aguantaba la risa. Nada personal, pero yo también me la aguanté. Sé cómo luzco cuando recién me levanto…parezco. ¿Cómo se llaman esos perros? ¿Viejo pastor inglés? Bueno, parezco eso.. el cabello en la cara… y aunado el esponjado natural que tengo… es normal que mi apariencia dé risa. Sonreí de lado, pasando otra mano encima de mis hebras, revisando de nuevo la habitación… sólo para confirmar que ése no era otro de mis delirios despersonalizados o uno de mis sueños extraños.

Respingué levemente cuando sentí que la mirada del peliverde –extraño color para el cabello, pero cada quién sus gustos –se fijó en mí como si fuera… ¿comestible? No pude descifrar su mirada.. nunca la había visto. Era como … –intenté hacer memoria, pero nada. No había registros… –como algo raro, simplemente, no podía describirlo. Justo cuando iba a darle los buenos días de la mejor manera que puedo conocer de mí –una sonrisa sincera y quizá un abrazo pre-meditado –me sacó mi Tema favorito –nótese el sarcasmo, gracias –. –UHmg… –solté a modo de respingo, mirándolo con curiosidad cuando se dirigió a uno de sus cajones y sacó ¿una barra de chocolate? Sentí que la boca se me secaba. Amo el puto chocolate.

Inspiré hondo, haciendo un monumental esfuerzo por no pedirle. Tengo ese tema trastornado con mi psique… no …me resisto mucho tiempo a la tentación…algunas veces. Mi ego entra en competitividad con los demás. Podía decirle en ese momento que podía comer más chocolate del que él jamás podría… pero mejor cerré la boca. Mejor cerrarla que abrirla –No tengo hambre –mentí con todo el descaro posible, mirándolo con indiferencia comer esa barra de chocolate. Como ya dije antes, el único problema que tengo, es conmigo. No encuentro nada “malo” en el cuerpo de los otros –el de Law me parecía tan perfecto –, pero en el mío sí. No soporto ver mi imagen en el espejo sin tener que ponerme de lado y buscarme las costillas… sin llorar al no encontrarlas, sin romper el cristal en el que me reflejo cuando lo que veo me desequilibra…

Fruncí el ceño, desviando la vista con soltura, dejándola vagar por todos lados… pero la cerré en cuanto él rió y después me miró. La verdad encontraba tierno cada gesto de él, pero no dije más. Moví mis piernas con suavidad, como si fuera un niño de tres años esperando por un dulce –irónica comparación –. No recordaba cuándo había sido el día en que me miré al espejo y odié lo que me reflejaba…pero desde ese fatídico día le había declarado con todas las células de mi cuerpo, la guerra a la comida. Dicen por ahí que el mal no es lo que entra por la boca del hombre, sino lo que sale por ella. Bien. Yo me había pasado a joder la garganta y el estómago a base de vómitos provocados… pero ahí estaba mi solución: Si el mal era lo que entraba en mí, la solución era simple: Dejar de comer. Así, mi estómago y tracto digestivo estarían a salvo, y yo no me vería en la necesidad de “dañarme” tanto. Ésa era mi dulce solución …una solución que bien podría parecer…¿estúpida? No me importaba al caso, porque la decisión –sí, otra vez la burra al trigo –era mía y la que había tomado… y con la cuál aprendería a vivir a base de sus consecuencias. De cierta manera, el que me hubiera jodido así el cuerpo, me daba cierta paz.

Gracias a la acidez natural del estómago, el mío ya no soportaba cosas irritantes..ni grasas.. ni técnicamente nada. Si comía, me hacía daño y me medio moría –mi cuerpo tendía a inmunodeprimirse a veces… y otras, a castigarse él mismo –, pero si no comía, me medio moría a base de mareos y que podía tener momentos en que me encontraba en el suelo sin saber qué mierdas hacía allí. Pero era un precio razonable por mi enfermiza belleza… Lo valía. Para mí valía la pena el sacrificio.

Sonreí de lado, de nuevo. Una vez… un amigo me había dicho que mi padre me había quitado las ganas de hacer sacrificios.. y si no le destrocé la cara aquella vez fue porque le tenía aprecio…. Y quizá respeto. Él lo es todo para mí, pero nadie parece entenderlo… Quiero decir: No tengo cara de Jesucristo, que eso quede claro. Los días en los que estaba dispuesto a soportar todo el dolor de la raza humana en mis hombros habían quedado atrás –sí, qué hedonista, ya sé… -. Ahora sólo quiero soportar el mío –en caso de que pudiera elegirlo –.

Me sobresalté al escuchar su pregunta ¿Qué si yo qué? Mis ojos le observaron sentarse a mi lado… mirándome con fijeza que me coloreó las orejas de carmín… luego sentir su piel tocar la de mis hombros… y luego irse a parar a mis hebras, como si fueran arañas reptando en el camino. No fui consciente de cuando empezó a peinarme, con una calma que me transigía el espíritu y me hacía quedarme manso y quieto, sin ganas de matar a nadie. Me tensé cuando empezó a recogerme el cabello… pero me calmé un poco al sentir que los mechones de mi cara seguían siendo inamovibles. Algo se retorció en mi interior y me aparté con suavidad deshaciéndome la coleta –Tampoco me gusta recogerme el cabello, hermanito –susurré con algo de incomodidad, volviendo a mirarle cuando me pidió, con esa voz suya tan calma y dulce, que le contestara. Eso me aturdió un poco, haciéndome parpadear tras mis rejas de albino cabello –No entiendo de qué va esto… –fruncí algo el ceño, sintiéndome sonrojar de nuevo, agradeciéndole en la mente a mi cabello. No me gusta tampoco que me vean así, me hace sentir…débil y vulnerable- esa es la palabra: vulnerable. No quiero volver a estarlo en toda mi vida, me asfixia, me alebresta, me corroe, me seduce y me corrompe. –Pero si eso sirve de algo.. –me alcé de hombros, revolviendo mi cabello para evitar que se vieran mis orejas, completamente rojas –Sí, lo soy… –alcé la vista, observándolo pasearse en sus dominios como león enjaulado.

Suspiré con suavidad y sonreí; levantándome también. Quería abrazarlo y tenía tantas ganas -¡Por fin! –de empezar el día que sentí que no nos alcanzaría para hacer tantas cosas… Lo miré verme.. y luego desvió sus preciosas orbes –sí, las encuentro hermosas –a una pintura, donde mi mirada viajó también y sonreí, ladino. Esa pintura.. simbolizaba tanto y a la vez.. nada. Cerré los ojos. Un Ángel Caído qué curioso. Solían decirme que yo era el ángel.. pero eso es porque la gente siempre ve lo que quiere ver.. no es capaz de apreciar que lo que yo destello es oscuridad, no luz. Uhm.. ocurrente, ¿no? Me estiré otro poco, percatándome entonces que Law parecía haberse perdido.

Houston, lo perdimos.. –dejé escapar de mis labios, sonriendo, en son de broma. A veces, cuando mi sarcasmo es dulce, puede hacerse pasar por broma. A veces…–Mayday mayday.. Minos llamando a Law…Minos llamando a Law.. ¿me copias? –lo miré divertido, con una linda y mona sonrisa en el rostro. Sonrisa que terminó por irse al carajo en cuanto lo vi tomarse de la cabeza y azotarse contra ésta. Mis pies se movieron solos… llevándome hasta él y alejándolo de la pared. Lo envolví en mis brazos, dándole un abrazo protector, provocando que alzara la vista y lo mirara, a sabiendas que al hacer este gesto, mis ojos quedarían al descubierto –Vaya forma, ¿eh? –susurré algo molesto por verlo lastimarse.

Ya lo dije, soy intolerante a ver que las personas que amo se hieran o lastimen o resulten dañadas. Tengo alergia a eso…Acaricié su frente con suavidad, posando mi diestra en su nuca y atrayendo su cabeza a mis labios, besando su frente –Bueno, trabajaremos en ello –su sangre se impregnó en mis labios, pero no me molestó. Le dediqué una sonrisa dulce, limpiando con las vendas de mi mano –la que no estaba rota –su frente.. y recordé que ayer lo había vendado. –Por cierto, ¿cómo va lo otro? –susurré, mirando de reojo su brazo, sin separarme de él.

Tengo que admitirlo…Law tenía un no-sabía-qué que me hacía querer estar así. En verdad.. era como el lugar que toda mi vida había buscado. EL hogar-aunque esa parte fiera de mí decidió que eso era demasiado temprano para deducir. No sé… no quería pensar ahora. Lo que me importaba era…mi hermano. Mi Law…
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Law Maerom el Jue Abr 28, 2011 4:21 pm

Por extraño que suene me he vuelto a sumergir en mi mundo, siento como si el tiempo se detuviese y enfrente mío salieran los recuerdos de lo que una vez fue mi vida , el viento dejo de soplar y mis orbes se abren impactados por lo que ven , por lo que están viendo en este preciso momento <> .El tiempo se ha detenido nuevamente , que es lo que ven mis ojos ..Si , ven a mis padres juntos , a mi hermana menor , felices pero ..Que hay con ese niño que está sentado en una esquina, sus manos sostienen un pequeño barco que armo solo mientras que dejan notar unas heridas en los dedos…si, aquel niño se esforzó en trabajar lo, se esforzó tanto por hacer a su padre orgulloso <> no es cierto, no soy patético porque en ese momento solo quería que mis padres me notasen un poco , el pequeño se levanta de donde está y le entrega el barco a su padre …que hace este , lo toma y lo tira al bote de basura diciendo que un hijo bastardo como el no es capaz de ni siquiera mirarle a los ojos ¡Por que! ¡Por que se comportaba conmigo de esta forma , por que .. Pero ..El me las pagara, el morirá! <>
¿Saben? Si yo me he alejado del cariño es porque mi alma resiste sin él , pero a veces quiero proteger a alguien , quería proteger a una persona que en vez de hacerlo simplemente acabe con su vida ..Ahora entendía , me aferraba a Minos , dependía de él ..Por razones que ni yo conozco aun pero si seguía de esta forma correría el mismo destino que los demás, que las demás personas que se acercaron y murieron. Alguien me abraza , que cálido ..Muy cálido , unos labios se apoderan de mi herida ..Me siento en shock , pero sus palabras me hacen volver a la realidad , en el mundo donde el cielo no es azul , si no negro.

Lo que dice él, vaya tenía razón mi mano, la alce y se la mostré levemente y dije –Ya está mejor ...Pero el problema en este momento es tu mano, ven –Lo cogí de la mano buena que tenia y lo senté en la cama nuevamente , me dirigí a unos cajones sacando unas cuantas vendas , pomadas , alcohol, infinidad de cosas ya que necesitaba de esto para cuando resultaba herido , me acerque otra vez a él y le quite la venda que tenia , mire su mano con delicadeza , la lave con el alcohol y de ahí coloque mis manos en los puntos donde los huesos estaba quebrados y muchos otros dislocados –Me enseñaron a hacer esto ..Hace mucho tiempo hermanito y otra cosa ..Aun que no te guste estar en una coleta realmente te ves hermoso así –Sonreí un poco , de ahí termine y lo vende nuevamente –Me siento un poco mal ..Malditos recuerdos –Le mire levemente y después mis manos se posaron en sus mejillas –Ahora que recuerdo dijiste que a un eras virgen cierto ..Eso me agrada –Me acerque a un mas a su cuerpo y lo abrase , quería sentirlo más , mas cada vez más , saben ..aun siento mi propia soledad , de repente siento como si los recuerdos buenos jamás existieran , de repente siento como si una terrible rabia hubiera estado guardada dentro mío –Minos …no sé si te he dicho que soy muy posesivo ..en este momento me dan ganas de poseer algo que no tengo y eso es tu cuerpo –Lo dije en un tono algo seductor , era verdad , por eso preguntaba si era virgen ..Tenía la tendencia a enviciarme con algo , aun que sea su cuerpo ..a un que solo sienta cariño por el , aun que sea de mi sangre o pariente mío …no podía aguantarlo, me separe un poco de el –Ignora ese comentario mio-.

Ahora me acordaba ..el hace un momento veía el chocolate como si fuera algo delicioso , supongo que le ha de gustar mucho , busque en mis bolsillos y encontré un caramelo de chocolate solido –Minos ..sé que no tienes hambre pero si comes una pequeñez de esta estoy seguro que no te hará daño-Susurre levemente mientras llevaba el chocolate a sus labios suaves .
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Minos el Vie Abr 29, 2011 1:07 am

Solté un suspiro cuando lo sentí regresar. La verdad es que –sí, aunque no lo reconozca –me llevé un susto de muerte. Ver a Law tan perdido dentro de sus recuerdos.. me hizo sentir un dolor en el pecho muy hondo. Es que ya lo dije, no soporto que las personas que amo sean dañadas… aquí sí es donde entra mi complejo de Jesucristo .. antes prefiero ser yo el que resulte herido que alguien a quien aprecio tanto. Cerré los ojos al escuchar su voz. Ah… sin duda alguna; era perfecta. Ese momento me encantaba. Law tenía el mágico don de calmar todo dentro de mí. Y lo mejor, es que, al contrario de él, no había efectos secundarios.

Qué bien que ya estés… mejor… –observé su mano, aún con el ceño fruncido. No me lo creía del todo. Por dios, las heridas casi tan así de profundas no sanan tan rápido… y lo sabré yo, que tengo cicatrices por todos lados. –UHmg… –emití mi típico sonido de queja cuando tomó una de mis manos y me guió hasta la cama y me sentó en ella. Me sentí como niño regañado.. pero me dediqué a mirarlo, mientras sacaba alcohol, pomadas , vendas y quién supiera qué tanta porquería más. Suspiré de nuevo , haciendo un sobrehumano esfuerzo por no pararme, dirigirme a la puerta y decirle adiós (De todos modos dudaba poder, en caso de querer) –Law…no –intenté retirar mi mano, inútilmente; ya que el agarre era firme. Lo miré un momento, con ojos de cachorro apaleado. Tengo otro tema con el alcohol. Le tengo un miedo irracional a esa cosa, no sé porqué. Además que no me gusta que me curen las heridas. Las prefiero en su inmaculada belleza… dentro de mi propia perspectiva, eso le da mayor valor. Que se curen por ellas mismas, sin ayuda. No sé, tengo problemas con eso.

Lo observé desvendarme, pasar la vendrá ensangrentada hasta que mi mano blanca, llena de miles de pequeñas cicatrices –sí, hechas por mí –salieron a relucir. La venda de mi antebrazo se desenroscó un poco, haciéndome sentir levemente incómodo. No quería tener que explicar las otras heridas, frescas, además. Cerré los ojos cuando las manos de Law se posicionaron en los puntos donde el dolor había hecho mella –Auch.. –susurré bajito, sintiendo el calor de su piel tocar la mía. Se sentía bien… –Uhmg.. –volví a quejarme, mirándole con un puchero –No .. es ..necesario.. –a este tiempo, ya tenía la mandíbula apretada, mascullando, intentaba alejar mi mano. Tengo otra manía con eso.. no tolero que toquen mis heridas, me dispara los instintos de hacerme más.. –Deja… –supuse que habría de verme como niño mimado pugnando por algo,lo cual sin duda alguna sería gracioso; pero salté cuando sentí el frío del alcohol tocar mi dermis –¡Aggghhh! –grité, parándome de la cama y jalando mi mano. No es que me ardiera… pero de verdad, el alcohol me pandea. –Uhmpg… –tuve la decencia de sonrojarme. Y digo decencia, porque adivinaba que estaba montando uno de mis berrinches, pero es que.. de verdad.. NO QUERÍA que me lavara las heridas. Cerré los ojos, escuchándole, haciendo otro sobrehumano esfuerzo por no salir corriendo. –Pues aunque me vea hermoso.. –me crucé de brazos, haciendo una mueca de disgusto ¿juguetón? y más rojo que un jitomate–No me gusta tener el cabello recogido. No he ha gustado nunca y ni me gustará –sentencié, siendo yo ahora el que caminaba como león enjaulado… al menos dentro de mi propia cabeza. Suspiré de nueva cuenta, mirándolo. –Entiendo lo de los recuerdos… –acaricié su mejilla con dulzura, cerrando mis ojos. Yo tampoco puedo lidiar con los míos… me senté de nuevo y tomé su rostro entre mis manos, dejando que mi aliento rebotara en su cara. Nunca he guardado tan poca distancia con alguien… suelo cohibirme –ya lo dije también, soy un gato manso con los que quiero –y sonrojarme y esas cosas incómodas. Es por eso.. porque mi cuerpo baja sus defensas y sus barreras… y la poca “inocencia” que me queda hace acto de aparición. –Pero yo estoy aquí –sonreí con sinceridad, besando su frente –No seré exactamente la mejor o más grande compañía, pero prometo ayudarte a sanar las heridas.. –fruncí el ceño, sopesando el peso de esa aseveración –Al menos en la medida de lo que pueda –respingué otra vez cuando Law finalizó de vendarme, incomodándome de nuevo.

Ya te dije que no es necesario todo este alboroto… –susurré “amenazante”, aunque en realidad tenía ganas de comenzar una guerra de almohadazos. Suspiré. Dios..Law saca lo más… más… ¿humano? ¿juguetón? ¿sensible? –lo–que–sea de mí. Emití otro respingo cuando fueron esta vez sus manos las que se posaron como mariposas sobre la piel pálida de mis mejillas. Estaba sonrojado por su bendito afán de decir que era hermoso; pero agradecí –de nuevo –a mi cabello, que gracias a que estaba largo, cubría ciertos aspectos de mi apariencia. Menos mal… a veces mi cara me delata. –Sí, dije eso… –parpadeé, algo confundido al sentirlo más cerca de mí y abrazarme con tanta…¿demandancia? ¿posesividad? Reprimí una sonrisa. Me encanta que me celen ..bueno, lo supuse. Generalmente soy yo el que cela.. nadie nunca me ha celado.. jajaja… pero lo que hacía Law.. me daba.. cierta seguridad. Pero venga.. puta ley de Murphy… –No.. le veo nada de malo a que seas posesivo… –acaricié su mejilla con ternura, sonriéndole –Creo que me gusta… –confesé apenado, sintiendo el latido de mi corazón restallar violentamente. Suele ponerse así cuando siento mariposas en el estómago. Y es que…tiene tanto tiempo que nadie tiene el mísero detalle de darme un gesto de cariño como un abrazo que mi cuerpo bullía en sensaciones que parecían haberse quedado dormidas en algún lugar de mi cabeza –Aunque no le veo mucho sentido a que sientas que puedes…¿perderme? –busqué su mirada, correspondiendo el abrazo –NO podría dejarte, hermanito… aunque quisiera… –bueno, no al menos mientras no tuviera el error de picar la parte bronca de mi cabeza, porque entonces tendríamos problemas.

Lo he visto. En esos caos, el único que sale perdiendo, más loco, más herido y menos feliz, siempre soy yo. Me sobresalté de nuevo ante el tono que esta vez Law empleó conmigo.. y abrí los ojos grandemente –¿Qué yo…qué? –a decir verdad, si debo confesar otra cosa es que eso de entregar mi cuerpo a alguien nunca me ha llamado la atención. Es más, creo que puedo confesar también que me aterra. Eso es ya más como… forjar un vínculo irrompible… y no quiero eso. Ya lo dije, no sé amar como pareja; tiendo a enviar todo al carajo por la vía más rápida. A mí háblenme de filantropía –limitada, claro –hacia los que amo, pero no me metan otras cosas porque entonces no entiendo.

¿Cómo carajo quieres que ignore eso? –a pesar de que mi oración llevaba un “carajo”, no estaba enojado ni nada parecido. Es más, emití una de esas risas nerviosas que pocas veces dejo salir al exterior y lo despeiné, con cariño, sin romper el abrazo todavía. Mantuve los ojos cerrados, permitiéndome disfrutar de ese contacto. Ah… es que los abrazos son algo magnífico. Puedes expresar tanto… que las palabras no parecen alcanzar para decirlo.

Me sorprendí de nuevo –estaba llegando a la conclusión de que Law tenía la facilidad de sorprenderme. O quizá era que me sorprendía que alguien pudiera mostrar algo de afecto hacia mí –cuando observé que buscaba algo en sus bolsillo…y sí, jódete Murphy… hiciste acto de presencia. –La verdad yo… –miré al caramelo con terror absoluto. Si como algo en las primeras horas del día es más factible que coma el resto de éste.. además que me abre el apetito enormemente. –Sí..es que.. verás… –intenté excusarme al escucharle decir “pequeñez” e incluso intenté quitarme…¡PUTO CUERPO DE LA CHINGADA, TRAIDOR! Adivinaron: No lo logré.

Sentí que todos y cada uno de mis músculos se tensaron de inmediato cuando mis labios entraron en contacto con ese caramelo. ¿Law tenía una puta idea de cuántas calorías tenía esa madre? –No me gusta el caramelo –mentí de nuevo, retirando con suavidad –aunque la verdad quería quitarme y gritarle ciertas cosas, pero reprimí esos impulsos. Law NO ERA uno de esos enfermeros que me metían la comida a la fuerza. – Respiré dentro de mi mente una vez más, sonriéndole con neutralidad –Mejor cómelo tú… –susurré. Era mejor que él le diera un buen uso. Yo lo vomitaría de pasar por mi tráquea.

Relajé un poco mis músculos, evitando limpiar frenéticamente de mis labios ese sabor. Soy honesto: El tema de la comida me pone de un humor insoportable…y que me hagan comer, peor. Me siento mejor con el estómago vacío… aunque eso a veces hace que esté más irritable de lo normal. Abracé a Law de nuevo, por acto reflejo, mordiendo mi labio inferior , acomodándome en él. –Enserio, no tengo hambre… Y no me gusta comer si no tengo hambre –mentí un poco. La frase clave era “no me gusta comer”…aunque debería ser un “No quiero”, pero decidí que Law no tendría porqué enterarse de eso. Las personas tienden a dejarme cuando lo confieso. Es que nadie quiere lidiar con un anoréxico-bulímico consumado, en verdad. Todos con los que me he topado creen que es vanidad pura… pero lo mío sobrepasa eso.

Ni siquiera sé qué puta madre es…
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Law Maerom el Vie Abr 29, 2011 4:01 am

No entendía por qué Minos se revolvió cuando le vendaba la mano y es que realmente me preocupaba un poco esa situación ya que podía coger alguna enfermedad en esas heridas en cuanto a las mías no les tomaba un poco de importancia ya que a decir verdad mi cuerpo estaba acostumbrada a ellas <> Es cierto, nuestro padre nos golpeaba a menudo así que para nosotros las heridas grandes, sangrantes y de muerte con completamente normales. Ahora si me preguntan que sucedió acerca de mi forma posesiva de querer tomarlo ..Simplemente lo olvide ya que no quería mover el tema por el momento .. o mejor dicho por el momento me conformo con esto pronto pediré más de él , demandare más de él , mas de su cuerpo ya que vuelvo a decir <>.

Tomo una actitud extraña cuando le ofrecí el caramelo…

Esto si me enojo un poco mas no sirvió para tener que terminar con el abraso que entablábamos nosotros dos , nada mas comí el caramelo yo solo y mis ojos le miraron un poco mientras fruncía el entrecejo enojado por lo que había hecho ahora si que el mismo ocasionaba que no le entendiera para nada , si tan solo me explicara un poco como era el , como era en el sentido de la comida , pero en ese preciso momento que iba a preguntarle algo sencillo el solo me dio la respuesta “No le gusta comer” pensé levemente , estas palabras resonaron en mi cerebro como si fueran ondas marítimas golpeando en cuevas , de ahí una sonrisa surco en mis labios-Sabes el chocolate es el mejor afrodisiaco de hecho tengo algunos aquí ..en este cuarto tengo muchas cosas que “tomo prestado” y muchas otras son de mi ex compañero de cuarto –Sonreí picaronamente mientras le guiñaba un ojo de forma sacarrona y algo seductora .
Muchos decían que mi forma de ser era algo cambiante pero yo lo notaba muy normal o es que eso parezco, ¡Ja! Aun que debe ser divertido ser normal, ser libre , tener y poseer lo que desees pero …Esperen , en este momento me desvió del tema que es realmente Minos , en este momento mi cabeza solo debía pensar en él y en su forma extraña de actuar con la comida-Minos creo que ahora entiendo porque no te agradan las cosas dulces ..eres del tipo de persona que se preocupa por su físico ..si es así aceptare pero te pediría el favor que mínimo comieras una cucharada de algo solo para que tu cuerpo tenga un poco de energías ..no me gustaría perderte –Susurre levemente en un tono más amable que tenia , ahora nuevamente mi instinto se activo , posesividad , mío , solo mío.

Lo abrace más fuertemente tumbándolo en la cama mientras mi cuerpo se posaba arriba de él , mis piernas estaban lado a lado de sus caderas mientras que mis manos hacían lo mismo pero a lado de su cabeza , mis ojos fueron cubiertos por mis cabellos verdes –Simplemente tienes razón no puedes olvidar lo que te propuse …soy del tipo de persona que no importa si es de sangre o no , lo que es mío es mío y de nadie más …-Susurre de forma más sensual , mis labios se colaron en su cuello un poco respirando ahí por un momento mientras las palabras salían –No tengas miedo y confía en mí ..Si no te gusta parare ..o eso intentare-Lo ultimo lo susurre , mis labios se entreabrieron y mordieron un poco la piel blanda de Minos , de ahí mi lengua subió un poco hasta su oreja empezando a lamer el lovulo.

Nuevamente la posesividad llevaba uno a cero.

avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Minos el Vie Abr 29, 2011 7:04 pm

Me separé lentamente del abrazo que tan amablemente Law me estaba dando…o en el cual yo lo tenía apresado, no sé bien… notando que se enojaba levemente por lo del caramelo y desvié la mirada al suelo –No.. te enojes, hermanito… –susurré apenado, sin mirarlo. –Mierda, idiota… ya la armaste y buena –suspiré en mi cabeza, intentando reprimir los propios ataques de mi cabeza. Sí, tengo el título de mejor meter la pata olímpicamente a nivel mundial, puedo jurarlo…Pero es que… en verdad no tolero el tema de la comida. No puedo… me descontrolo…Aún cuando mi más grande propósito sea no comer, termino devorando cantidades industriales.. que después terminan por irse al wáter porque la culpa me punza con una maldad espantosa. Apreté los ojos con algo de fuerza; sí, gracias complejo de culpa.. Una parte de mí quería tomar el caramelo y ceder, pero la otra parte de mí no. Me conozco.. sé que todo lo que entra por mi boca, sale por ella.. a excepción del agua, creo.

Me dolió, debo admitirlo, cuando no me correspondió el abrazo… y tuve que hacer otro sobrehumano esfuerzo por no tirarme al suelo, tomarlo de las piernas y rogar por su perdón. Con el tiempo, he aprendido a tenerme una poca de mísera conmiseración…Sólo eso… una poca.Lo miré con ojos de cachorro apaleado nuevamente, pero agradecí que mis hebras albinas no pudieran dejar traslucir esa mirada… lo sé, odio mirar así, odio hacer notar que tienen tanto poder sobre mí y que me duele. Que la indiferencia me duele. Sin embargo.. esa parte fierecita de mí salió a mi rescate y antes que me tuvieran en el suelo llorando a lágrima suelta, rogando e implorando su magnánimo perdón –sí, ya sé..es difícil imaginar esa escena. Pero yo sí puedo verme así – opté por seguir mirando el suelo, con esa esférica tristeza rondándome la psique. Tengo pánico a eso… –Lo siento… –murmuré, yendo en contra de mis propios principios. No acostumbro disculparme de lo que hago.. a menos, que seas Law o papá…

Lo miré sonreír, con lo que mi cerebro obtuvo registro de que…no estaba enojado ya tanto conmigo; aunque la verdad el nudo en la garganta aún no se iba y tampoco se irían las ganas de llorar. Tuve que morder mis labios para evitar tirarme al suelo y enserio aferrarme a él y suplicar su perdón. Tengo manía con eso… Desde la primavera vez que papá se enojó conmigo, mi cerebro manda la señal a todo mi cuerpo que ante el más leve registro de algo así, es sufrir. Y sufrir enserio, con ganas, insanamente y con la electricidad nauseabundándome hasta el último de los recovecos de la inconsciencia. Entonces viene otra vez… el dolor, el amor, la electricidad…y me duermo(me muero).

No sabía…que el chocolate…fuera…¿afrodisíaco? –reí algo.. Vaya cosas con Law. Pensé que quizá en lo que más pensaba él era en sexo o cualquier cosa relacionada a eso. Me alcé de hombros y suspiré con levedad, mirando al techo, poniendo mis manos atrás, a modo de respaldo y alzando la vista, haciendo con esto que mis hebras se fueran hacia atrás y el flequillo se me despejara un poco. Me estremecí cuando me dedicó un guiño y sonreía…¿divertido? Me causó gracia su gesto, pero reí un poco; la verdad es que el ánimo de Law me complementaba en cierta manera. Suelo andar cabreado la mitad del tiempo, en el que consigo ahogar el dolor, aclaro; y la otra mitad, indiferente. Es más como…. Mientras no se metan conmigo puedo sobrevivir y pueden sobrevivirme –sino, pregúntenle a los enfermeros que maté –pero cuando me pican, corre por tu vida porque todo ser vivo que se arrastre, vuele o camine , es blanco factible de mi ira. No bromeo.

Me gusta tu sonrisa.. –volví a decir, bajando un poco la cabeza, y con esto, mis hebras bajaron con suavidad también. En este lugar se respiraba tranquilidad… y sonreí con sinceridad, moviendo los pies, dejándome disfrutar de ese preciado momento, atesorándolo en mi corazón y en mi memoria. Debo decir, el hipotálamo. Aquella soledad iba escapándoseme de las manos y me estaba empezando a sentir increíblemente bien… Hasta que tuvo a bien sacar el PUTO TEMA DE LA PUTA COMIDA. Fruncí el ceño, lidiando por no emitir algún sonido parecido a un gruñido o algo que denotara mi enojo –Uhmpg… –me enderecé un poco, mesando mi flequillo y parte de mis hebras con la mano rota, ya vendada –Law… –hice un gesto de incomodidad, que pasó desapercibido por mi hermano.. o eso pensé. –Cuidar no es exactamente el término –susurré bajo, haciendo una mueca leve de dolor; cerrando los ojos. Nop. No le diría sobre mi enfermedad. No tenía el valor… era tan bonito tener a alguien que me quisiera así… que no quería pasar a fregar el asunto con precisamente ese tema.

No vas a perderme… –susurré cansado, mareándome de nuevo. Sonreí ante el tono amable. Papá también solía pedírmelo así…aunque él era más hijo de puta (Lo siento, a veces no puedo no insultarte. Pero sabes que te amo, ¿verdad?) en ese aspecto: Me chantajeaba en los bordes de la indecencia. Y ahí yo, el peor de sus errores, iba a obligarme a meterme ese veneno que me asfixiaba. Apreté los labios de nuevo, barajeando una posible respuesta para no meter la pata, como tengo a bien hacer siempre. –Además, yo… –maldije para mis adentros ¿Yo qué? ¿No necesito eso? ¡Claro que no lo necesito! ¡Por eso soy superior! Un sentimiento parecido a la felicidad me embargó cuando recordé cómo comía su chocolate y luego el caramelo.. sí. Yo era más fuerte… yo no necesitaba de esoaún no tengo hambre –carraspeé, intentado darle a entender o hacer que sobreentendiera que comería “más al rato”. Sólo que más al rato tendría que sacarme otro pretexto idiota o hacer algo desesperado… como dormirme, por ejemplo.

Hice un gesto de dolor cuando me abrazó con fuerza. Una de las desventajas de andar casi en los huesos es que te vuelves sumamente sensible a ciertas cosas. Pero luché por no quejarme.. cosa en la que fallé porque de mis labios salió un suave gemido de dolor. Alcé mi vista, sonrojándome en el acto al darme cuenta de mi posición, aunque en realidad no tenía una puta idea de lo que iba o quería hacer, soy honesto. Mi corazón comenzó de nuevo con su jodida arritmia. Sí, re jodido tengo el cuerpo… Intenté regular mi respiración, pero sentía que me estaba asfixiando terriblemente y el mareo volvió a golpearme. Sentí una especie de presión en el rostro, sabiendo que eso era propio de mis constante mareos. Suspiré en la mente, recostándome al completo en la cama, cerrando los ojos y mordiéndome los labios. Odio marearme… me descontrola el sentido de ubicación y tiempo.

Uhmpg. En eso coincidimos… Siempre he pensado que lo que es mío es mío y no se toca… –susurré leve, llevándome una mano a la cabeza, sintiendo que mis mejillas se ponían anormalmente calientes, como suele suceder cuando el mareo lleva más de un minuto haciendo estragos en mi cabeza. Bufé quedó, intentando no abrir los ojos, porque de hacerlo, iba a marearme más. Suspiré en la mente –otra vez –, sintiendo los labios de Law en mi cuello y luego su respiración –Ahhh –me sobresalté, retorciéndome un poco, al tiempo que reía –No hagas eso, Law… –reí otro poco –Soy…muy…cosquilludo… –murmuré a trompicones, avergonzado de esa revelación.. pero era la verdad. Soy cosquilludo y bastante…

Ah… –emití un quejita, sintiéndome extraño, en medio del mareo y la mordida.. y de cereza del pastel, la lamida en mi lóbulo –Oyee… –musité, sonrojado aún –Claro que confío en ti, no debes pedírmelo… eso lo hago ciegamente… –musité, abrazándolo –¿Law? –lo llamé, mirándolo un poco–¿Qué haces? –inquirí, un poco ya con la cabeza menos mareada; así era capaz de poder entender. Parpadeé un par de veces, sacudiendo la cabeza.

Enserio, odio marearme.
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Law Maerom el Sáb Abr 30, 2011 3:03 am

Había que detallar los momentos en que sentía como si un enojo proviniera en ese momento si , fue cuando me rechazo el dulce pero eso poco a poco me calmo como siempre solía pasar , en ese momento mi mente no trabajaba en nada , solo trabajaba en concentrarse en quién era yo , con quien estaba y que decía pero de pronto unas palabras que >>Para nosotros no significa nada>> pero para mí si , un “lo siento” vaya , vaya así que me pedía disculpas …realmente debe de tener alguna especie de ..Baja de orgullo ya que yo en otros casos jamás hubiera pedido disculpas, digamos que mi sentido, resentido, agresivo y forma de ver las cosas no lo permitiría…pero siendo Minos me tenía que joder ya que todo me llevaba al carajo solo con verlo…juraría que hasta incluso llegaría hasta sacarme el corazón por el >>Eso pasa cuando te dejas manipular niño imbécil<< Lose y no me preocupa.

Ahora que se daba cuenta que poco a poco mis recelos y enojos había pasado el contexto sobre el comentario que deje al aire , todo lo que decía era cierto eso es lo que veía en los periódicos y bares , acaso me creían tan ingenuo yo podría tener una cara jodidamente linda y tierna pero no conocían las demás facetas que poseo >>Entre esas está la de masacrar gente , despreciarla , hacerla menos , poseerlas , matarlas y después dejarlas botadas como si fueran un pedazo de papel>>Si lo veían desde ese punto si tenía razón esta vez mi estúpida cabeza ,de ahí nuevamente esos lindos elogios por su parte , demonios si seguía así se me subiría demasiado a la cabeza y me creería el rey del mundo “no sé si escucharon la palabra sarcasmo o fuera de sí , si no lo saben eso es lo que empleo ahora” . De ahí nuevas palabras y reproches de parte suyo , lo que más me sacaba de quicio es que creyeran que era un idiota para no darme cuenta de las cosas , enserio si a alguien le enoja que lo traten como idiota imagínate a mi que estoy mal de la cabeza y me tratan de una forma ilógica. Solté un suspiro era completamente normal ese hecho , pero ..Después me lo diría cierto.

Note el gemido de dolor por lo que procure no abrasarlo tan fuerte , en este momento hubiera deseado ver sus mejillas completamente rosaditas y sus ojos perlados hermosos sin embargo tengo que hacerme a la idea de que no los notaria , cuando le escuche reír y decir que era cosquillado solté también unas risas y seguí con el contacto , de pronto me pregunto qué es lo que hacía algo que nuevamente me saco una sonrisa picarona solo que esta vez el no la podía notar por que seguía oculto entre sus cabellos o mejor dicho en su cuello .Nuevamente mordí un poco de esa piel de porcelana –Te hare sentir algo realmente bien … En general esto lo hacen los hermanos que son muy íntimos pero ..mis deseos de ser posesivo van más allá de lo normal así que quiero tomar algo de ti y tu tomaras algo de mi-Me aleje un poco de el , nuestros rostros lograban tocarse por nuestras narices y las respiraciones chocaban –Te hare sentir bien ..eso te lo prometo y si te duele algo me dices-Hágase saber que yo era bueno en esto ..no era mi primera ves así que …bueno ya se imaginaran.
Mis labios volvieron a pasar por su cuello esta vez succionando la piel poco a poco mientras mis manos se posaban en las caderas de este , la diestra subía de forma lenta por su espalda y pasaba por su hombro empezando a bajar la playera que traía , de ahí la mano izquierda poco a poco llego primero a sus piernas acariciándolas levemente de ahí siguieron hasta llegar en la entrepierna y masajearle un poco ..el algunas ocasiones apretándolo , haciendo presión con la punta de mis dedos hacia donde creía yo que era el inicio del pene. Mis labios poco a poco subieron hasta los labios de Minos y entre susurros dije –Disfrútalo … un pecado mas no nos puede condenar-Dije casi en tono burlón , de ahí mis labios mordieron los suyos en un arranque de posesividad mientras lo lastimaba un poco dejando salir el carmín deseoso , en ese momento no me puse a bacilar así que lo bese fieramente mientras que pocas veces le mordía los labios , mi lengua se colo dentro de su cavidad empezando a buscar a la suya.
La lujuria es mejor en familia.

avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Minos el Lun Mayo 02, 2011 10:26 pm

Sonreí otro poco al escuchar a Law reír conmigo y me relajé otro poco al sentir cómo aflojaba un poco su agarre. La verdad es que esperaba no tener que decirle nunca mi situación… Las cosas cambian, radicalmente y bajo aspectos que… nunca se imagina uno. No gracias, no quiero. A veces tengo la impresión que las personas siempre esperan algo grande de mí y cuando escuchan lo que soy realmente se decepcionan, pero nunca viene la aceptación. No son capaces de aceptar que, precisamente yo quiera mandar mi vida al puto carajo. Siempre me han percibido como… no sé, ¿una maravilla? Me niego a aceptar tal acepción, soy incapaz de tenerme empatía o aprecio. Me niego a que vean mi luz pero no puedan entender que realmente soy oscuridad.

Me quedé recostado en la cama, con un nuevo mareo latiéndome en las sienes. Cerré los ojos y sentí que el mundo daba vueltas dentro mío, así que fui incapaz de escuchar las primeras oraciones de Law, pero supuse que no eran malas. He de decir, supuse. La mitad de mi vida son suposiciones… ¿Buenas, malas? No sé, pero supuse, como todos mis errores.

Reaccioné cuando me vi nariz con nariz y estuve entonces obligado a parpadear, algo mareado y confuso por esa postura, pero como lo atribuí a algo natural –digo, atribuí. Sí ese soy yo.. error tras error… – no objeté mucho…Acentué un poco mi sonrisa al ver la suya, ya lo dije; tiene el don de calmarme. O es era lo que pensaba . –Law… –susurré en el medio de una risa lenta, al sentir de nuevo la mordida en mi piel; aunque aquello no me estaba gustando mucho. Ya lo dije, odio que toquen mi cuerpo, simplemente no lo tolero. Por el cielo, ni siquiera yo tolero mi cuerpo, ¿cómo dejar que alguien más lo haga? Pero vamos, ese alguien no era un alguien cualquiera, era Law. Vamos a dejar otra cosa en claro: Puedo mandar al infierno a medio mundo, excepto a quien me une un vínculo de amor intenso, como el que he sentido sólo una vez en mi vida y con quienes se asemeja ese sentimiento. Tengo otro problema.. A las personas que quiero no puedo negarles nada. Aunque no me guste algo lo hago.. tarde o temprano termino cediendo, me las arreglo para dejar de pensar y ahogo el dolor y la incomodidad y a veces la culpa. Entonces viene el arlequín, el hermoso muñeco de cuerda que hace felices al resto.

Qué puta mierda.

A veces me pregunto si no son capaces de sentirse un poquito mal por lo que hacen. Es como si me dijeran: “Oye, no tienes derecho a sufrir, sonríe”. No tengo cara de Jesucristo, eso ya lo he dicho; pero ya he dicho también que me es imposible negarle algo a alguien que quiero tanto…Así que ahí estaba yo, sintiendo el dolor más grande de mi vida en materia anímica. Era otra vez ese momento. Cuando papá me besó de aquella manera, mi corazón se detuvo y nunca tuve tantas ganas de morir, que en ese momento. ¿Yo? ¡Él tenía una novia! Y luego, le había dicho “Te amo”, porque pensé que él había querido darme a entender eso… Segunda metida de pata. Ardió Troya… y mi corazón se desgarró. Aquella vez papá había dicho que eso era imposible. Que él tenía a mamá. Por favor, alguien explíqueme…

Me mareé de nuevo, cerrando los ojos al sentir de qué iba todo el asunto. Law iba a quitarme la virginidad. Eso era un hecho. –Entiendo… –respondí, asintiendo al mismo tiempo con la cabeza. Me tensé por completó cuando sus manos tocaron mi cadera. Me retorcí un poco y rápidamente mis manos se movieron a las suyas y le obligué a subirlas a la cintura. Que quede claro otra cosa; detesto que alguien más pueda percatarse de lo perfectamente hermoso que mis huesos se delinean con suavidad enfermiza. No estoy para las preguntas, nunca lo estaré. –No toques mi cadera… –en mi voz iba un ligero tono de mando; pero enserio. No quiero que toquen mi cadera, ese derecho es sólo mío porque.. ¡Carajo! Apreté los ojos, sintiendo el dolor de cabeza punzándome con violencia y pugné por no aventarlo y ponerme a gritarle. Poco a poco forcé a mi cuerpo a dejar de estar tenso y abrí los ojos, mirando el techo al sentir su mano derecha lentamente ir recorriendo mi espalda y empezar a bajar mi playera. Algo como “¿Puedes apagar la luz, por favor?” –estaba fuera de mi alcance. Me resigné a que Law viera todas las heridas de mi cuerpo, que la ropa tenía el gran y amable favor de cubrirme. No sólo las tengo en mis brazos. Tengo heridas por doquier, de todos tamaños y formas. Volví a cerrar los ojos al sentir en mis piernas su otra mano y ahogué un sonido de sorpresa al tener su mano en esa parte tan íntima de mi anatomía.

–seguí mirando el techo, otra vez abriendo los ojos, dejando mis manos a los costados de mi cuerpo, forzándome otra vez a destensarme; pero en verdad… Eso me resultaba tan… difícil no por el hecho de que era mi primera vez, sino por el hecho de que él era mi hermano. Me aguanté el llanto. Sí, debo admitirlo. Nadie nunca va a quererme como yo quiero que me quieran. Él, por alguna cosa rara de la vida, nunca entendió mi amor y nunca pudo ser conmigo más como era… Y Law… -suspiré –bueno, Law parecía tener que hacer eso necesariamente. Apreté los labios al sentir la presión en la cabeza de mi miembro, pero no dije nada, sólo agarré las sábanas y las apreté con mucha fuerza.

Sentía el dolor atravesarme el alma. Law había dicho que le avisara si me dolía algo. Asentí tardíamente a su petición –No te …preo…cupes..hermanito… –susurré haciendo otro esfuerzo monumental por no delatar mi dolor, limitándome a suspirar –Te lo diré… –la idea para no sentirme peor era que Law se refería a lo físico. Podría destrozarme si quería; el dolor del alma es ese que nunca se irá, nunca… De cualquier modo, no quería que él lo supiera. No había razón. Tenía que seguir sonriendo, así que guardé todo eso dentro de mí y le dediqué una sonrisa, posando mis manos en sus hombros cuando sus labios subieron hasta los míos mordiéndome. –Mju… –respondí a la formulación de que lo disfrutara, correspondiendo con timidez el beso. Nunca en mi puta vida he besado a nadie.

Así que no tenía un carajo de idea del cómo se besaba a nadie… pero las mordidas en mis labios me desconectaron un instante el dolor. La sangre podía sentirlas y sonreí lentamente, sintiendo la lengua de mi hermano buscar la mía. Ahogué el dolor… o estaba ahogándolo; pero intenté seguir su ritmo, volviendo a ser consciente de lo tenso que estaba, pero suspiré en mi mente.

No quería lastimarlo. Qué importaba si me lastimaba a mí o no. Daba lo mismo.
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Law Maerom el Mar Mayo 03, 2011 4:44 am

Las acciones de Minos me estaban teniendo sin cuidado hasta que me coloque a pensar realmente en la situación que me encontraba …sabia o por lo que me daba a entender el joven Minos desde que lo había conocido es que era una de las personas que se sacrificaban por los demás , demoños entonces lo que hacía no era por el simple hecho de que quería cumplir mi capricho de posesividad , en forma seca me aleje de él , enserió me había enojado ya que la pregunta que le mencione era en todo sentido , si el me decía que parara lo haría pero no lo hacía.
Al momento de que me aleje de él me acosté en la otra cama que había ahí, coloque mi diestra en el rostro y solté un leve suspiro, quería relajarme o al menos eso intentaría por el momento , mis pensamientos revoloteaban como si fueran mariposas o aves que desearan escapar lejos de mi persona , vaya estupidez que creía en este momento , vaya idiotes mia , quizás para las personas comunes y corrientes >>Hablas del resto de la humanidad<< Si , de ellos hablo , quizás para ellos lo que piense o haga les tiene sin cuidado ya que soy un lunático pero de ellos creo que soy uno de los que tienen mas conciencia de lo que hacen , piensan o dicen.
Primero que nada me relaje y de ahí me puse a pensar por que Minos tenía el complejo de ser un especie de santo que es capas hasta de arrancarse el corazón si alguien se lo pedía , vaya …esto solía mas que enojarme ya que no me gustaba que la gente fuera tan compasiva o se sacrifique , lo tomaba mas como …cobardes. Como siempre pensamientos egoístas o orgullosos se ponían en mi cerebro , ja , como si alguien como yo pudiera opinar sobre ello.
No me movi ni si quiera un centímetro , seamos honestos con nosotros mismos , no tenia la intención mínima de causarle daño , en este momento dije –Minos debes dejar de tener compasión por los demás ..en todo caso no te sacrifiques por mi , no me gusta que lo hagas y como tu hermano mayor te digo que no lo hagas , te lo pido de cariño-Susurre de forma directa y un tanto seca
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Minos el Mar Mayo 03, 2011 6:38 am

Me sentía como un perfecto idiota, pero seguía mirando el techo, esperando que lo que fuera que fuese a pasar acabara pronto… pero Law se separó de mí con brusquedad. El impulso de retenerlo se apoderó de mí, pero no pude mover las manos para detenerlo, sólo fui consciente de que éstas estaban en mis sábanas, reteniendo con fuerza las mismas. Miraba distraídamente el techo, forzando a mi cerebro a no tirarme al suelo para suplicar perdón.

No soporto esos actos de…¿reacción inmediata? Me dan la profunda impresión de que acabo de meter la pata tan olímpicamente que ya pasé a fregar el asunto. Me dolió la forma tan seca en la que Law se separó de mí. Emití una suave queja pero tampoco hice gran cosa. Lo observé con dolor irse a la otra cama y yo me quedé en la mía, pensando ahora qué puta madre había hecho mal. Enserio, ¡Alguien explíqueme, por favor…! No consigo entender cómo demonios siempre arruino todo… no sé cómo lo hago, pero lo hago… Lo escuché suspirar, al tiempo que posaba su diestra en su suave rostro e intentaba relajarse. Apreté los labios y lo miré con los ojos llenos de una culpa que se traducirían en cortadas tempranas. Intenté pensar dónde cuernos conseguiría algo punzocortante, pero supuse que ese pensamiento podía pasar a segundo plano.

Aquella tarde, papá me había pedido asistir a esa reunión “tan importante” –dijo –pero ya la verdad es que yo no tenía intenciones de ir. No encajaba en ese lugar, donde todos sabían qué hacían allí, tenían un rol importante y yo era…¿yo qué era? Nadie, sólo un niño bastante estúpido que no tenía un carajo de idea de cómo se manejaba el mundo al que papá me había abierto las puertas.

-No quiero estar aquí –susurré, mirándolo y cruzándome de brazos. Él me miró con comprensión e insistió un poco. Pero yo no quería, el tipo que me miraba me frustraba y me ponía de malas –irónico que con el tiempo se convirtiera en uno de mis amigos –. Lo examiné con dureza, sin retirar mis orbes

Pero tienes qué…

Sí, pero no quiero… –lidié otro poco, fastidiado, mirándolo con reproche. Insistió un poco más y empezó la susodicha junta, mientras yo no entendía nada de lo que hablaban y además, de cosas cotidianas.

¡Me largo! –grité exasperado, levantándome de mi lugar y saliendo de allí, algo fastidiado.

Papá me alcanzó más tarde…pero su mirada no era la misma.


Cerré los ojos, recordando el “Día Trágico” –uno de ellos –. No recordaba su mirada ni lo que había dicho. Sólo…

No, fue mi culpa por haberte dado tanta confianza… –No… por favor.. prometí ser bueno,prometí ser bueno, papá…

Temblé de pronto, ahogando el llanto, sin dejar de mirar el techo. No puedo hablar de lo que soy ahora sin mencionarlo. Ese hermoso ángel de alas blancas dejó grabadas en todas las calles de mi cuerpo las letras de su nombre. No sé cómo volver a tener equilibrio en las emociones. Ya lo dije, él me desestabilizó todos los esquemas, los rompió, los desgarró y me quedé en algún rincón, tirado como la muñeca fea. Luego vinieron sus palabras… y me sentí mareado otro vez y como era tan costumbre mía, me despersonalicé, otra vez. –No puedo evitarlo… –fui sincero, alzando un poco mi vista, sin dejar verla aún, puesto que estaba llena de culpa. –Perdón –no pude evitarlo, no puedo…

Me di media vuelta, doliéndome algo el cuerpo, pero pasé por alto el malestar y me concentré en hacerme bolita, como posición fetal, girándome sobre mi cama y mirando la pared. Forcé a mi mente a no llorar, pero … cuando sentí el nudo en la garganta supe que ese desastre sería inminente. Cerré los ojos y los apreté –Perdón… –susurré de nuevo, muy bajo. Tengo otro tema con eso… soy intolerante a cometer errores hacia las personas que estimo, me pongo… histérico, como ahora. Me pandeo, me entra el pánico y al final…al final todo vuelve.

Me ovillé en mi lugar, sin mucho interés en ocultarlo…y lloré en silencio.
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Law Maerom el Miér Mayo 04, 2011 4:15 am

Sabía que a Minos le había caído mal el hecho de que yo me pusiera en estas condiciones , de hecho lo note hacerse ovillo y decir muchas otras cosas que realmente no les preste atención por en enojo quizás …o a lo mejor fue otra cosa , después de unos minutos de tranquilizarme y querer relajarme me levante de mi lugar y me dirigí hacia el pequeño de Minos , era cierto el era un pequeño por la simpleza de que es …de las personas que darían todo y que no son capaces de tomar una decisión por si solas , a si sentía a Minos , o a si lo veía desde este momento .
Poco a poco mis manos tocaron sus hombros y dije –No estoy enojado contigo ..bueno tal vez si y es que me enoja el hecho de que no puedas decir que no a las cosas que no te gustan , que dejes incluso que haga cosas que detestas , sabes lo que estaba a punto de hacer lo hacía porque creí que tu también lo has de degustar conmigo pero me equivoque eso es lo que mas me refunde el alma , el hecho de que tu estés sufriendo ante mi tacto , al te el roce de mis manos , sabes como me sentí pero tu no tienes la culpa , la culpa la tengo yo por excederme –De ahí un rotundo silencio llego a mis labios , me quede en esa posición un largo tiempo y después solte un suspiro inclinando mi cabeza un poco hacia adelante-Dime que sentías cuando mis manos te tocaban …te lo pido como hermano-Susurre de forma amable .
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Minos el Miér Mayo 04, 2011 6:08 am

Sentí la piel de Law sobre mis hombros, al igual que las ganas de vomitar –mi cuerpo tiende a autocastigarse por acto reflejo – y apreté los ojos para evitar alguna catástrofe. Quiero decir, con tres días y unas cuantas horas –no se puede cantar victoria aún –sin alimento en el tracto digestivo, ¿qué iba a expulsar? ¿ácidos? Las lágrimas seguían rodando, pero no emitía ningún sonido. Con el tiempo, he aprendido a llorar sin hacer gran ruido… al menos los primeros instantes, porque después tiendo a quedarme en cama, inundándola con llanto de Magdalena. Sonreí leve ante ese tacto, con el llanto más marcado que antes.
Escucharlo decir que no estaba enojado conmigo, fue un gran alivio…Enserio, tengo la psique completamente destrozada. Qué puedo decir de mis sentimientos, están hechos una completa mierda. Mis estados varían.. de extremo a extremo, pero generalmente cuando estoy triste (la depresión es una constante en mi vida) me quedo así por mucho rato. Es mi “estado favorito” –por favor, nótese el sarcasmo –, en el cual permanezco la otra mitad de mi vida. A veces me da la impresión que ésta es un absurdo de algún sueño… los días pasan… y no consigo hacer nada, más que seguir ahogando mi esférica tristeza, recordando a punta de dolores cada instante de mi aquella vida, cuando todavía podía sentir algo y ese algo, además de dolor, era el cariño. No sé en qué momento me giré y me quedé abrazado de Law, pasando mis brazos por su espalda y pecho, para conseguir abrazarlo por completo, con una desesperación que se podía oler en el ambiente.

Tengo una desconfianza terrible a las personas. Desde que él se fue, siento que todos los demás lo harán también, tengo ese pánico siempre latente de que se vayan, que me abandonen y me dejen. Entonces es otra vez ese círculo: la soledad, el dolor, la electricidad… pero el dolor no se va… no consigue irse por más que intente hacerlo. Una vez tomé 54 pastillas en un límite de veinticuatro horas. Las pastillas decían que servían contra el dolor, pero no fue cierto. Cincuenta y cuatro pastillas y el dolor no se fue… excepto, quizá… que me emboté, de repente me encontré no pensando… como si flotara. Era parecido a la primera vez con la cocaína….sólo que la droga me llevaba a ese pedazo de edén donde era más fácil permanecer inconsciente, sin necesidad de sufrir, sin pensar y por tanto, sin recordar. Eso es algo que me duele y me persigue y me perseguirá toda mi puta vida: el pasado. No sé despegarme de él, no tengo intenciones de hacerlo. Es lo que me mantiene aun respirando.

Sonreí otro poco, apenas abriendo los labios –No puedo decirte que no… –cerré los ojos. Mi cabeza tiene por hobbie joderme la realidad. A veces no sé dónde estoy, dónde vivo, qué estoy haciendo. Tenía la absurda alucinación que Law era papá, que yo , otra vez, estaba en sus brazos… explicándome –por no sé qué puto número de vez –porqué la vida se me iba en él. Y es que de verdad, a él jamás le pude decir que no a nada… –..Es que eso te hace feliz, ¿no? –musité bajo, cabeceando lentamente. Ese es otro tema conmigo. A él le hacía inmensamente feliz que yo comiera, que sonriera y que intentara seguir de frente. Pero era el típico baile macabro de dos pasos para adelante y uno para atrás… Nunca le dije que no a nada… nunca supe cómo. Por escucharlo reír… por ver una sonrisa, por sentir un abrazo, por un puto “Te quiero”, era capaz de suprimir la culpa y los deseos suicidas… a veces. Es por eso que no puedo negarle nada a Law. Cualquier cosa que lo haga feliz, estoy dispuesto a hacerlo, aunque –como siempre –no me guste. Tengo dificultades con eso, no me encuentro en el mundo; nada me apasiona lo suficiente para quedarme, no tengo un gusto sano por algo. Supongo que mi pasatiempo favorito es buscar la más intensa forma de tener dolor. No sólo físico… el dolor del alma es el que duele más, el que más grabado tengo en el cuerpo y en cada recoveco de la inconciencia.

Yo no,.. –lo miré, lleno de culpa. Sí, la culpa es otra constante en mi vida –La culpa no ha sido tuya… Es mía –susurré. Sí, caso perdido; insisto. No sé entender de culpas ajenas en materia de papá y Law –ahora lo sabía –. La culpa siempre me parecerá mía… porque, ¿quién fregados me mandaba a reaccionar así? Nadie. Es más , no tenía porqué haber abierto la boca, pude seguir estando así…pero no, los sentimientos que bien tienden a amarme lío interno tenían que haberse manifestado. –No me gusta que me toquen… –susurré, sintiendo una patada en mi trasero porque eso, en mi idioma, equivale a explicarse. No explicaciones, nunca. Son pretextos, justificaciones…¿Justificaciones de qué? ¡No sé! Pero mamá lo dijo… Ella lo dijo…No, no justifica nada. Nunca nada…Perdón –susurré otra vez, apretando mi abrazo –No quiero que te sientas así, ¿qué puedo hacer? –intenté ocultar los matices de dolor, pero fallé. No sé mentir tampoco a los que amo. Nunca me ha gustado hacerlo… y nunca me interesará aprender –excepto quizá con ciertos temas –. Escuché su suspiro y luego lo sentó inclinar la cabeza hacia el frente,escuchando su pregunta –No sé, Law… –contesté, sin saber bien –No me molestó tanto el hecho de que me tocaras…creo –incliné un poco la cabeza, forzando a mi cerebro a pensar con más claridad –No me gusta que me toquen, me incomoda… –musité leve, pero a pesar de haberle dicho ya con ésta, cuatro veces lo mismo, no sabía cómo hacerle saber que no me había molestado que él lo hiciera. Explicarme suele ser difícil. En especial cuando estoy en crisis –No me molestó que tú lo hicieras… –solté un suspiro, sintiendo que esto era otro embrollo. Vale, el tacto de Law no me incomodaba. Me había dolido lo que había hecho, pero eso no sé explicarlo tampoco… explicarlo podía equivaler a lastimarlo, algo que, también, sería terrible. No soporto hacer eso –Quiero decir… –carraspeé despacio, intuyendo que no iba a resultar mi explicación –…no me molesta tu toque… –murmuré con suavidad, alzando un poco la cabeza –Me gusta que me abraces...y que me toques… –recé en mi interior porque no diera por sentado eso en el ámbito sexual. Los términos conmigo son diferentes. Que me tocara significa dejarlo ponerme un dedo encima. Me gustaban sus abrazos, sus toques en mi cabello sentir su calor… eso. A eso me refiero –Esto no está resultando… –pensé en voz alta, suspirando de nuevo y frunciendo el ceño, frustrándome con ganas–Es que… – “Yo haría cualquier cosa, cualquiera por verte feliz…” Cuando digo cualquiera digo cualquiera…pero no me pidas convertirme en luz porque eso no puedo cumplirlo. No puedo… –..jamás he hecho nada parecido, no le…encuentro atractivo a eso –estaba siendo demasiado sincero… y me sonrojé por eso. No… quiero decir, ¿quién rayos reacciona así? ¡Alguien explíqueme! –…pero al parecer para ti eso es…¿normal? –meneé la cabeza, confundido –Está bien, creo… no es que me moleste mucho –suspiré otra vez, algo más que confuso–Yo te quiero como un hermano. Tengo entendido que los hermanos no hacen eso, pero desde tu perspectiva sí… –eché la cabeza hacia atrás, algo ¿más jodido anímicamente que antes?, con sueño –..da igual en cierto modo. No opondré resistencia. Haré todo lo que tú quieras que haga, pero por favor… No te enojes conmigo… –susurré, aferrándome a él y asiéndolo de la camisa con nueva desesperación y ansiedad, sintiendo la voz otra vez quebrada. Sí, llego a esos extremos.

Tirarme de tapete, dejar que tomara mi cuerpo, lo que fuera necesario, pero no soportaría otro abandono. No sé qué hice yo y qué jotas hizo él para lograr que me enganchara tan rápido y tanto de él… pero enserio. Haría todo lo que quisiera, no me resistiría, prometía disfrutarlo si él quería que yo lo hiciera… todo, todo lo que quisiera, pero por favor, no quería otra vez esa frialdad hacia mí, esa..distancia que me doblegaba y me rompía el alma; esa mirada, ese enojo, esa bronca indiferencia…Me apreté otro poco a su cuerpo, dejando mi posición insegura, buscando su calor. En ese aspecto era como un pollo buscando el calor de la gallina. Sólo así podía sentirme seguro. De cualquier modo, no quería verlo, ¿triste? ¿apagado?¿sintiéndose culpable?

Guardé como nota mental que tenía pendientes unas cortadas o un golpe en la pared o lo que fuera con tal de pagar el haber hecho sentir mal a Law. La fierecita en mi interior se regodeó con ese pensamiento. Vamos, era narcisista… pensar que tengo tanto poder sobre él para lograr ¿deprimirlo?

Absurdo, lo sé.
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Law Maerom el Jue Mayo 05, 2011 4:11 am

Mayor mente las cosas que decía o hacia me tenían mucho sin cuidado, las palabras dirigidas a mi jamás entraron en mi cerebro, pensar que alguien podía manejarme con tan solo verle era algo que nunca aceptaría , que jamás en toda mi vida creería , no reconozco las cosas que muchos dicen sobre mi por simples razones >>Siempre se equivocan , nunca hacen nada bien y siempre procuran hacernos creer que somos los chicos malos en la historia<< ¡Sí! Todo esto tenía una buena cuerda de partida, todo esto tenía una razón, en realidad así era como pensaba yo respecto a los demás.

Trato de darse buenas excusas, buenas palabras para tratar de engañarme como si fuera una maldita muñeca a la que pueden utilizar cuando él quiera >>Sin duda estas dándote la contraria pequeño Law , estas confundiéndote cada vez más , tu locura te absorbe tanto que no ves la realidad de lo que en verdad te rodea , de lo que realmente eres<<.Muchas veces pensé que mi vida era una mierda , una estupidez pero simplemente ahora me doy cuenta de que ¡Es una putada de mierda a la cojoneria! Esto tenia mas significado de lo que había creído o pensado.

Al final ni siquiera hable , solo pronuncie palabra cuando termino –Bueno no quiero que hagas nada por mi , simplemente a veces me enojo cuando tu solo te sacrificas por mi , sabes en toda mi vida nadie lo ha hecho y realmente no me importa si alguien viene por mi y dice que hará lo que se a por mi porque en realidad yo no tengo salvación , pero tu …tu si la tienes-Solté un suspiro leve , de ahí solo acaricie sus cabellos levemente –No deseo nada mas que estar a tu lado y otra cosa , mis padre incluso se acostaba con su hermano , incluso me pidió que dejara que me follara mas no lo hice-Susurre
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Minos el Vie Mayo 06, 2011 3:14 am

Alcé la vista cuando acarició mis hebras, sonriendo de lado, siendo cubierta mi mirada por mis siempre y eternas hebras en la cara –¿Salvación? –reí con dolor, separándome un poco –Yo no tengo una mierda de salvación –contesté, dejando de reír, mirándolo con un brillo húmedo en las orbes, producto del llanto. No, la verdad es que estos diecisiete años de vida me habían confirmado algo que de sobra sabía; la salvación no es algo que me pertenezca ni a la que pueda aspirar, enserio.

Él lo había intentado. Pero eso: había [u]intentado[u], tengo que dejarlo claro. Nunca fui capaz de poder querer ir a la luz. Todo lo que he hecho hasta ahora ha sido por él y por nadie más…Si he comido algo –y luego vomitado –ha sido por la promesa que sigue en pie; si he caminado hacia la luz, es por él, porque di mi palabra. Una promesa –una puta promesa –con él es sagrada, es irrompible. No sé porqué las rompo…Voy en contra de mis principios, justo como él me enseñó, sólo porque aguardo la patética esperanza de ¿verlo? –Vamos, idiota… eso es estúpido…. –, de saber que sería feliz con eso. La mera verdad es que en ese momento tenía ganas de nada. Odio cuando mi cuerpo sostiene esa batalla invencible contra sí mismo, contra el hambre, contra la soledad, contra mis crisis, contra mí mismo… es una guerra perdida, pero…¿estoy equivocado? Papá me enseñó que un guerrero nunca se deja vencer. Un guerrero se vence a sí mismo. –Vaya patético guerrero… No, porque ni a eso llegas…

Me sonrojé por la palabra “sacrificio”, que disparó miles de recuerdos en mi cabeza. Claro… yo había sacrificado en el más humano altar mi dignidad –si es que la tuve alguna vez –para obtener una sonrisa suya. Para tener un abrazo suyo… una caricia en el rostro…algo. Lo más terrible de mis crisis es que al final de éstas ya no siento nada. Sólo tengo una terrible apatía engrapada en cada rincón del cuerpo, no tengo ganas de nada, ni siquiera de moverme. Me sonrojé otro poco cuando dijo que lo que más deseaba era estar a mi lado. Sonreí suave, sin sarcasmo ni nada. –Eso es lo más lindo que alguien me ha dicho, Law… –besé su mejilla, con mucho cuidado y cariño. La verdad es que ni siquiera yo diría eso de ser alguien más. Estar a mi lado… eso sí era suicidio pleno. Recosté mi cabeza en su pecho, escuchando su respiración y el latido de su corazón, que, a diferencia del mío, latía acompasadamente. La arritmia me había pasado a joder el sistema, mis latidos eran anormales… los más anormales que pudieran existir en el mundo, pensaba.

Suspiré lento, escuchando su última oración –¿Tú quieres hacerlo? –pregunté, jugando con el cabello verde de mi hermano, enredando mis dedos largos y finos en sus hebras sedosas y aún húmedas. No entendía bien el porqué quería tomar mi virginidad, a mí me daba lo mismo. Nunca me iba a enamorar, eso podía jurarlo. Me asusta pensar en eso… pensar que alguien pueda lastimarme así. No, me niego, con completa firmeza. Cuando no se tiene a alguien que te ate así, es más sano,¿no? No dependes tanto de ese alguien. Honestamente puedo decir que no sé amar. No sé cómo mierda se hace…Apreté mi cuerpo contra el de Law, al escuchar lo que había dicho su padre, pero no pude decir nada –Te quiero –coherente, quiero decir…

Abracé por completo a mi hermano, suspirando quedito. A decir verdad a veces ni yo me entiendo, pero… sabía algo y ese algo era que Law me hacía sentir de nuevo. Me hacía sentir como él me había hecho sentir… ¿Eso era bueno? Suelo ser un completo apático con el mundo, no me interesan… pero… al lado de Law podía considerar pensar en la posibilidad de comer aunque fuera un estúpido caramelo. Pero por favor, no quería nunca tener que confesarle mi enfermedad.

No quería tener que desilusionarlo así.
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Law Maerom el Vie Mayo 06, 2011 4:44 am

Cuando me pregunto acerca de que si quería hacerlo con el solté una leve risa , realmente quería que le contestara , al final como siempre me calle y espere a que terminara –Sabes hermanito …claro que me gustaría tener sexo por la simple razón de que soy un hombre , y otra cosa para ti tu virginidad no te interesa pero para mí sí , es algo mas …como poseerlo , poseer cosas que no tengo eso lo hace más importante , eso es lo que te hace incluso a importante-Le acaricie la mejilla –Sabes querido , lo que te hace especial es que en ese sentido de relaciones sexuales eres puro en mi caso no lo soy y admito que me gusta tener sexo , en teoría es tener cosas que no tengo como tu virginidad –Solte un leve suspiro pero de pronto recordé las palabras que menciono hace unos momentos , un te quiero ,esas palabras suelen ser una de las mejores , una de las mas precisas hasta ahora –Yo igual te quiero aun que a veces me enojo mucho contigo pero siento que es mi culpa por el carácter que tengo-

Mis manos le rodearon en un cálido abraso , sentirlo cerca era como tener la calidez en todo un mundo , en todo el momento quizás , bueno si es que se puede considerar de esta forma realmente , por un momento dude si es que estaba haciendo algo bien , o al menos estaba diciendo algo mínimo cierto.

Solte un suspiro nuevamente y dije –Sabes Minos se que piensas que no conozco mucho de ti , las enfermedades entre otras cosas pero yo soy mas analítico asi que en teoría ..se realmente lo que sucede contigo-Lo aferre mas a mi.
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Minos el Sáb Mayo 07, 2011 8:20 am

Reí al escucharlo reír, por mero acto reflejo. A veces sólo así consigo ahogar mi dolor, riéndome como si no hubiera un mañana. Presté absoluta atención a lo que Law decía, sorprendiéndome con sus respuesta –Pues yo también soy un hombre y no tengo necesidad de eso –reí otro poco, mesando mis hebras claras, terminando de escucharle, sobresaltándome por la caricia en la mejilla, pero descarté un poco de importancia. –Tch…Lo que pasa es que nunca pensé que perdería la virginidad… –me alcé de hombros suavemente, siendo sincero –Eso de..perderla no es mucho lo mío –susurré a modo de confesión, mirándole de reojo cuando habló sobre las relaciones sexuales. Enrojecí con lentitud, enarcando una ceja–¿Puro…? –dicha afirmación me desquició un poco. Vale, puedo aceptar que me digan ciertas cosas, pero en materia de…¿pureza? Mis dioses, no aspiro a tanto, lo juro. Repasé en mi cabeza el término, pero no logré dar con gran cosa…Quiero decir: Law hacía referencia a la inocencia respecto al sexo, en la que le daría toda la absoluta y completa razón; porque si me decía que era inocente en otra cosa, estaba equivocado.

Alguna vez fui inocente en los sentimientos… podía amar sin restricción alguna, en verdad; pero ahora eso había pasado a un plano que me era netamente inalcanzable…–Ah… –no pude evitar exclamar con suavidad cuando me explicó –por fin, la primera explicación en materia de las cosas que hacía y decía desde que podía recordar –que me quería, pero que se enojaba conmigo por ¿su carácter? –Está bien, hermanito… –susurré contra su pecho, amoldándome contra su cuerpo –Estás en tu derecho de todos modos, soy un incordio algunas veces –reí quedito, sólo por tener algo que hacer.

Honestamente , cuando me propongo joder al prójimo, lo jodo… pero en ocasiones en las que ese propósito no cruzaba mi mente, las cosas me jodían a mí; vaya karma. Suspiré con suavidad cuando sus manos me rodearon, dándome calidez y confort. Suelo ser un gato para eso… en el sentido que me encanta que me mimen; me gusta que me den cariñitos y me hagan saber que lo que ha pasado no es un accidente erróneo de mi cabeza ni de mis delirios. Me quedé así, recostado contra él un buen rato, percibiendo el latido calmo de su corazón, escuchando el compás de su respiración con sutileza, mientras me perdía en mis pensamientos. A esas alturas, mi cerebro ya no coordinaba nada bien, estrictamente. Suele sucederme que, al dejar de comer en determinado tiempo, las reservas se acaban, no sé hilar que dos más dos es una suma.

De repente perdí el hilo del tiempo, me mareé terriblemente, quedándome sordo lo que duró el mareo. Agradecí no estar parado; suele suceder entonces que me encuentro de bruces en el suelo sin saber porqué, así que sólo cerré los ojos, sintiendo que el mundo era una esfera que giraba tan rápidamente que era incapaz de alcanzarlo. Suspiré en la mente, mientras el calor y el cosquilleo reptaban por mis mejillas, incapacitándome para entender algo. Reí quedito, aún mareado, cabeceando un poco, debido a la fuerza del mareo. Una vez estaba caminando y me encontré en mi cama, tras haberme metido un golpe tan fuerte que nunca supe porqué no me dolió… tenía treinta segundos de mi vida perdidos; entre los cuales sólo supe que estaba mirándome al espejo y luego dejé de escuchar el mundo para meterme un golpe en el tobillo del pie derecho, sin saber cómo diantres estaba en mi cama, aferrado a ella.

Moví un poco la cabeza, con suavidad, para evitar un mareo mayor, escuchando levemente las palabras de Law… –¿Ah sí..? –me dejé hacer por mi hermano, ahogando un gemido de dolor por el contacto: lo siento, huesos frágiles. –Jajaja.. –emití una risilla suave, pegándole en el pecho con suavidad, a son de juego –Impresióname –lo miré a los ojos, sonriéndole con autosuficiencia, esperando que su profundo sentido analítico no diera en el clavo…porque entonces estaría en problemas.

Reestructuro: Estaríamos en problemas.
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Law Maerom el Mar Mayo 10, 2011 3:49 pm

[Off: perdon ..perdon , perdon mi ensayo xDD de la prepa se me hiso eterno asi que no conteste a nada xDD perdon perdon perdon ..]
Si algo tenia yo es que al ser analítico era terriblemente frio , casi como un hielo en la misma agua helada , no era uno de los mejores en expresar situaciones delicadas >>Quisieras decir que no sabes expresarte por que ni tu conoces esos sentimientos que tienen los demás , cierto , yo nunca me equivoco y lo sabes , siempre has temido que los demás descubran eso de ti , que puedes dar más jamás recibirá por la simple razón de que los sentimientos o emociones que te ofrezcan jamás te llenaran ..eres del tipo de persona que tiene un vacio que jamás será llenado por la simple razón de que tu eres …la misma nada , la putrefacción consumida<< ¡Ja! Y es que al parecer la única persona analítica en mi sentido no era yo si no que también este imbécil que vivía en mi cerebro que por cierto nació gracias a mi ¡Estupidez mía de creer en cosas que no debo!
Algo que se es que en el lugar donde vivía “Perdonen pero no me acuerdo del nombre de mi pueblo” , era conocido como el pequeño idiota analítico …eso era estúpido pero era cierto , estaba en boca de tantos muchos hasta otros pequeños me llegaron a conocer , sin duda estaba en boca de muchos …pero para mí eran idiotas esas personas por que no conocían lo verdadero de mi ser , digamos que soy como un cáncer al que todos conocen pero no saben las diferentes fases de la enfermedad que soy…muchos dicen que salía de la nada , que la forma de ser tan improvisada era pura mierda creada por mí , en parte tenían razón pero algo si se …la mierda única eran ellos.

Pensamientos incoherentes eso es lo que pasa ahora en mi cabeza.

Cuando dijo sorprendente o algo así solté una pequeña risa, le abrase más fuertemente , solté una pequeña risa ..muchos dicen que estoy loco y tal vez paranoico bueno por algo estoy aquí , saben me gusta jugar a ser dios , jugar con los demás como si fuera un conejillo de indias >> Vaya estamos empezando a cambiar …no sé si te das cuenta ahora mi lindo pequeño de ojos bicolor pero estas en este momento perdiendo el control … lo estás haciendo , estamos quedando …mi persona con la tuya se están combinando .. ..<< Cállense, no me interesa mayormente lo que digan los demás, y es que un intento mío puede llegar a mas -Minos …tu tienes un problema de alimentación , por mas que te veas al espejo notaras un desperfecto en tu cuerpo pro lo que dejas de comer pero a veces te vuelves vulnerable ante ese deseo y cuando ocurre eso no tardaras mucho en castigarte …trataras de hacer los medios de terminar con ese dolor o quizás de hacerte sentir ese dolor tan deliciosos el ver tu sangre te calma pero el problema es que solo durara un momento un pequeño segundo en el reloj del tiempo ….-De ahí una sola risa macabra salió de mis labios –En este momento tengo una conversación entretenída con mi otra persona viviente dentro mio ..es estúpido …pero creo que necesitare calmarme durante unos momentos-
avatar
Law Maerom
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : ¡Hhahaha!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Minos el Dom Mayo 15, 2011 6:14 pm

[>W< No te apures Moo-chan, ya vengo, ya vengo…revivo, revivo…[intento] LOL ]

Me dediqué a mirar la playera de mi hermanito, como si no hubiera cosa más interesante en el mundo. La verdad es que cuando me mareo y “regreso” suelo sentirme aturdido, como si me hubieran puesto una campana en la cabeza y la hubieran hecho resonar con toda su potencia…En realidad, estar mirando la playera de Law era una mero pretexto para no mirarlo a los ojos… Y sé que le había dicho que me sorprendiera, pero estaba asustado. Las personas no van por la vida adivinando la de las otras; aquí el problema era que Law tenía a bien ser un condenado analítico, cosa que me desquiciaba y ponía los pelos de punta.

Me concentré con real admiración en la ropa de Law, ahora que veía ese color era bonito, pero eso de los colores jamás ha sido lo mío y ni lo será. Detesto a las personas que siempre se la viven al pendiente de la moda… o que siempre buscan combinar hasta con el bicho de afuera de su casa; a mí simplemente denme ropa y ya, claro, no muy ajustada, porque me pongo como fiera loca. Suspiré quedito, empezando a jugar con las hebras de Law, mientras mi mente hacía un sobrehumano esfuerzo para no ponerme a gritar o para autolacerarme con la primer cosa puntiaguda que me encontrara. Me sorprendí mucho cuando soltó una suave risa, apenas audible y me abrazó con más fuerza, sin parar de reír. Cerré el ojo derecho por el gesto, escuchando con suavidad cómo tronaban mis huesos, como si se tratase de un masaje. Suspiré de nuevo, resoplando, mientras las hebras de mi frente se alzaban con un movimiento veloz. De pronto, tuve la absoluta certeza que eso estaba por ponerme horrible…En mis términos, quiero decir. Quiero decir que eso iba a ponerse peor de lo que estaba imaginando…o bueno, hay que aclarar que mi “hermosa” mente imaginativa tiene a bien imaginarse cosas…pues digámoslo…¿extremas? Nunca he sido alguien cuyo panorama pinte bonito, ordenado y azulito. No lo veo así, mis panoramas siempre son inconsistentes, fríos, duros…brutales.

Respiré con calma, intentando hacerme –y hacerle entender a mi cabeza –entender que las cosas no tenían porqué ponerse feas. Que las cosas no tenían porqué salirse fuera de control. Apreté los labios, con esa ansiedad tan propia de mí que delataba que estaba a un paso de entrar en histeria total. Suspiré, en vez de decir un comentario de esos sarcásticos y sentí que mi corazón empezaba a restallar en ansiosos latidos cuando Law abrió la boca y empezó a hablar. En primera estancia, subí mi vista, distraídamente, sólo para mirar sus facciones. Mis manos se posaron en su pecho, pero mis dedos tambolirearon suavemente, delatando mi ansiedad.

Uno no espera que le lean la locura así como si tal cosa fuera…enserio. No al menos yo.

Sonreí con suavidad cuando empezó con ese discurso extraño…sonrisa que terminó por irse al carajo tras el “tú”. Estrictamente yo no tengo ningún problema, mucho menos de alimentación…es sólo que la comida y yo no nos llevamos, no estamos hechos el uno para el otro…Además, la comida me hace daño, muchísimo. Mis ojos delataron mi incomodidad tras algo del espejo, comer, vulnerable y deseo. Moví la cabeza por acto reflejo…sólo por tener algo que hacer, sintiéndome desnudo y a la deriva. Cerré los ojos, intentando que el caos dentro de mí se mantuviera allí: dentro de mí. Pero es que…enserio, nadie jamás va a comprender el alcance de esa enfermedad. No es sólo decir “Voy a dejar de comer porque me quiero quedar en los huesos”. Simplemente un día, cuando despiertas, te parece increíble haber vivido tanto tiempo con ese odio hacia ti mismo consumiéndote sin perdón. Te parece absurdo e ilógico que todo ese tiempo hayas podido sobrevivir a ti mismo…y no puedes hacerte a la idea de consumir alimento, porque –sí, porque lo eres –tu cuerpo no lo necesita, tú eres superior y lo demuestras. O era algo así, perdón; cuando me confundo tiendo a no pensar correctamente.

–las palabras no me salieron cuando terminó de decir todo eso, así que preferí deleitarme con su sonrisa…algo peculiar, mientras mi vista intentaba calmarse y decía sobre la conversación interna. Y hablé antes de siquiera tener oportunidad de cuestionarlo –Entiendo cómo es eso de sostener conversaciones de ese tipo –hablé bajo, deseando que la tierra se abriera y me tragara. –Pero intentaré ayudarte, de verdad –sonreí con casi invisible suavidad. No quería que Law sufriera…sólo quería verlo..feliz

Rodeé otro poco su espalda con mis brazos y recargué mi mejilla en su pecho. Nunca he sido buena compañía…pero… podía intentar serlo para él, para mi hermano…
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las quimeras de la vida [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.