Si estoy cerca de ti

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Si estoy cerca de ti

Mensaje por Kaworu Nagisa el Miér Oct 26, 2011 6:27 pm

No notó reacción por parte de Minos en mucho tiempo. Verificaba si estaba dormido o muerto. Nunca se esperó que "otra voz" le hablará y por inercia se enderezó. Miraba al "nuevo Minos"... Ese tipo debía de sufrir doble personalidad? Y su herida? Sacudió un poco la cabeza, el mundo de locos era demasiado jodido para su cabeza, no podría entenderlo hasta no haber caído en la locura. Ojalá se volviera loco, pero era algo imposible. Un ser indiferente y sin vida como él jamás podría volverse loco, o si? La verdad no lo sabía y nunca se puso a pensarlo. De hecho, según él, era un Chico normal y ordinario como cualquier otro. Aunque tenía gustos raros y nadie lo comprendía, pero él no buscaba comprensión, de hecho eso le daba igual -para variar- Recordó vagamente que hace tiempo lo habían llevado al psicólogo y muchos dieron diagnósticos de que sufría de depresión. Depresivo? Él? Por favor... Nunca en su vida había llorado, no recuerda cuando fue la última vez que estuvo triste y de hecho ni siquiera recuerda cual fue la primera. De hecho se atrevería a decir que ni siquiera a llorado en su vida. Para Kaworu, el mundo de la indiferencia era estar en un purgatorio. No vivir, pero poder pasearse entre los que están vivos y eso para él estaba bien. Así vivía él y punto final, si quería sentir algo él mismo buscaba lo que hiciera falta para hacerlo, después de todo era alguien muy autosuficiente y no dependía de nada ni de nadie. Recordó también cuando alguien, no se acuerda de quien pero sabe que fue cercano a él, murió y ni siquiera le dio pena, ni siquiera lloró y ahora ni siquiera recuerda a aquella persona. Lo que si recuerda es lo que los vivos le dicen, la gente que muere la olvida fácilmente. Quizá sea un don o una maldición, pero es su vida. Su cómoda, simple y feliz vida. Estaba tranquilo así.

Minos volvió a presentarse. Y a decir verdad estaba por decirle que ya se había presentado, pero luego, al considerarlo mejor, decidió seguir el juego, puesto a que no era bueno recordarle a los locos cosas que ya habían hecho con "aquél cuerpo". Los cambios de personalidad eran enigmáticos y tontos. Algunos le divertían y muchos simplemente les aburría porque era complicado tratar con dos personas a la vez en un mismo cuerpo. Una cosa era que la persona fuera bipolar como Minos, esas personas eran interesantes, pero otra cosa muy distinta era que hubiera "otro Minos".

- Kaeoru - Respondió simplemente. Sonreía fácil aquél chico. Cuanto tiempo tardaría en llegar el viejo Minos? O acaso ya estaba muerto? No es que le importara, era solo curiosidad. A Kaworu no le importaba nada ni nadie, y si era así es por eso que era complicado explicarse por qué ayudaba a las personas, porque aquella frialdad e indiferencia no era una máscara, era él en su más pura esencia. Así que hace mucho tiempo dejó de buscarle respuesta a aquella pregunta y se hizo una respuesta correcta. Un simple porque quiero y punto.
avatar
Kaworu Nagisa
Interno tipo C
Interno tipo C

Localización : In Silent Hill (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si estoy cerca de ti

Mensaje por Minos el Miér Oct 26, 2011 11:52 pm

Encantado de conocerte –amplié mi sonrisa, al tiempo que le extendía mi diestra a manera de presentación. No noté nada extraño en mi mano, salvo que de pronto me pareció verla vendada y sangrando, pero lo atribuí a que estaba cansado, ¿en cuántos días no había dormido? No era culpa mía, sino del insomnio. Me dije que no volvería a tomar café, esa cosa hace que se me revuelva el reloj biológico y se me altere todo. –Es lindo tu nombre, ¿qué significa? –cuestioné con curiosidad, ya que nunca en mi vida había oído ese nombre. De hecho, se me dificultada adivinar de dónde era, así que opté porque él lo dijera. Siempre he sido malo para las adivinanzas.

Me acerqué un poco a él, acomodándome en el suelo y con ganas de recargar mi cabeza en su hombro, pero por pura decencia me contuve, porque uno no va por la vida cogiendo de recargadera al primera vivíparo pensante que se te ponga en frente, ¿no? Suspiré con calma, mirando un momento el techo, preguntándome qué haríamos en ese lugar y cómo habíamos llegado allí. ¿Nos habríamos perdido? Observé el resto de la habitación con más calma, notando bastante sangre regada en todos lados, incluso un artefacto picudo lleno de sangre, aventado en una de las esquinas más recónditas de la habitación. Me acomodé con un poco de miedo más cerca de mi interlocutor, asustado de la escena. Me aterran las cosas picudas, en especial las jeringas. –Eh…Kaworu.. –llamé con cierta cautela, como si estuviéramos en medio de un filme de terror y el responsable de aquello fuera a salir de repente de quién supiera dónde. Mordí mi labio inferior con suavidad, pero de todos modos la marca de mis dientes se plasmó en éste. –Ehh…No me da mucha confianza este lugar… –dije en un susurro, acercándome más a él, como si buscara protegerme en su cuerpo. De alguna manera así era. Cerré los ojos y un escalofrío me recorrió la espina dorsal entera, mientras luchaba porque mi corazón no se me saliera del pecho. –Estoy asustado –terminé por decir, con un hilo de voz, apenas despegando los labios. No es común que me asuste tanto, ni que me den ganas de llorar mientras me siento así, pero por alguna extraña razón, tenía un miedo bastante palpable en todo el cuerpo y no había manera alguna de quitármelo.

Me pregunté si no tendría frío porque el torso lo llevaba al descubierto y en ese lugar –o no sé si era mera impresión mía–, hacía mucho frío. Mi respiración entonces se alteró un poco, pero intenté que no se evidenciara mucho, no quería causarle molestia alguna o peor aún, que me dejara solo en ese lugar que se me antojó infernal. Me apreté otro poco contra su cuerpo, como si se tratara él de un jaguar grande y yo de la cría. En ese instante me afirmé que no me importaba si me miraba como un tonto, porque lo único que quería en ese preciso momento, era que me dijera que todo saldría bien. Peco de eso, soy absolutamente crédulo con las personas y me es casi imposible depositar ciegamente mi confianza en ellos, aunque después me acuclillen por la espalda o me abandonen. –Abandono… –no supe porqué, pero eso me movió algo muy fuerte en el interior de mi organismo e hizo que apretara los ojos con mucha suerte, temblando apenas. ¿Qué había sido esa espantosa sensación de que se me iba el aire?

Intenté alejar todos mis pensamientos negativos, pero fue como si de pronto, me hallara en mi habitación de niño, luchando a toda costa para que las brujas y demonios de mi imaginación no salieran de ella y se rieran ante mí, como las sombras de la noche que eran. Solté un gemido y luego aguanté la respiración, sintiendo mi corazón ser un corcel desbocado. De pequeño eso me funcionaba, quedarme quieto y sin moverme. Me daba la impresión de que así, esos seres no me verían. Y por lo tanto, no podrían hacerme daño.

Qué iluso… Porque el verdadero daño ya estaba hecho.
avatar
Minos
Interno tipo A
Interno tipo A

Localización : Guess it

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.